Citizen petitions Education

Energía y educación

2020 September 4
0 votes

Nosotros somos energía. Ese es un hecho incontestable. Es la energía lo que nos mueve. La energía en un niño es espontánea, es brava. Lo es en todos los animales, como podemos ver en cualquier cachorro. Cuando somos niños tenemos esta energía explosiva, inquieta, en algunos más desbocada y en otros menos, dependiendo de su genética, de las influencias externas, etc. Miren, yo no soy un experto en fisiología o anatomía, pero me resulta evidente que no es lo mismo limitar la respiración de un adulto, cuyo consumo energético a lo largo del día es, digamos "controlado", que limitar la de un niño o un adolescente. Poner una barrera a la respiración influye inevitablemente en el organismo. Tal vez el organismo lo acepte volviéndose más atolondrado, más pesado y perezoso, porque es evidente que nuestro cuerpo tiene capacidad para adaptarse a muchas condiciones, pero la energía creativa está ahí, y existe, inevitablemente, un proceso de deterioro, de conflicto entre la energía y la barrera para el correcto funcionamiento del organismo por el que pasa esa energía. Esto, a mi entender, ha de dar lugar a enfermedad, porque donde hay resistencia, hay conflicto y desgaste. Lo más importante en todo este asunto es que no se pueden separar el cuerpo y la mente, que el estado del cuerpo afecta a la mente, y viceversa. El control -aunque estemos muy condicionados para pensar que es necesario- implica deterioro, y si lo que buscamos es deteriorarnos a nosotros mismos, vamos por buen camino. Eso no significa que uno haya de ser descontrolado y hacer lo que le venga en gana, claro. Eso es básicamente lo que nos ha traído hasta aquí, el egoísmo. Lo que quiero decir es que entramos en conflicto con nosotros mismos desde el momento en que desarrollamos la idea -que es el producto de siglos de conducción de nuestra mente sobre sí misma mediante la religión, filosofía, etc- de que tenemos que controlarnos, lo cual genera esta entidad psicológica que llamamos 'yo', que el pensamiento abstrae de sí mismo en un ejercicio ilusorio, dividiéndose a sí mismo en el pensador y el pensamiento. Solo existe el pensamiento, esa separación mediante la cual ejercemos control, resistencia o aceptación de nuestros pensamientos (es decir, la memoria que es el resultado de la acción incompleta por incomprendida), es lo que genera el conflicto, la pérdida de energía y el deterioro de nuestro cerebro. ¿Por qué, a lo largo de los siglos, hemos inventado esta idea de controlarnos, de disciplinarnos, etc? Precisamente porque nuestro pensamiento es predominantemente sensorio, y nos hemos condenado a nosotros mismos a la adicción al placer. De ello se deriva el deseo de ser alguien, la búsqueda de poder, etc, y los conflictos inevitables de que cada uno esté buscando alimentar su placer. Necesitamos reconducir la educación, porque hemos perdido el rumbo por completo. Entiendo que esto de lo que hablo no es sencillo de comprender, pero si uno tiene la intención, no es más difícil que el aprender matemáticas o cualquier otra materia de las que se imparten en los colegios. Y sin ello, es decir, sin la compresión de nuestra propia mente, de cómo funciona nuestro cerebro, de lo que es el pensamiento, estamos condenados, porque entonces solo somos un producto de la corriente psicológica de la humanidad que nos precede y nos arrastra.

Lo que llamamos educación, lo que los gobiernos llaman educación, consiste en el amoldamiento de nuestra energía por medio del premio y el castigo. El premio y el castigo pueden amoldar al individuo, pero como es evidente, fortalecen el egoísmo, porque entonces el individuo actúa en base a la persecución del placer -premio- y el escape del dolor -castigo-, es decir, el individuo se aísla en pos de un pensamiento predominantemente sensorial. Esto hace que el ser humano se vuelva destructivo, ya que su pensamiento es un pensamiento adictivo, que busca sensación, lo cual nos conduce a la explotación mutua y todos sus desastres.

Si no ponemos el ojo en esto, en comprender lo que somos, todo cuanto hagamos en términos educativos será en vano, será destructivo, porque la base es destructiva. No podemos construir un mundo en paz y armonía si nos educamos para aislarnos psicológicamente en pos de la sensación. Podremos convertirnos en máquinas, adormecidas por el autoritarismo, el entretenimiento y las drogas químicas, pero la vida es relación, y sin relación verdadera, no tiene ningún valor.

"Vea, el ser humano es energía, y si el ser humano no busca la verdad, esta energía se vuelve destructiva; en consecuencia, la sociedad controla y moldea al individuo, lo cual apaga esta energía".

"Ve a un niño con un cuerpo saludable, unos ojos brillantes e inteligentes y una sonrisa feliz. A medida que crece, le educan a través de esa máquina llamada “educación”, y en consecuencia, se adapta a cierto patrón de sociedad, y esa alegría, esa espontánea dicha de la vida se destruye. Es triste ver esa clase de cosas, ¿verdad?"

Jiddu Krishnamurti

Argument in favour
Maximum 255 characters
Arguments against
Maximum 255 characters
One comment
  • Something to say?… comment on this proposal
  • Hezkuntza saila
    2020 September 10

    Aprecidado Athan,
    Gracias, nuevamente, por compartir su visión y reflexiones en torno a la educación en este espacio abierto a la participación ciudadana.