Bideoak Lehendakaritza Itunes
(*) Azpititulazio-zerbitzu hau sortzen da probetako software bertsio batekiko automatizatutako eran. Barka itzazue akatsak.

Lehendakaria Deustuko Unibertsitateko 2012-2013 urte hasieraren ekitaldiko buru izango da

2012.eko irailak 14
Transkripzioa
Errektore Jauna, agintariak, jaun-andreok.
Mende luze batean zehar, Deustuko Unibertsitate
hau, pertsona jantzien etxea izan da.Gure hirikide nabarmenen etxea. Hemen jaio
dira gaur azagutzen dugun Euskadi moderno
eta lehiakorra eraikitzeko ideia asko.
Eta beste behin ere, hainbeste galdera egiten dizkigun garai honetan
, gure Unibertsitatera begiratzen dugu
erantzunen bila. Krisi honetatik
indartsuago ateratzeko, euskaldunon arteko
elkartasuna eta berdintasuna ez galtzeko, ideia eta
proposamen ausartak behar ditugu. Eta unibertsiate
honek bide honetan lagundu behar gaitu.
Asko dira aurrean ditugun erronkak:zer
gizarte mota nahi dugun. Zer oagasun nahi dugun, nola
Nola mantentzen dugun gure Ongizate Estatua.Nola
gure Administrazioa.Identitateari
buruzko eztabaida zaharrak alde
batera utzi behar ditugu eta, benetan
gizarte bezala antolatzen gaituenari, ausardiaz ekin.
Con este acto que hoy celebramos en este campus
de Donostia-San Sebastián solemnizamos el inicio
del curso en la Universidad de Deusto, decana
de nuestro sistema universitario. 126 años
de historia de una institución de
dedicada a la extensión del conocimiento, a la capacitación
de estudiantes, a la formación de ciudadanos
y ciudadanas con espíritu crítico y valores éticos
y, por lo tanto, dedicada a la construcción de una sociedad más libre,
moderna, competitiva, que debe
a su Universidad de Deusto parte de sus éxitos y de
sus principales conquistas. Y por eso, aunque mucho ha cambiado
este país en 126 años, hoy
ayer,miramos a la universidad en busca
de las nuevas respuestas que nos plantean los desafíos del mundo
contemporáneo. Desafíos, no sé si más o menos complejos
que los de tiempos pasados, pero, desde luego, igual de determinantes
a la hora de alcanzar el objetivo principal que tenemos como
sociedad: garantizar la igualdad y la dignidad
de todos sus miembros y construir una sociedad decente
en toda la amplitud del concepto.
Vivimos una coyuntura especialmente difícil y compleja.
Una coyuntura que demanda soluciones creativas
y, sobre todo, comprometidas. Nuestro modelo
económico y nuestro modelo social
(las dos grandes señas de identidad de este país) están en juego.
Y tenemos la obligación de encontrar las respuestas que garanticen
su sostenibilidad, adaptándolos
a las nuevas circunstancias de un mundo cada vez
más globalizado y competitivo y
forzándolos frente a una marea ideológica
que pretende su desmantelamiento.
Y esta es una obligación colectiva. De la política, en primer lugar, que
debe ser capaz de dar las respuestas adecuadas y poner en marcha
las políticas adecuadas. Pero permítanme decir que
en este objetivo, y comparto lo que acaba de decir
el rector, la universidad,
las universidades vascas, como semilleros de ideas,
como ágoras que reúnen el conocimiento y, por qué no, el inconformismo
de buena parte de los jóvenes que heredarán y gestionarán
estos modelos tienen que ayudarnos a a hacerlo
en beneficio del conjunto de la sociedad. En su día,
la Universidad de Deusto demostró una gran capacidad innovadora
siendo la precursora de estudios en áreas como las ciencias
empresariales o la informática aplicada a la gestión. Os pedimos ahora,
a los herederos de aquellas mentes creativas, nuevas
aportaciones que nos ayuden a crecer en número de puestos
de trabajo de calidad, que nos ayuden en la definición de nuevos
espacios en los que desarrollar nuevas oportunidades,
en el fortalecimiento de los valores éticos
que nos hagan construir una sociedad más justas
en la integración de la diversidad
En la mejor tradición del pensador y pedagogo Paulo Freire,
os pedimos a vosotros y vosotras, universitarios del siglo XXI
que hagáis posible lo "inédito viable".
Decía Freire que "no podemos existir sin
interrogarnos por el mañana, sobre lo que vendrá
a favor de qué, en contra de qué, a favor de quién
o en contra de quién vendrá, sin interrogarnos
sobre cómo hacer concreto lo inédito viable
que nos exige luchar por ello". Y esto es
especialmente cierto cuando se nos está intentando
convencer de lo posible, ya nada es inédito
y que todo se encuentra subordinado a la
racionalidad económica y economicista. La utopía,
la de Paulo Freire, como la de tantos otros y otras
se levanta contra el pensamiento que amenaza contra el
desencanto y la incertidumbre; el que coarta el sueño y
pone diques a la imaginación y a las ideas.
En cambio, la utopía abre otras posibilidades:
la realización de los inédito. Si la utopía no consigue cambiar
las estructuras, al menos proyecta la trasgresión de su vigencia.
Y por eso necesitamos una política,
una estética y una ética totalmente
diferentes a las actuales. Y la universidad también tiene
su cuota de responsabilidad. Le corresponde,
desde sus raíces y su proyecto, la reflexión
que alumbre las ideas y las propuestas
que faciliten la radical transformación de un sistema injusto.
La educación es un instrumento, en sí mismo,
de igualdad y de lucha
contra la injusticia. La educación no debe servirnos solo
para mejorar las habilidades y la capacitación profesional
,debe servir también para formar ciudadanos y
ciudadanas con valores;comprometidos con su tiempo
y con su gente. Debe tener un componente social
y por eso quiero decir que nos oponemos radicalmente
a la recentralización ideológica
que pretende el Gobierno de España con ese anuncio
que hemos conocido del Ministerio de Educación. No sólo
por lo que supone de invasión de nuestras competencias (que, por supuesto,
no admitimos de ninguna manera), sino porque
pretende desvirtuar esa formación ciudadana crítica,
ética, solidaria e integradora. No estamos
dispuestos a aceptar ni el diez y ni el uno por ciento de marcha
atrás. No estamos dispuestos a asumir reformas
que son contrarreformas que suponen retrocesos
:recentralización, educación diferenciada, eliminación
de educación en valores para la ciudadanía, evaluación como
selección, no como mejora, desconfianza en el
profesorado, menor participación, segregación
Ideología pura y dura que no estamos dispuestos a aceptar.
Al revés, debemos, entre todos, encontrar una
alternativa a esas políticas de recorte sobre recorte
que se han instalado en nuestro entorno. A esas políticas que aprovechan
la crisis para desmantelar lo que hemos ido construyendo
con tanto esfuerzo. A esas políticas que ahogan al ciudadano
mientras se bombea dinero público a bancos e instituciones privadas
mal gestionadas sin exigir responsabilidades ni a sus directivos
ni a sus propietarios. Aquí llevamos
cuatro años trabajando en esa alternativa. Euskadi está demostrando
una forma diferente de hacer frente a la crisis: fortaleciendo
el espacio público; dedicando recursos a reactivar
la economía, luchar contra el paro, a no seguir alimentando la rueda
de la especulación; a sostener y reforzar la educación,
los servicios públicos universales y de calidad. Y para poder
Y para poder seguir en ese camino, necesitamos ahora hincar el diente
a ciertos debates, hasta ahora pospuestos.
¿Qué modelo de país queremos construir? ¿Qué modelo de sociedad?
¿Cómo sostenemos nuestro Estado de Bienestar?¿Con qué fiscalidad?
¿Cómo hacemos nuestra administración más eficiente?. En definitiva,
cómo construimos la Euskadi del futuro. Como decía,
no desde una visión meramente economicista,
sino sustentada en valores que nos integren a todos a todas
como miembros iguales en una sociedad decente.
Debemos comprometernos a ensanchar
los estrechos límites que a lo posible están imponiéndole
quienes se benefician de la crisis y hagámoslo con valentía.
Subrayemos con lo que más genuinamente comparten las utopías
igualitarias que atraviesan la historia de la humanidad y que apelan
a la dignidad de todo ser humano y a la necesidad
de defenderla de los profetas, de las calamidades y de
los insaciables acaparadores.Bella,
difícil, apasionante e inevitable tarea
para quienes no somos insensibles a lo que acontece hoy
a nuestro alrededor. Por eso, os animo a continuar
trabajando para formar en esta universidad a hombres y mujeres que
aúnen a su formación y a su preparación profesional
aquellos valores que les ayuden a ser ciudadanos comprometidos
con un futuro radicalmente mejor para todos. Y con este
deseo, y sabiendo que lo haréis, tengo el honor de
declarar inaugurado el Curso Académico 2012-2013
en esta Universidad de Deusto. Eskerrik asko.
Oraindik ez dago iruzkinik
  • Faceless avatar thumb 70
    Zerbait esan nahi duzu?… iruzkindu bideo hau
Ekitaldiko kargudunak
(IX legealdia 2009 - 2012)