Peticiones ciudadanas Salud
Es

Tests PCRs semanales en colegios

Por javi
14 de agosto de 2020
Aún no contestada
100 %en contra
2 votos (0/2)

Resulta que en USA quien quiere se acerca por un sitio habilitado y te hacen el test de manera gratuita y que probablemente a comienzos de septiembre cuando empiecen los colegios las propias enfermeras de los colegios pasarán tests a los alumnos. ¿Porqué tanto que presumimos de sanidad no se hace algo similar aquí?. Tests semanales al alumnado. Es la única manera de tener colegio tal como va el tema.

Argumentos a favor
Máximo 255 caracteres
Argumentos en contra
  • Las pruebas PCR no detectan el coronavirus. Solo detectan cierto material que también está presente en muchos otros virus. De ahí el alto número de falsos positivos, pero al gobierno le viene bien para seguir aterrorizando a la población desinformada.
    17 de agosto de 2020
Máximo 255 caracteres
Un comentario
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta petición
  • 15 de agosto de 2020

    Lo más preocupante es, sin duda, lo que les estamos haciendo a los niños con este ambiente enfermizo que hemos creado sucumbiendo a la irracionalidad más absoluta. Señoras y señores, están destruyendo su maravilloso cerebro. Están destruyendo su vida para supuestamente salvar la de todos, lo cual es una falacia de dimensiones bíblicas. ¿Conocen ustedes las consecuencias psicológicas de lo que están haciendo y pretenden hacer con sus hijos? No. No las conocen, pero los gobiernos utilizarán una y otra vez la propaganda de la muerte como mal mayor, para inducirles a aceptar todos aquellos que, por arte de magia, pasaron a ser efectos secundarios (como en los medicamentos). La cuestión es, que la mayoría de nosotros no tenemos realmente un gran interés en la educación de nuestros hijos, porque estamos precisamente confinados en el egocentrismo propiciado por nuestra sufrida educación, o más bien, falta de verdadera educación. Creemos que mandar a los niños al colegio, a memorizar, examinarse, aprobar, y conseguir un empleo mediante el cual puedan perseguir la distinción y presunción de sus propias vanidades, es decir, su propia expansión psicológica, es educarlos, eso, y amoldarlos según nuestros condicionados valores. Y lo creemos, porque eso es lo que nosotros somos, lo que de nosotros hicieron. Y así, delegamos en el gobierno, fundamentalmente, la responsabilidad de su educación, de manera que aceptamos cualquier atrocidad por su parte, porque estamos demasiado ocupados con nuestras propias ansiedades como para no sucumbir a la facilidad de que otros se encarguen de una tarea tan compleja. “Es porque somos tan secos nosotros mismos, tan vacíos y sin amor, que hemos permitido que los gobiernos se apoderaran de la educación de nuestros hijos y de la dirección de nuestras vidas; mas los gobiernos quieren técnicos eficientes, y no seres humanos, porque los seres humanos son peligrosos para los gobiernos, así como también para las religiones organizadas. Por esto es que los gobiernos y las organizaciones religiosas buscan el dominio sobre la educación”, dijo Jiddu Krishnamurti

    A la vista está que el mundo se ha convertido en un hospital psiquiátrico, pero no es que no lo fuese antes, simplemente se han propiciado los elementos necesarios para que salgan a la luz con toda claridad los síntomas de nuestra común mente neurótica, confusa. Esta confusión puede ser comprendida, pero mientras rehusemos a enfrentarnos con nosotros mismos, mientras sigamos escapando de nosotros mismos por medio de todo tipo de ilusiones, continuaremos generando problema tras problema. El desorden no puede convertirse en orden. El orden solo puede surgir cuando el desorden es comprendido.

    Y por último, díganme, después de tanto protegerse, de tanto miedo, de tanto aislamiento, ¿qué les queda, señoras y señores? Dirán que les queda la vida, que están protegiendo su vida, pero yo les digo, que no tienen más que cenizas en sus manos, y un miedo en alza, para ustedes y para sus propios hijos. Pero aún están a tiempo. El amor, solo el amor, es la respuesta. Aprendan -y esto no tiene nada que ver con el estúpido romanticismo ni el sentimentalismo, que no son más que la expansión del yoísmo-, aprendan sobre sí mismos en la relación con los demás, con el mundo, y de ese aprender, comprender, vendrá el amor. Sin eso, la vida carece de sentido y es una espiral de confusión que solo nos conduce a la miseria.