Herritarren eskaerak Etxebizitza, Herri Lan eta Garraioak

transporte

2010-09-25
57 %kontra
7 boto (3/4)
Sentitzen dugu baina jadanik ezin duzu parte hartu.

El transporte público es carillo.

Aldeko argudioak
Sentitzen dugu baina jadanik ezin duzu parte hartu.
Kontrako argudioak
Sentitzen dugu baina jadanik ezin duzu parte hartu.
6 iruzkin
  • Vivienda, Obras Públicas y Transportes
    2010-11-29

    Gracias por dirigirse a nosotros para manifestar su opinión. Comprendemos su preocupación pero la labor de este Gobierno va siempre dirigida a atender las necesidades de todos sus ciudadanos y tratar de armonizarlas en la medida de lo posible. La razón de ser del transporte público, y por extensión de los servicios públicos, es la de garantizar unos mínimos a sus ciudadanos a unos precios subvencionados de tal manera que se alcance el bien común por encima de singularidades. Ello no es óbice para que en su intento algunos satisfagan sus necesidades de una manera menos óptica que otros, como es éste su caso según nos relata.

    En el punto concreto que nos ocupa, el transporte en autobús hasta la Universidad, nos gustaría reiterarle los esfuerzos de este Gobierno por acomodar las necesidades de todos los ciudadanos y ofrecer los mejores servicios. En vista de la situación para llegar hasta la Universidad, el Gobierno Vasco está estudiando la ampliación del Tranvía por el Sur hacia el Campus de la UPV. La propuesta consiste en una línea circular que pasaría por las actuales estaciones de Lovaina, Legebiltzarra-Parlamento y Angulema, y continuando hacia el sur, cruzando las vías del ferrocarril, para más tarde dirigirse hacia Zabalgana y volver a Lovaina.

    En cuanto a la vía del autobús, el Gobierno Vasco no tiene competencia en ese medio de transporte al tratarse de una red urbana gestionada desde el Ayuntamiento de Vitoria.

  • 2010-11-19

    Es cieto que el transporte público es caro. No tengo la suerte de vivir cerca de la universidad, y desde que se cambió el transporte público de Vitoria tardo unos quince minutos más que antes. Eso sí, pagando lo mismo. Haciendo cálculos, he llegado a la conclusión de que me saldría casi más barato ir en un coche compartido con algunos compañeros. No digo de abaratar los autobuses, sino de hacer una red rápida y cómoda. Pagando lo mismo, y con el servicio que antes se me ofrecía, no se me pasaría por la cabeza la idea de ir en coche.
    En conclusión, y hablo en nombre de muchos, califico el transporte público de Vitoria como deficiente.
    Gracias

  • 2010-11-19

    Es cieto que el transporte público es caro. No tengo la suerte de vivir cerca de la universidad, y desde que se cambió el transporte público de Vitoria tardo unos quince minutos más que antes. Eso sí, pagando lo mismo. Haciendo cálculos, he llegado a la conclusión de que me saldría casi más barato ir en un coche compartido con algunos compañeros. No digo de abaratar los autobuses, sino de hacer una red rápida y cómoda. Pagando lo mismo, y con el servicio que antes se me ofrecía, no se me pasaría por la cabeza la idea de ir en coche.
    En conclusión, y hablo en nombre de muchos, califico el transporte público de Vitoria como deficiente.
    Gracias

  • 2010-10-07

    Muchísimas gracias por la respuesta, que es extensa y muy explicativa. Es un placer recibir esta clase de explicaciones, que además estoy seguro de que tienen un alcance mucho mayor que el autor de la propuesta o yo, como comentarista de ella.

    Sé que el ánimo que guía a todos los trabajadores de la consejería, desde el consejero hasta los funcionarios y trabajadores de las empresas adscritas a Vivienda, OOPP y Transportes, es mejorar y trabajar al máximo para que el país avance y el sector de la obra pública -que es fundamental para nuestro desarrollo- funcione lo mejor posible. Les animo por ello a continuar por la senda ya trazada durante este tiempo.

    Agur bero bat.

  • Vivienda, Obras Públicas y Transporte
    2010-10-06

    Estimado usuario,

    En primer lugar agradecerle su aportación a este foro que pretende ser una herramienta útil para propiciar la necesaria comunicación y diálogo permanente que la Administración debe mantener con la ciudadanía.

    Entrando en el contenido de su comentario en Irekia, el Gobierno Vasco comparte en gran medida lo que usted señala a propósito de la necesaria austeridad y racionalización de recursos que debe informar la gestión de la cosa pública y, en este caso, de las políticas de transporte.

    No obstante, nos gustaría efectuar las siguientes matizaciones; si bien hay todavía bastante trabajo por hacer, los costes de los directivos de los entes y sociedades públicas de transporte que operan en Bizkaia y de cuya gestión se encarga el Gobierno Vasco, se han reducido considerablemente. Además del 5% de reducción de salario que se ha aplicado a todos los directivos de Metro –mientras que se mantenía el de los trabajadores-, el hecho de que la dirección gerencia del Consorcio de Transportes de Bizkaia y de Metro Bilbao sea ocupada por la misma persona ha permitido ahorrar al erario público cerca de un 50% del coste de la gerencia. En este sentido, no sólo se ha ahorrado el sueldo del anterior director gerente sino también el de la persona de libre designación que tenía a su cargo.

    En cuanto al Señor Ibarra, es preciso aclarar que la sentencia recaída que obliga a la sociedad Metro Bilbao a abonarle una indemnización, reconoce que se produjeron los hechos denunciados, es decir, que el Sr. Ibarra prestaba servicios remunerados al margen de su relación laboral con Metro Bilbao cuando supuestamente estaba de baja. No obstante, la anterior gerencia no denunció a tiempo estos hechos por lo cual, prescribieron y el despido -acordado por todos los miembros tanto del PSE-EE como del PNV del Consejo de Administración de Metro Bilbao- fue declarado improcedente. La denuncia penal ha venido motivada una vez que se han esclarecido los hechos que provocaron el incendio y los cuantiosos daños a la empresa y, atribuibles al Sr. Ibarra.

    El Departamento de Vivienda, Obras Públicas y Transportes de este Gobierno siempre ha mostrado una actitud de consenso y colaboración con el resto de administraciones con competencias en materia de transportes y da por cerrado el capítulo de las discrepancias que ha mantenido específicamente con la Diputación Foral de Bizkaia y que, quizás vino motivado por la legítima configuración –no siempre entendida por quien ostentaba un poder absoluto hasta entonces- de los órganos decisorios de los entes y sociedades públicas, a las nuevas mayorías salidas del Parlamento Vasco. En cualquier caso, el Departamento reitera su voluntad de alcanzar acuerdos en la línea de los alcanzados con la Diputación Foral de Gipuzkoa y de Álava donde no se ha suscitado esta problemática.

    Por último, en cuanto a la transferencia de FEVE y la conexión con el área de Castrourdiales, el Gobierno está impulsando ambos temas, abriendo los oportunos cauces de comunicación con el Gobierno de España y el Gobierno de Cantabria, con el fin de solventar muchos problemas de movilidad de la propia ciudadanía vasca. Particularmente, en el caso de la conexión con Castrourdiales y contrariamente a lo que se ha manifestado de manera quizás interesada, este proyecto resuelve en primer lugar los problemas de movilidad de Bizkaia y el Gobierno Vasco, en ningún caso va a financiar una infraestructura que se encuentre fuera del territorio de Euskadi.

    Por último, reiterarle que el compromiso de este Gobierno con el transporte público ferroviario resulta manifiesto. Así, además del proyecto de Metro de Donostialdea para el área de Donostialdea, se está concluyendo la línea 2 (Ariz Basauri Kabieces), ha impulsado la construcción de la línea 3 proponiendo su conexión con el aeropuerto, y ha puesto en marcha los trámites para hacer realidad la línea 4 (barrio de Recalde) y línea 5 (Galdakao). Asimismo, el Gobierno Vasco ha propuesto una innovadora fórmula para la construcción de un tranvía Baracaldo-Sestao-Leioa-UPV que facilite el acceso a la UPV y satisfaga la demanda de transporte público de calidad en el área afectada. Todo ello, con el fin de lograr un modelo de transporte sostenible en Euskadi.

  • 2010-10-03

    Una frase muy pequeña para un problema grande...

    Es posible que la crisis actual signifique un punto de inflexión en cuanto a la capacidad de los Gobiernos de financiar cuantos servicios públicos tenga en su competencia. Entre ellos, el transporte público. No es un problema menor, y es de agradecer que el lehendakari y el consejero Aguirre hayan levantado un intento de debate sobre fiscalidad. Imagino que este debate durará muchos años, y superará a al propia existencia del actual gobierno, pero se ha de empezar. Lo que no se debe hacer es abandonarlo.

    Considero que entre las cosas que se pueden hacer hoy para mejorar la capacidad financiera del transporte está la austeridad. Entendida ésta no como un desdoro hacia los trabajadores, sino un esfuerzo conjunto entre las empresas y los trabajadores por reducir los gastos. La noticia de hoy sobre la falta de maquinistas en la línea 3 de metro es una noticia positiva, pero no ha de obviar que tal ahorro a futuro debe acompañarse de ahorros en las altas jerarquías del propio metro.

    Y quiero decir con esto que hay que reducir el número de puestos directivos. Hay que reducir las dietas, los coches, los viajes, las comidas. La Ley no puede sustituir al sentido común, que es a veces el menor de los sentidos, y éste nos ha de dictar el mínimo gasto suntuario posible. No es una cuestión sólo de dinero, sino de moralidad. Por ejemplo, me pareció bien que el Gobierno eliminara el coche con chófer destinado al director general de Euskotren.

    Otro problema grave es el relacionado con el despido improcedente del señor Julio López Ibarra. No juzgo las razones para despedir a este señor, pero por hacerlo de mala manera ahora hemos todos los vizcaínos y vascos de pagarle 15 millones de pesetas. Y en venganza, la dirección del metro plantea denunciarle por lo penal por un incendio que ocurrió hace años... ¿Por qué no despedirlo entonces? Hay cosas que NO se están haciendo bien en el metro, y que tienen que ver, como decía antes, con la falta de sentido común. Y quizá también el exceso de prepotencia. Hay que sacar al metro del debate político, donde nunca estuvo, y volver a la senda de colaboración con el PNV, como pasaba antes. Esto puede costar muy caro al PSE-EE y al Gobierno vasco.

    Por otro lado, animo al Gobierno a mejorar la red de trenes de la región, entre ella el metro de Donostialdea. También es posible pedir las redes de cercanías que no salgan de la comunidad (RENFE y FEVE), como ha pasado en Catalunya. Sería además un ejemplo de transferencia pactada por el PSE-EE y les daría empaque ante la capacidad política del PNV en el Congreso.

    También pido al Gobierno que forme piña y comisión con el Gobierno de Cantabria para exigir a Madrid la financiación del tren a Castro. Esta obra no se puede demorar, porque será la primera en caer si el PSE-EE pacta con el PNV para la gobernabilidad de Euskadi.

Iruzkinak itxita daude dokumentu honetan