Herritarren eskaerak Enplegua eta Gizarte Politikak
Eu

Nuevo modelo de Régimen de Alquiler Público.

2013.eko otsailak 28
50 %neutrala
4 boto (2/2)

La cultura de la propiedad está muy impuesta en nuestra sociedad. Y que el importe del alquiler y la cuota del Préstamo Hipotecario sean muy similares, dificulta el cambio de mentalidad y por lo tanto de modelo…

Las políticas llevadas a cabo hasta ahora para potenciar el alquiler no han tenido todo el éxito esperado.

El nuevo régimen de alquiler público podría incluir ideas como;

-El disfrute de la vivienda será de por vida para el titular y su cónyuge;
Al fallecimiento de los beneficiarios, sus descendientes no podrán disfrutar de la misma y la vivienda volvería a manos del Gobierno Vasco.

-Importe del alquiler:
.El importe sería menor que el del mercado libre y superior al del alquiler social. Según estudios, para poder llevar una vida digna, se debería de destinar como máximo el 30% del salario al pago de la vivienda.
.El alquiler podría fijarse en relación a éste criterio, teniendo en cuenta los ingresos de la unidad familiar y actualizándose en el tiempo.

-Mejoras en la vivienda:
.Las mejoras de la vivienda serán de obligado cumplimiento y bajo la responsabilidad del beneficiario. Otra cuestión sería su financiación…

Aldeko argudioak
Gehienez 255 karaktere
Kontrako argudioak
Gehienez 255 karaktere
Iruzkin bat
  • Faceless avatar thumb 70
    Zerbait esan nahi duzu?… iruzkindu eskaera hau
  • Enplegua eta Gizarte Politikak
    2013.eko martxoak 04

    Antes de nada, muchas gracias por sus aportaciones.

    En cuanto al tema que expone de la baja incidencia del alquiler en Euskadi y la escasa cultura que existe ante este tipo de acceso a la vivienda, es cierto que históricamente se ha promovido desde las instituciones públicas, la propiedad frente al arrendamiento, configurando un sistema de ayudas públicas directas y desgravaciones fiscales, que ha potenciado enormemente el acceso la propiedad de la vivienda frente al alquiler.

    Sin embargo, hoy en día, los datos nos están mostrando otra realidad derivada de la crisis económica y financiera, y es que, en el caso de Etxebide, el Servicio Vasco de Vivienda, los demandantes de alquiler se han incrementado desde el 2005, donde sólo un 19% pedía vivienda exclusivamente en alquiler, a un 41% medido en el segundo semestre de 2012 (véase Informe del Observatorio Vasco de Vivienda “Demanda de Vivienda en la CAE- Solicitudes en Etxebide. Segundo semestre 2012”).

    La vivienda protegida en alquiler como un bien todavía escaso, financiado con presupuesto público y destinado a las familias más necesitadas, debe realizar eficientemente su labor de proveer un hogar estable bajo unas condiciones socialmente aceptadas y bajo unos parámetros siempre de solidaridad social y equidad.

    La política de alquiler pretende garantizar que en los casos en los que se hace imposible una evolución personal y económica progresiva, el alquiler se convierta en una solución permanente, pero en los demás casos, la vivienda en alquiler debe rotar y mantener ese componente de solidaridad social intertemporal.

    En cuanto al importe del alquiler, (véase Orden de 3 de noviembre de 2010, del Consejero de Vivienda, Obras Públicas y Transportes, sobre determinación de los precios máximos de las vi¬viendas de protección oficial) la renta máxima anual aplicable a las viviendas de protección oficial adjudicadas en régi¬men de arrendamiento es un porcentaje del precio máximo de venta de dichas viviendas y de sus ane¬jos, que se establece según los ingresos anuales de la unidad convivencial arrendataria, pero en cualquier caso, siempre las cifras resultantes serán entorno al 20% de esfuerzo en renta familiar para las viviendas sociales y de un 25% para las viviendas protegidas en régimen general.

    Es decir, porcentajes por debajo del 30% que menciona en su exposición, y que sí se aplica como límite máximo de esfuerzo de los hogares en los programas de intermediación en el mercado libre en alquiler Bizigune y ASAP.
    .
    En cuanto a la actualización de la renta, durante el plazo de duración del contrato de arrendamiento o de sus prórrogas hasta los cinco años, la renta anual se actualiza automáticamente según el Índi¬ce de Precios al Consumo del País Vasco.

    Concluido el plazo de cinco años, si la unidad convivencial sigue cumpliendo los requisitos exigidos por la normativa vigente para continuar en el arren¬damiento, se nova el contrato, actualizando la renta anual hasta la máxima inicial que le correspon¬da según la Orden de precios vigente.

    Y en cualquier momento durante la duración del arrendamiento se podrán comprobar los ingresos de la unidad convivencial. Y si se constatasen mayores ingresos que los considerados para la determinación de la renta inicial, podrá adecuarse la renta al por¬centaje correspondiente a los ingresos comprobados.

    Con lo cual, el alquiler se fija respecto a la renta familiar y se mantiene un control y actualización en el tiempo.

    Imanol Zuluaga
    Director del Gabinete del Departamento de Empleo y Políticas Sociales