Vídeos Lehendakaritza
(*) Este servicio de subtitulación se genera de forma automatizada con una versión de software en pruebas. Disculpen los errores.

El Lehendakari Urkullu reconoce que hace diez años sintió “alivio, alegría y esperanza” al conocer el anuncio del alto al fuego de ETA

20 de octubre de 2021
Transcripción
(saludos)
(inaudible)
fue un día de emociones, desonrisas y lágrimas, de abrazos.
Fue para algunos y citotextualmente
(inaudible)
(inaudible)
y creo que ha habido un mensajeclaro a favor de la convivencia y
la reconciliación, Un mensaje claroa favor de conocer también
Hunkitu egiten naiz oraindik ere hamarurte eta gero, hunkigarria
iruditzen zait egun huragogoratzea.
Momentu hartan itxaroten genuena,batzuk itxaroten genuena edo askok
itxaroten genuena, batzuk edo askokdiot batzuk momentu hartara
iristeko konpromisoa aritu izanginelako urteetan zehar. Askok diot
gizarte osoak edo gizartearengehiengoak itxaroten zuelako
adierazpen hura eta egun hurairitzi zedin. Zer sentitu nuen? eta
galdera gehiago egingo dizkidazunala ez, baina benetan
sentsazio orokor bat.Nik egun hauetan ere erabili egin
ditut hiru hitz. Zuek hemen atzeanikusi egin dut gazteak, bizikidetza
eta etorkizuna. Hitzak irakurriegin ditut. Hitz handiak dira eta
zentzu horretan hausnarketa egitekobeharrezkoak eta baliagarriak
gaurko honetan. Baina nik momentuhartan eta egun hauetan ere, hala
adierazi dut hiru sentsazio bizi izannituen. Behin adierazpena entzun
ondoren, batetik lasaitasuna,bestetik, poza eta bestetik itxaropena.
Lasaitasuna azken bateangertu-gertutik ezagutu izan nuelako
ordura arte izandako sufrimendua,bai biktima askok izandako
sufrimendua, nola ez, hildakoak,hildakoen eta zauritutakoen,
senitartekoen sufrimendua, bainabaita euskal gizartearen zati handi
baten sufrimendua, ez delakobakarrik momentu hartan gogoratzea,
hildakoak edo zauritutakoakgogoratzea bada bestetik ere,
jazarpeneko indarkeria jasanzutenak bada bestetik ere mehatxua
edo xantaia bizi izan zutenek.Guzti hori gogoan izan nahi nuen
adierazpena entzuterakoan, esperogenuen adierazpena entzuterakoan
eta horrekin batera, lasaitasunapentsatuz ez zela berriz gertatuko
eta horrek ematen zidan lasaitasunerakosentsazio horren arrazoia.
Poza bestetik, poza
azken batean gertakari hurapartekatu egin nahi nuelako eta
nire lehenengo deia etxekoei izanzen, partekatu egin nahi nuelako
poz hori. Gizarteak oro har, bizinahi zuen hori iritzi egin zelako
eta horrek ere poza ekartzenzidalako eta poza ekartzen
zidan bestetik ere, eta azpimarratuegin nahiko nuke ordainketarik
gabeko iragarpen bat izan zelakoeta etorkizunera begira
ordainketarik gabeko horretanoinarritu ahal izango ginatekeela.
Eta azkenean itxaropena. Itxaropenanegu beltz luze batetik irtetzen
hasiak izan gaitezelako, eta zentzuhorretan, etorkizunera begira,
bestetik
oinarri etikoetan bizikidetza bateraiki egin ahal izateko... bide bat
irekitzen zelako. Eta itxaropenazentzu horretan beti
politikagintzan sinestu egin dut.Sinestu egin dut politikagintza eta
erakunde sisteman eta zentzuhorretan, gazte-gaztetatik nire
konpromisoa bide luzeagoa izandaiteke ordura arte ezagututakoak
baino agian, baina bide luzeagoaizan daiteke elkarrizketan
oinarritutako politikagintza etaerakundeengan islatzen dena
politikagintza jorratu egin ahalizatea. Baina hori zela bidea, argi
geratzen zen. Eta bestetik ere,itxaropena Euskal Herriaren
Euskadiren izena eta izanarennazioartekotze horretan lotuegia
zegoelako ordura arteindarkeriarekin.
Negu beltz horrekin eta horrek ereitxaropen bat piztu egiten zidan
pentsatuz ordutik aurrera izanzitekeelako beste aukera bat gure
izena eta izana beste nolabait ereislatu egin ahal izateko eta azken
batean, bizikidetza... bizikidetzaoinarri etikoetan sustatuta edo
horretan finkatuta izan zitekeelakoharen itxaropena pentsatuz batez ere,
gaur hemen zaudetenengo edoordezkatzen duzuen non.
Belaunaldi berri bat eta belaunaldiberri horiek izango zutelako guk
bere momentuan gazteak ginenean ereez genuen izan aukera oinarritik
etikoetan aritu egin ahal izatekosoilik eta kutsadurarik gabe bizi
izan ahal izateko politikagintzamodu bat.
Viví por lo tanto, 3 sentimientos.
El día que hoy hace 10 añosconmemoramos en el día de hoy,
un sentimiento de aliviosentimiento de alivio,
basado en lo que era elconocimiento cercano del
sufrimiento que muchas personas,muchas familias,
llevaban a sus espaldas. Elsufrimiento no solamente de las
familias de las personas fallecidasen atentado o de las personas
heridas, como también de ellas propiasen su sufrimiento, el sufrimiento de
una muy importante parte de lasociedad vasca que vivía también
bajo la amenaza, bajo la violencia,de persecución, bajo el chantaje,
bajo la extorsión, y vivir, por lotanto, ese sentimiento de alivio,
porque el anuncio hoy hace 10 añossuponía que podría comenzarse un
camino en el que nada se volviera arepetir en ese sentido y que
pudiéramos estar iniciando uncamino. Un camino saliendo de un
túnel negro, de un invierno a unaprimavera, que es lo que todavía
creo que estamos construyendo.
Un sentimiento de alivio, por lotanto, basado en el reconocimiento
del sufrimiento de tantas y tantasvíctimas y de tanta parte de la
sociedad vasca y pensar que eso novolvería a suceder. Un sentimiento
de alegría también que quisecompartir primero con una llamada a
casa tras ese anuncio que algunosesperábamos... fundada esa
esperanza en el conocimiento de loque veníamos trabajando y de
frustraciones que habíamos tenidoen tiempos anteriores para que ese
día pudiera haber llegado antes delo que llegó hoy hace 10 años. Pero
que al final teníamos la esperanzafundada para que ese día pudiera
ser el que fue el 20 de octubre delaño 2011. Y una esperanza también
en que ese sentimiento de alegríapues... fuera reflejo de la alegría
que una parte importante de lasociedad, por no decir la inmensa
mayoría de la sociedad tambiénsentiría habiendo esperado también
que algún día ese día llegara.
Una alegría, además, basada en lainterpretación de que llegaba ese
día ese anuncio sin ningunacontrapartida.
Sin ningún precio que se hubierapagado más que el precio de las
vidas y el precio del sufrimiento,que ya era algo absolutamente
injusto e innecesario. Pero cuandohablo de sin ningún precio, sin
ningún precio político, ante lo queera el ejercicio de la violencia y
la justificación de la violenciacon supuestos fines políticos, ya
había sido durante más de 40 años.Y ese sentimiento de alegría era
también lo que quería compartir altiempo que el sentimiento de
tristeza que lógicamente veníaunido al primer sentimiento de
alivio recordando el sufrimiento delas víctimas. Y por último, un
sentimiento de esperanza. Unsentimiento de esperanza, de que
nunca más se volvería a repetir,pero un sentimiento de esperanza de
que pudiéramos construir unaconvivencia normalizada en la
sociedad vasca, que pudiéramostambién enseñar a las nuevas
generaciones para que fueranconscientes de lo que sucedió años
atrás, décadas atrás y que nunca másdebería volver a repetirse. Una
esperanza de alguien que habíainterpretado como en mi caso y en
la mayoría de los casos que nosdedicamos a un compromiso con la
política, como un compromiso con unservicio a la sociedad. Un
compromiso basado solamente en loque pueda ser la fuerza del
diálogo, la fuerza de la palabra,el respeto a las decisiones que las
mayorías pueda adoptar en cada unode los momentos y su reflejo en la
vida institucional enrepresentación de la sociedad vasca.
Una esperanza también en que el nombrede Euskadi, el nombre del Pueblo
Vasco que había sido utilizadotambién para la razón o
justificación de la práctica de laviolencia de manera absolutamente
injusta, porque nadie habíaconferido a nadie la capacidad de
hablar en nombre del Pueblo Vascocuando así no lo tenían.
Y que por lo tanto, esa vinculacióndel nombre del Pueblo Vasco,
de Euskadi con la violencia, con elterrorismo pudiera dejar paso
también a un tiempo en el que elnombre de Euskadi y el nombre del
Pueblo Vasco fuera conocido tambiéna nivel internacionalmente por
otras razones que no las que más de40 años habían supuesto en lo que
era el escenario tambiéninternacional. Y una esperanza al
fin y a la postre para que esecamino de convivencia que podríamos
iniciar de cara a lo que es lanormalización en esa convivencia,
lo fuera sobre unos principioséticos, sobre unos principios
éticos que habían sido vulneradostambién por el ejercicio de la
violencia, por el ejercicio delterrorismo. Unos principios éticos
que son los que nos comprometendesde aquel momento también en todo
el trabajo que venimosdesarrollando para que las nuevas
generaciones que vosotrosrepresentáis seáis también
corresponsables en un ejercicio alservicio de la sociedad, basado en
unos principios éticos y basado enunos principios democráticos. Esos
fueron los sentimientos que yo anidéen aquel momento, aquel día 20 de
octubre, al atardecer, casianochecer, cuando ya conocimos el
anuncio definitivo por parte de ETAde abandono de la acción violenta,
de la acción armada por el quetanto habíamos trabajado.
Hemen jartzen den gazteak,
bizikidetza eta etorkizuna.Konfiantza osoa dut gaur
entzundakoaren ondoren,
gazteok zaretela bizikidetzanoinarrituta etorkizun hobeago bat
eraikiko duzuena.
He escrito confianza, porque despuésde haber escuchado todo lo que he
escuchado, de haber leído tambiénlas aportaciones de cada una, de
cada uno de vosotros y tambiénenmarcándolo en lo que es juventud,
convivencia, futuro, creofirmemente, tengo confianza plena en
que vosotros la juventud vais aconstruir una convivencia que nos
va a llevar a un mejor futuro que el quenosotros vivimos en nuestro momento.
Beraz, zuen ekarpenak eskertuegiten ditut eta eskertuaz batera
gogoetarako ere baliagarriak ditutIragana eta etorkizuna lotzen duten
zubia luzea delako elkarrekineraikitzen jarraitu behar dugun
etorkizun hori. Eta hiru ideianabarmenduko nituzke zuen hitzak
entzun ondoren.Bat: etorkizuna eraikitzeak memoria ezagutzea
eta gordetzea eskatzen duela. Memoriahori ezinbestekoa da eta
ezinbestekoa dela argi islatu da,argi dugu denok. Memoria horrek
bestetik ere ikuspegi askodituela ere, argi dugu guztiok.
Memoria kritiko izan egin beharduela ere argi geratu egin da.
Azkenik, memoria guztiak bere lekuabehar dutela argi izan dezakegu.
Gure partetik, Eusko Jaurlaritzaridagokigun aldetik, Gogora
Institutuaren zeregin bat damemoria hori gordetzea eta baita
ere memoria guztiei bere lekuaeskaintzea.
Estamos de acuerdo por lo tanto, enesta primera idea, nuestro futuro
debe tener memoria. No queremosempezar de cero y no queremos hacer
borrón y cuenta nueva.
En ese sentido nos correspondecontribuir a una memoria inclusiva.
Una memoria que incorpore todas lasvulneraciones de derechos humanos,
los testimonios de todas lasvíctimas.
Debemos además, contribuir aconstruir una memoria crítica.
Una memoria ética que nos interpele yque nos conduzca a compartir una
conclusión: Nunca más.
Bigarren ideia: hor irakurritakoa etaentzundakoaren ondoren, oinarri
etikoak eta balioak sustraitzenjarraitu behar dugu eta zeregin
handia dugu arlo horretan.Itxaropen puntu bat ere partekatzen
dugu, itxaropena aipatu egiten da,baina gure gizartearen exijentzia
altuagoa izan behar da bizikidetzaaipatu egiten delarik bizikidetzari
buruz ari garenean. Asko duguegiteko. Hezkuntza aipatu egin da,
baina hezkuntzarekin batera ekarpenasko behar dira. Familia,
komunikabideak, aisialdi taldeak,kultura, hirugarren sektorea. Ona da
hausnarketa hau zabaltzea etabizikidetza gure herriaren erronka
kolektibo bezala onartzea, ezbakarrik gizartearen zati baten erronka,
baizik eta gizarte osoaren erronkakolektiboa izan beharko litzatekeela.
Estamos por lo tanto,también de acuerdo en la fortaleza
de los principios éticos y de losvalores. En violencia, en lo que es
la no violencia, en lo que es ladignidad de las personas, en lo que
es la protección de los derechoshumanos, el pluralismo,
la diversidad, el reconocimiento, elrespeto, la empatía, la educación
en tolerancia. Estamos de acuerdo y estaes la mirada crítica, la mirada ética
que debemos compartir para avanzaren ese reto colectivo de la convivencia.
Eta hirugarren ideia: gazteen paperagazteok lideratu behar duzue.
Gazteak, etorkizuna, bizikidetza.Gazteen papera gazteok lideratu
behar duzue. Ezin dugu lideratubeste batzuk. Memoria eta oinarriak
sustatu ahal ditugu, baina badakiguhau epe ertain eta luzeko erronka
bat dela. Gure belaunaldiak lehenesan bezala, gertu-gertutik bizi
izan du, sufritu egin duindarkeriaren errealitatea eta gaur
Euskadin gehiengo zabalena ez duatzera bueltarik nahi.
Hori garrantzitsua da, baina ez danahikoa. Zuen esku dago etorkizuneko
ibilbidea jorratzea.Ausartak eta aitzindariak izatea
eskatzen dizuet. Bakearen,bizikidetzaren eta giza eskubideen
militanteak izan zaitezteneskatzen dizuet.
En este camino contamoscon una hoja de ruta.
El Plan Udaberri 2024, tambiénpropuesto y auspiciado por el
Gobierno Vasco, por el Departamentode Igualdad, Justicia y Políticas
Sociales del Gobierno Vasco. Elobjetivo es más y mejor convivencia
sustentada en la protección y en lagarantía efectiva de los derechos
humanos, de todos los derechos paratodas las personas. En una sociedad
vasca que asume y que practica ladiversidad como un valor.
Os corresponde a las y a losjóvenes participar con vuestras
ideas y con vuestravisión crítica en la reflexión y en
el debate sobre el modelo deconvivencia. Estos próximos meses
vamos a poner en marcha un procesode escucha. Juventud, convivencia
futuro, dice el panel. No es sóloun eslogan en un panel, es la clave
de nuestro modelo de convivencia enel que vosotros y vosotras debéis
ser protagonistas. Comparto por lotanto esta esperanza, itxaropena,
pero también tengo una firmeconvicción y es la de la confianza
en esta nueva generación para unmejor futuro para Euskadi. Eskerrik asko.
Todavía no hay comentarios
  • ¿Algo que decir?… comenta este vídeo
Cargos asistentes al acto