Herritarren eskaerak Osasuna
Eu

Campaña informativa uso mascarillas

Padu(e)k
2020.eko abuztuak 13
67 %alde
3 boto (2/1)

¿Se podría hacer una campaña informativa? ¿Las autoridades se están centrando en las situaciones de más riesgo?
¿Tenemos claro cuándo debemos usar mascarilla y para qué sirve? Se dan muchos casos de defecto de uso y algunos de exceso de uso.
- si vamos a hacer deporte con personas que no convivimos: SÍ
- si estamos en la piscina o la playa con personas que no convivimos: SÍ
- si pasamos cuando estamos corriendo cerca de personas: SÍ
-varios adolescentes con la bicicleta por la calle y sin la mascarilla, porque si vas en bici no hay que llevar la mascarilla ¿o sí?: Sí
-personas que conviven que van paseando y no es probable que se crucen con nadie: NO.
-para toser,estornudar: SÍ
-para hablar con el móvil cuando estás en la terraza: SÍ
-para fumar: aléjate del resto.
Se puede dar el caso de que en el núcleo urbano haya grupos de personas sin mascarilla: niños jugando, adolescentes charlando, adultos practicando deporte o en una terraza, y que pase una patrulla no les diga nada porque igual no los ve.., y vaya a una zona alejada dónde están un padre y sus hijos que están solos sin nadie alrededor en muchos metros y les llame la atención por no llevarla.
O también puede que vayan 3 personas mayores dando un paseo, dos con la higiénica y una sin mascarilla, ¿saben esas dos personas que llevan la mascarilla que no están protegidas? Quien usa una mascarilla higiénica lo hace por respeto hacia los demás, no se está protegiendo, depende del otro para su protección.

Usemos mascarilla por respeto, por responsabilidad, por el sistema sanitario público.

*Si he respondido alguna mal que corrijan los expertos.

Aldeko argudioak
Gehienez 255 karaktere
Kontrako argudioak
Gehienez 255 karaktere
3 iruzkin
  • Faceless avatar thumb 70
    Zerbait esan nahi duzu?… iruzkindu eskaera hau
  • Osasuna
    2020.eko abuztuak 17

    Estimado Padu:

    Agradecemos y valoraremos las consideraciones que realiza a varias de las medidas adoptadas con motivo de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19; en todo caso, medidas que compartimos con otros países, regiones y comunidades, con el fin de proteger la salud de la ciudadanía y, para ello, establecer medidas de prevención y evitar contagios.

    En relación a la normativa para el uso de la mascarilla, le informamos que en la página web del Departamento tiene a su disposición un apartado de Preguntas Frecuentes que recoge respuestas a numerosas situaciones que se dan tanto en el ámbito social, laboral, como deportivo.

    Si a pesar del documento aclaratorio de preguntas frecuentes sigue precisando una respuesta más personalizada a su consulta, no dude en ponerse en contacto nuevamente y le responderemos a la mayor brevedad posible.

    Para acceder al apartado de PREGUNTAS FRECUENTES pinche aquí o introduzca en su navegador la siguiente URL: https://www.euskadi.eus/por-ti-por-mi-siempre-mascarilla/web01-a3korona/es/

    En cualquier caso, puede encontrar ésta y otra información sobre el Coronavirus poniendo en su navegador https://www.euskadi.eus/coronavirus/

    Atentamente.

  • 2020.eko abuztuak 15

    La mayoría de nosotros tiene una visión muy limitada de las cosas, fragmentada, dictada por los medios de propaganda y alimentada por el propio interés como especialista, como persona psicológicamente aislada que trata de salvarse a sí misma, persiguiendo el placer y escapando del dolor. Mientras no tengamos una visión holística, forzosamente contribuiremos a un desorden mayor, porque la fragmentación es caos. Por favor, no crean que ustedes son la excepción por ser conscientes de algunas de las trampas de la sociedad, porque si no se comprenden a sí mismos, su conciencia está también condicionada como resultado de la propaganda, condicionada por el pasado colectivo que crea ese pasado individual que constituye las imágenes que tenemos de nosotros mismos y de los demás.
    La salud. La salud no se puede separar en salud física y mental. La salud es integral. Y cuando se propaga el desequilibrio de la salud mental, se está propagando también el desequilibrio de la salud física, y por tanto, es ridículo abordar un problema de salud creando más problemas de salud, pero esta parece ser la especialidad de los políticos al abordar los problemas, multiplicarlos, porque no tratan de arreglar la casa, sino que tratan de meter la casa estropeada en el molde de sus prejuicios ideológicos.
    La mayoría de nosotros pasa por alto tantas cosas, que a este que escribe le resulta extraño que hagan uso de la palabra responsabilidad, porque esa palabra, no la palabra, sino la acción de la que se abstrae, evidentemente no puede ser reducida entre los márgenes de una crisis determinada como esta de la que hablamos. La responsabilidad, o es total, o no es responsabilidad, sino más bien un asunto de interés egocéntrico. Uno no puede actuar responsablemente acerca de algo mientras actúa con total irresponsabilidad acerca de muchas otras cosas. Pero nosotros, hemos dividido la vida en tantos segmentos, que, viviendo psicológicamente de esta manera, absolutamente fragmentada, centrados en nuestros particulares intereses, no somos capaces de concebir esa acción total que engloba la verdadera responsabilidad.
    ¿Se siente usted responsable por toda la humanidad? Eso es lo que significa que usted quiera cuidar de la salud de los demás. Si es así, si se siente responsable por toda la humanidad, eso implica, de manera irrefutable, que no es nacionalista, que no se identifica con ninguna religión organizada, que no es ambicioso, pues todas estas cosas son motivo de guerra, de aislamiento psicológico y crueldad. Responsabilidad implica también el cuidado del propio cuerpo. ¿Cuida usted de su cuerpo, lo alimenta correcta y equilibradamente? Y el cuidado de la propia mente. ¿La cuida usted, se comprende, o hace al menos lo posible por comprender sus propios conflictos, sus deseos, sus frustraciones, sus vanidades, su orgullo, sus complejos, sus celos, su ira, su odio, su tristeza? Todas estas reacciones son el suelo en el que pisamos todos los seres humanos, pues nuestra conciencia es la misma, estamos condicionados para pensar constantemente en nosotros mismos, en llegar a ser alguien, y ese deseo de ser alguien, basado en la construcción de imágenes de uno mismo y de los demás por medio de la memoria, la constante búsqueda de sensación, de importancia, es irresponsabilidad total.
    ¿Cómo puede uno ser responsable sin amor? Lo que nosotros llamamos amor, sin embargo, es el resultado de ese mismo impulso del deseo egocéntrico de sensación y seguridad. El amor contiene esa responsabilidad por todo, y el amor no puede coexistir con el miedo de ninguna clase. El miedo, bajo ninguna circunstancia es un buen compañero, porque distorsiona la percepción, nubla el juicio. «Los niños temen, los adultos temen, todos temen. Nuestra vida es moldeada por el miedo; desde la infancia hasta que morimos, estamos atemorizados. Mientras tengamos miedo, careceremos de inteligencia; el miedo embota la mente, mutila el pensamiento, contribuye a la oscuridad. Viviendo con miedo, no se puede crear un mundo nuevo». No puede haber amor mientras exista esta conciencia limitada, el ‘yo’, que es el origen del temor. Cuando tenemos miedo, estamos completamente aislados. Así pues, si usted me exige responsabilidad para cuidar de la salud de los demás poniéndome una mascarilla o vacunándome, es obvio, que yo tengo derecho a exigirle responsabilidad con respecto a todas estas cosas que sin lugar a dudas crean el ambiente caótico y destructivo en que vivimos, y que es, así mismo, fuente de todo tipo de enfermedades. Puedo exigirles que cuiden del ambiente, que recojan los restos de basura que ven por las calles, por los montes, las playas, los ríos. Que dejen de pisotear a su prójimo en busca de su propia ascensión en la escalera del éxito. Que dejen de asesinar con crueldad y total impunidad cada día millones de animales para satisfacer su paladar en ese holocausto especista que genera tanto sufrimiento a seres vivos que, como resulta evidente para aquel que observe, tienen su propia sensibilidad, su propio modo de vida, su propia conciencia. Nosotros, presumimos de que nuestra conciencia es superior, y debido a esa presunción, perdemos el amor, la dignidad, y nos volvemos insensibles, duros y destructivos.

    No les exigiré nada, sin embargo, porque comprendo que no puedo hacerlo, no puedo exigir a nadie nada. Puedo invitarle a pensar al respecto, a valorarlo, pero jamás se me ocurriría imponerle nada a nadie, tal y como, al parecer, se me pretende imponer a mi.

    Esto que decía anteriormente sobre el pasar por alto tantas cosas, también se da en el ámbito científico que procura encumbrar a las vacunas o medicamentos como el elemento único para la salvación ante determinados patógenos, como si el hecho de que uno no sucumbiese a una determinada enfermedad tuviese por certeza absoluta el que haya sido vacunado o medicado. De ser esto cierto, todas las personas que no han sido vacunadas o medicadas, enfermarían si el organismo se viese invadido por el patógeno, y no asintomáticamente (curiosa palabra para referirse a un cuerpo sano). No niego, al decir esto, por supuesto, el beneficio de la ciencia con respecto a nuestra salud, pero no podemos excluir los perjuicios del evidente hecho de que la mayoría de los remedios no son sino un tirita para la consecuencia, mientras la verdadera causa permanece sin ser comprendida. La mente del especialista tiene esta tendencia a pasar por alto todo aquello con lo que no está especializada, y así, se atribuye de certeza en sus dictámenes.

    “Nuestra exigencia inmediata es que nuestro sufrimiento se alivie, así que aceptamos los remedios que nos ofrecen sin examinarlos debidamente, sin descubrir su verdadero significado, sin comprender lo que implican esos remedios; los aceptamos porque hemos desarrollado una esperanza, y esa esperanza nos ciega”. Jiddu Krishnamurti

    Si creen firmemente que poniéndose una mascarilla van a contener ese virus o cualquier otro, es porque no son ustedes muy observadores de las conductas de los demás o de las propias. Y parece ser que éste es uno de nuestros principales problemas, que estamos, ciertamente, bastante distraídos, aprisionados en nuestro cerebro y nuestros constantes pensamientos autoprotectores, hipnotizados por palabras; lo cual nos impide, a ciencia cierta, ver más allá de nuestras narices.

    Al parecer, la mayoría de nosotros, pierde la perspectiva de las cosas con extrema facilidad. Y esto es así, porque nuestra percepción de los asuntos del mundo es muy estrecha, muy limitada, particularmente dirigida por los medios de comunicación, que focalizan nuestra atención de tal manera que resultamos incapaces de observar y pensar más allá de los raíles por los que nos conducen mediante sus datos, estadísticas, y certezas inviolables. Y somos, por lo general, perezosos, pusilánimes, indolentes y condescendientes. Estos no son adjetivos que lance con ánimo de juicio. No uso el lenguaje con intención de juzgar, sino de comunicar hechos. Para observar si lo que uno dice es cierto o no, uno debe prestarse sin bagajes a la honestidad consigo mismo, porque es el bagaje, lo que tememos perder, una de las principales trabas para el ejercicio de esa honestidad.

  • 2020.eko abuztuak 13

    Hola Padu,

    Cuando la Consejería de Salud está encabezada por alguien que dice disparates como la consejera/cardióloga Nekane Murga, pedirle al gobierno una campaña informativa es como pedirle a un torpe carnicero que nos realice una cirugía cerebral.

    Lo que la gente necesita, por su propio bien, es consultar fuentes serias e independientes, no dejarse llevar por incompetentes solo porque éstos dictan lo que se dirá en EITB, TVE y similares. Una vez que la gente «haga sus deberes» en este respecto, no necesitará la interminable enumeración de escenarios hipotéticos que a alguien se le pueda ocurrir. Y, más importante, la gente será inmune al actual adoctrinamiento por parte de ignorantes para ignorantes.

    El 15 de julio la consejera Murga anunció en rueda de prensa[1] la orden de obligatoriedad de mascarillas hasta en espacios públicos e independientemente de la distancia interpersonal. He aquí algunos ejemplos de disparates (tanto de esa orden como de la rueda de prensa) que el público puede constatar.

    (Minuto 4:15 de la rueda de prensa de la señora Murga): «mascarillas que tienen válvula expiratoria(?) son las que no se deben utilizar porque realmente lo que hacen es permitir que salga el cien por cien de lo que podamos expirar».

    Varias entidades nacionales e internacionales, incluido el Colegio Oficial de Biólogos de Euskadi[2], advierten de la hipoxia causada por la mascarilla; que, con la mascarilla, el CO2 que emana de la exhalación «nos lo volvemos a introducir en los pulmones»; y que la mascarilla ocasiona crecimientos bacterianos que devienen en dermatitis y hongos.

    Por cierto, la conclusión que planteas en «toser, estornudar: sí» es perjudicial porque la tos y el estornudo cumplen la necesidad fisiológica de eliminar toxinas que NO deberíamos reingresar a nuestros pulmones (y que sí ocurriría con la mascarilla). Lo que se debe hacer es enseñarse a toser/estornudar con higiene, tapándose y no echar las toxinas a la gente que está alrededor. Pero volvamos al tema de la incapacidad del gobierno para hacer la campaña «informativa» que pides.

    Si la señora Murga tuviese nociones de cardiología, sabría que si no se inhala suficiente aire puro entonces la sangre que el corazón bombea no proveerá el suficiente oxígeno que los demás órganos necesitan para un buen funcionamiento. Lo que se llevará a los órganos será más CO2, células muertas, bacterias y toxinas. Por eso prohibir «que salga el cien por cien de lo que podamos expirar» amerita no solo la destitución de la consejera, sino que también el Colegio o asociación profesional pertinente evalúe si la señora Murga debe seguir facultada como profesionista en medicina.

    Con el pretexto del coronavirus, lo que la consejera y sus homólogos y patrones buscan es que el sistema inmunológico de las personas se debilite, y una vía para ese fin es privarles de la respiración de aire puro. Otros métodos complementarios son el adoctrinamiento mediático, fomentar la desconfianza en el prójimo y el miedo, todo esto a usanza de la Iglesia en épocas pasadas. Lo más preocupante será cuando los gobiernos impongan vacunas (con material que éstos no querrán divulgar), un mecanismo del que afortunadamente ni la Iglesia ni el franquismo durante su apogeo habían disponido.

    (5:18): «El uso en ciudad de una bicicleta conlleva claramente interacción con otras personas».

    Aparentemente la consejera nunca ha usado una bicicleta (o solo ha usado estáticas) como para pensarse que al andar en bicicleta se interactúa con otras personas. En todo caso, por mucho que se haga en rueda de prensa, una reflexión de corte dominguero y sin fundamento ni cumple con la seriedad requerida en el diseño de política sanitaria, ni inspira credibilidad como para una campaña que se pretenda que sea informativa.

    (5:38): «Sabemos que hay un elevado número de personas que pueden estar asintomáticas propagándolo [...] están en la calle y están en casa».

    ¿Sí están/son asintomáticas? ¿o solo PUEDEN estar/serlo y ante la incertidumbre el gobierno vasco prefiere dar palos de ciego? De cualquier modo, evidentemente la señora Murga no se ha leido el informe de la OMS[3] con fecha de 5 de junio de 2020, que en su página 2 afirma lo siguiente: «los datos científicos recopilados [...] indican que es MUCHO MENOS PROBABLE que las personas con infección asintomática transmitan el virus por comparación con las que presentan síntomas».

    La señora Murga se dedica a asustar con la palabra «asintomáticos» porque así se logra que todos sospechen de todos sin importar cuán saludables se vean ni cuán sanos estén.

    El gobierno vasco simplemente se acoge[4] a otro documento[5] que tiene deficiencias y falta de rigor, además de que ¡deslegitima la postura del gobierno! En efecto, dicho documento (página 1) aclara que todavía no se sabe si el virus presenta la modalidad de aerosol, y en seguida pone en duda la efectividad de las mascarillas para filtrar partículas tan pequeñas como los aerosoles.

    No se necesita tener un doctorado en medicina para entrar en razón: Si el virus solo está en partículas o gotículas «grandes», el peso de éstas implica que una distancia interpersonal basta para evitar contagios: la ley de gravedad impide que las gotículas recorran una trayectoria lo suficientemente larga tras ser expulsadas. Y si el virus está en aerosoles, la mascarilla es inútil porque de todos modos no podrá filtrar partículas víricas tan finas. Por lo tanto, ambas posibilidades llevan a la conclusión de que la obligatoriedad de las mascarillas «independientemente de la distancia interpersonal» es una medida bastante inepta.

    Así las cosas, es obvio que la campaña que solicitas tendrá el mismo carácter retrógrado e ignorante que hasta ahora el gobierno vasco se ha negado a revertir. Basta con ver las recientes advertencias de toque de queda y nuevamente la señora Murga[6] tratando de aterrorizar con frases como «la realidad es que estamos jugando con fuego» (minuto 2:29).

    Si la señora Murga honestamente cree que el virus «nos va ganando terreno», ya es tiempo de que dimita o la destituyan. El terror que repetidamente pregona en sus ruedas de prensa refleja que ella y sus colaboradores han fracasado en materia sanitaria, lo que requiere un urgente cambio de funcionarios.

    Seguir exagerando una pandemia para aterrorizar a la gente y así tenerla cada vez más sometida/reprimida denota fraude o una desconexión con la realidad.

    [1] https://www.youtube.com/watch?v=_Y8gJ2L9Ud8

    [2] http://euskalnews.com/2020/08/el-colegio-de-biologos-de-euskadi-pone-contra-las-cuerdas-al-gobierno-vasco-y-al-gobierno-de-espana/

    [3] https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/332657/WHO-2019-nCov-IPC_Masks-2020.4-spa.pdf

    [4] https://www.irekia.euskadi.eus/es/proposals/3598-uso-obligatorio-mascarillas-sin-excepcion#comment_44639

    [5] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7191114/pdf/ERJ-01260-2020.pdf

    [6] https://www.youtube.com/watch?v=TQsBGR7S_ZE&t=149s