Peticiones ciudadanas Empleo y Políticas Sociales

Reparto del empleo: trabajar menos para trabajar todas

22 de febrero de 2013
77 %a favor
30 votos (23/7)
Lo sentimos, pero ya no puedes participar.

Mientras nuestros Gobiernos creen ver en sus bolas de cristal una mágica salida de la crisis dentro de uno, dos, tres, cuatro años, la dura realidad es que España crece en desempleo por encima del 25% y solo propone la falsa salida de minijobs basura para esa generación joven que está perdida para el empleo. En el caso de Euskadi, vale la misma argumentación, aplicando una pequeña rebaja a la gravedad del asunto.

Las medidas en marcha no abordan el tema del desempleo, sino como subproducto deseado de la ingeniería financiera. De hecho, las medidas en marcha empeoran, y mucho, la situación del empleo a corto plazo. La situación es tan desesperada que no da tiempo de sentarse a ver si la bola de cristal acierta. Hay que mejorar el empleo hoy. Ahora.

En algunas empresas, los trabajadores han propuesto la medida obvia: en lugar de echar a n personas a la calle, prefieren repartir entre todas el empleo y el salario. ¿El resultado? Menos paro, en ese ámbito concreto.

En cada vez más familias, el reparto se produce por la vía del desempleo: los que no trabajan son mantenidos por los que siguen ingresando su salario. Solución mucho peor, que crea relaciones de dependencia indeseables. Sería preferible que mi familiar hiciera una parte de mi trabajo.

Si consideramos a nuestro barrio, nuestra ciudad, nuestra tierra, nuestro país como una gran familia, o como una organización, llegaremos a la conclusión de que la mejor medida para acabar con el desempleo es repartir el empleo existente. Una ecuación sencilla: por cada 4 trabajadores que se redujeran la jornada un 20%, se podría contratar a otra persona. Aplicado de manera total, el paro quedaría por debajo del 10%.

Es cierto que no se puede aplicar la ecuación así, sin más. De hecho, la reducción de horas debería ser mayor y la reducción de salarios no siempre sería posible. Estos son los límites:

- los ingresos familiares no pueden bajar de un mínimo para soportar el gasto corriente
- las jornadas que ya están reducidas, no hay que volverlas a reducir
- hay que seguir cotizando el 100% a jubilación a partir de cierta edad
- hay que hacer algo radical con las hipotecas, que impiden toda flexibilidad a muchas familias

A cambio, el inmenso gasto público dedicado al desempleo podría ser reutilizado para favorecer esta vía de empleo.

Después de pensar en global, volvamos a pensar en lo cercano. Si en el equipo de trabajo nos redujéramos la jormada en un tercio, por cada dos voluntarios podríamos incorporar a una nueva persona. Por ejemplo, si lo hicieran la mitad de los 100.000 funcionarios vascos, se podrían sacar del paro a 25.000 personas, un porcentaje significativo del paro en Euskadi.

Propuesta completa aquí: http://eadminblog.net/2013/02/22/contra-paro-reparto-trabajo-reparto-salario/

Argumentos a favor
  • Me parece importante el argumento del relevo generacional. Es inadmisible que más de la mitad de los jóvenes no tengan acceso al empleo, cuando están en la mejor edad para aportar su trabajo en la creación de valor para las empresas y para la comunidad.
    22 de febrero de 2013
  • El reparto del empleo es una medida clave para avanzar hacia un estilo de vida más satisfactorio para las personas, al poder disponer de más tiempo para actividades culturales, deportivas, sociales y, en definitiva, para una mejor calidad de vida.
    22 de febrero de 2013
  • La productividad horaria, como mínimo, se mantendría, ya que al repartir el trabajo, trabajarían más personas, pero se mantendría constante el número de horas de trabajo.
    23 de febrero de 2013
  • El reparto del empleo sería una medida encaminada a un estilo de vida más acorde con el bienestar de las personas (ocio, cultura, salud, conciliación, etc.), en lugar de con el crecimiento del PIB.
    23 de febrero de 2013
  • El reparto del empleo favorece la sostenibilidad económica, social y medioambiental.
    23 de febrero de 2013
  • El día que los seres humanos aceptemos que el sentido de la vida es ser más humanos, y no tener más, quizá nos demos cuenta que la redistribución equitativa, tanto del trabajo como del producto, es la fórmula para salir de nuestras pernurias
    2 de mayo de 2013
Lo sentimos, pero ya no puedes participar.
Argumentos en contra
  • La propuesta es bien intencionada pero por desgracia no sirve de nada. Más personas para hacer el mismo trabajo significa un descenso en la productividad, y este es precisamente el principal problema de la economía española.
    23 de febrero de 2013
  • Entiendo la intención pero creo que es igual que los 35 h en Francia. Suena bien pero no funciona.
    23 de febrero de 2013
  • El concepto de productividad que aquí se maneja no es correcto. 6 personas haciendo el mismo trabajo que antes 5 no significa la misma productividad sino una menor.
    23 de febrero de 2013
  • Ninguna nación desarrollada ha aplicado medidas como esta jamás. La lucha contra el paro no se ha de dirigir al reparto de oportunidades sino a la creación de otras nuevas, innovando y dinamizando la economía.
    23 de febrero de 2013
  • Más: afecta negativamente al consumo y con ello a la economía. El sexto empleado cobra un salario más a costa de un dinero que los otros cinco gastaban antes en bienes no perecederos, ocio, cultura, etc.
    25 de febrero de 2013
  • Aparte de lo dicho, otro inconveniente se deriva de bajar el nivel de salarios. Esto puede mandar una señal muy nociva al resto de la economía, deteriorando todavía más la situación del empleo y los sueldos de los trabajadores.
    24 de febrero de 2013
  • Más: el reparto del empleo da lugar a un espíritu derrotista en el sentido de que la administración se reconoce incapaz de hacer frente al problema del paro con medidas dinamizadoras de la economía.
    24 de febrero de 2013
  • La medida es en gran parte populista y cosmética. Lo que se consigue con ella no es repartir el empleo, sino disfrazar el paro dentro del empleo existente.
    25 de febrero de 2013
  • No es una medida adecuada para desincentivar las vocaciones funcionariales. Lo que necesitamos son emprendedores y nuevos empresarios, no expandir el personal de la administración pública.
    25 de febrero de 2013
Lo sentimos, pero ya no puedes participar.
55 comentarios
  • 28 de febrero de 2013

    Gaizka, si no recuerdo mal fuiste tú el primero que azuzó la polémica al hacer mención de un artículo publicado por mí en Izaronews, censurando el tono en el que estaba escrito y haciendo otras observaciones sobre el mismo que en sentido estricto no venían a cuento en el debate sobre el reparto. Ahora pides al moderador que me quite seis puntos en el carnet de conducir solo porque no te gusta lo que digo. Pues bien, no sé si lo hará. Lo único que puedo decir es que estuve una temporada escribiendo en el blog del Lehendakari anterior, Patxi López. Allí dije todo lo que quise y jamás se me censuró un solo mensaje. Me cuesta imaginar que el moderador de Irekia esté dispuesto a quedar por debajo del community manager de Patxi López en cuanto a tolerancia se refiere. Yo, por mi parte, le ruego que no haga caso a las peticiones del comentarista anterior y me permita expresarme a mi modo, pues es en la libertad, y no en las ensaladas de números blindadas con patéticos llamamientos a la corrección política, donde florece la semilla de los debates constructivos. Mientras yo no falte al respeto al resto de los participantes, ni haga observaciones groseras, inmorales o contrarias a la ética, la moral y el buen gusto, no hay razón -vamos, creo yo- para cortarme el acceso a este foro, como no lo hay para cortártelo a tí por la falta de coherencia, realismo y sentido comun de tus argumentos.
    Volviendo al tema me doy cuenta de que omites una de las consecuencias de la disparidad en las rentas que antes comentábamos. Hay una parte de los trabajadores que por la escasa cuantía de sus emolumentos profesionales no admiten reducciones de ningún tipo. Por lo cual, con las cifras que propones ya no es posible el pleno empleo. Por otro lado, en el supuesto de que tus cálculos sobre la Seguridad Social fueran buenos, se hace un poco raro ver que el empleo aumenta sin que lo hagan los ingresos de la S.S. Eso sugiere que no nos encontramos ante una solución efectiva para el problema del paro, sino un mero parche. No has creado empleo: lo único que has hecho ha sido esconder el paro con artificios burocráticos y organizativos. Exiges a la clase política que solucione los problemas de la sociedad, pero al mismo tiempo tú reconoces la imposibilidad de hacer eso proponiendo algo que no es una solución, sino simplemente una tramoya. No quieres ver que el verdadero problema es cómo crear nuevos puestos de trabajo, y no cómo hacer para disimular el paro.
    Has hecho un buen trabajo de cifras pero desengáñate, nadie lo va a aprovechar. Y ello no solo porque las cifras están calculadas a tu aire sin ninguna vinculación con el mundo real, sino porque la propuesta en sí carece de fundamento. Está mal pensada, carece de una base lógica sólida. Por no repetirme en lo que he dicho antes, termino diciendo que no tengo nada contra el Sr. Alorza. Es más, le conozco desde hace años -al contrario que tú, por lo que me cuentas-. Simplemente no es de recibo que sobre una idea tan poco consistente se quiera elaborar una propuesta que afecta a la naturaleza de la organización social y el sistema económico de Euskadi. Ya sé que jamás la llevará nadie a la práctica, porque se trata de algo tan absurdo y mal discurrido que ningún tecnócrata del Gobierno Vasco perdería ni un solo minuto de su tiempo considerándolo. Pero bueno, ¿a qué estamos aquí, si no es a debatir y a intercambiar ideas dentro de un clima conciliador, tolerante y constructivo? Bien que me gustaría intercambiar pareceres con el Sr. Alorza, pero desde hace algunos días está missing. Parece que tiene algo que hacer con algunos asuntos de OpGov en Twitter y no le queda tiempo para tomar parte en el debate. ¿Qué le vamos a hacer?
    Concluyendo, he aquí un resumen de mis posiciones en este hilo:
    1. Rechazo total de la propuesta de reparto del empleo y de los argumentos del Sr. Herrero Larrea.
    2. Petición al moderador del foro de que no atienda el ruego del Sr. Herrero Larrea de proceder a una amonestación del comentarista que suscribe.
    3. Adherencia a las posiciones relacionadas con la relación entre flexibilidad y productividad.
    4. Exhorto a los lectores y participantes del foro para que reconsideren los argumentos expuestos por Alorza y Gaizka Herrero Larrea y me secunden en el rechazo de la propuesta de reparto del empleo.
    5. Establecimiento de una reserva en favor de un uso del reparto del empleo en determinadas circunstancias y siempre condicionado al consentimiento y la participación voluntaria de las personas afectadas.
    6. Eso es todo, si me olvido de algo ya volveré.

  • 28 de febrero de 2013

    Estoy muy a favor de la propuesta de Alberto y muuy en contra de todo lo que diga Igandekoa, a quien la bruja de Amboto ha debido hechizar para que de repente le encante irekia hasta convertirse en su principal usuario. Estoy deseando ver a Merodio y sus fundamentales opiniones.

  • 28 de febrero de 2013

    Patxi, reitero mi petición de que te abstengas de hacer valoraciones personales gratuitas de quienes estamos intentando aportar algo al debate. Ni soy funcionario, ni conozco quien es el señor Alorza, ni se que tipo de problema has podido tener con el. Si tenéis alguna cuenta pendiente te sugiero que le pidas cita y lo arregléis, pero por favor deja de contaminar el foro.
    Reitero que solo soy un ciudadano asqueado por la incompetencia de la clase política en general, y en particular con la del Gobierno saliente al que me acusas de estar vinculado. Aquí estamos intentando aportar ideas que permitan al nuevo equipo de Gobierno (que se acaba de sentar en la silla) hacer las cosas mejor de lo que se ha venido haciendo hasta el momento.
    Estas guerras internas y estos intentos de desprestigio son los que provocan el creciente rechazo hacia la clase política. La ciudadanía lo que está exigiendo es que trabajéis conjuntamente para aportar soluciones.
    .
    Solicito al moderador del foro que inste al señor Igandekoa a que mantenga las formas y a que demuestre un mínimo de educación y respeto hacia los demás.
    .
    Centrándonos en lo que nos tenemos que centrar, los números están elaborados con la información estadística publicada en prensa por medios oficiales, por lo que entiendo que no deben ser erróneos.
    El cálculo que se ha detallado se ha elaborado para ayudar a entender los conceptos básicos de la idea propuesta. Quien quiera una memoria económica detallada y exacta deberá esperar a que los técnicos y expertos la elaboren.
    .
    Reitero, se trata de una reducción media y no lineal, por lo que habría que consensuar entre los agentes sociales como se reparte. Soy consciente de que a quien gana 1.000 euros al mes no se le puede pedir que renuncie a parte de su sueldo
    .
    Con respecto a la recaudación de la SS:
    - La SS retiene el 4,7% del salario bruto de todos los trabajadores (de 12 de las 14 pagas)
    - El salario bruto de los 874.291 trabajadores en activo con empleo asciende a 23.250 millones de Euros.
    - La retención de la SS global por tanto asciende a 936,6 millones de euros (23.250 / 14 * 12 * 4,7 / 100)
    - La aplicación de la propuesta implica que la misma masa salarial se reparte ahora entre 1.049.572 trabajadores
    - Como el salario bruto global no ha variado tampoco variará la retención de la SS por lo que sigue ascendiendo a 936,6 millones de euros
    - De la misma manera tampoco varía la retención por desempleo a cuenta del trabajador y de la empresa
    - Me puedo equivocar en los cálculos, pero espero que nadie dude de mi buena fe al elaborarlos ante las insinuaciones de omisiones interesadas
    .
    Reitero también que la propuesta no está limitada al Sector Público, sino a la totalidad de los trabajadores. En ningún momento he hablado de funcionarios y mucho menos he puesto en duda su ética laboral como se ha afirmado interesadamente

  • 28 de febrero de 2013

    Mira Gaizka: una cosa son las opiniones. Podemos estar a favor de una propuesta de reparto del trabajo, podemos estar en contra, y podemos asumirla de modo condicionado para determinadas situaciones. Lo que no podemos, y no estoy dispuesto a tolerar, es que se juegue al trile con los números. Antes lo insinué amablemente, pero a lo que se ve no captaste la indirecta.
    Para empezar, es mucho pedir eso de que Google no te engañe. De todos modos, y aunque asi fuera, ya te encargas tú mismo de engañarte. ¿Te das cuenta de que no puedes utilizar un promedio -en este caso el salario bruto- para extraer conclusiones válidas para el conjunto de la economía? Una vez más pido a los lectores que comprueben si su salario anual ronda estas cantidades, y si en sus casos saldrían las cuentas de la lechera que nuestro compañero Gaizka se ha tomado la molestia de componernos. Si el ex-Lehendakari López ha elaborado del mismo modo la información presentada ante el Tribunal Vasco de Cuentas, entonces vamos apañados.
    Naturalmente no todo el mundo cobra 26.000 euros al año. ¿Qué hay de los que tienen salarios inferiores a esa marca? ¿Y de los que rozan el nivel de subsistencia, que no deben ser pocos? Lógicamente habría que quitarlos del sistema de reparto, con lo cual el supuesto de alcanzar el pleno empleo que nos plantea Gaizka ya no es factible. Y el resto de las cifras que solícitamente nos ha calculado, probablemente tampoco.
    Que esto no es más que un trile de números se nota además por la omisión de datos que pueden afectar negativamente a la cuenta. Sin ir más lejos la cifra correspondiente a la Seguridad Social: ¿cómo es posible que antes de alcanzar el "pleno empleo" sea de 937 millones y después de alcanzar el "pleno empleo" siga siendo de 937 millones. Son 175.000 nuevos puestos de trabajo los que ha creado Gaizka en los tres cuartos de hora que le ha llevado escribir su pitagórico alegato. Algo más debía recaudar la SS, ¿no? De todos modos viene bien equivocarse en este pequeño dato, porque eso disimula una de las consecuencias negativas de esta propuesta, el descenso de la productividad como resultado de un incremento en los costes fijos de la economía originados por un número mayor de afiliaciones a la Seguridad Social.
    Finalmente un detalle que nos debe llamar la atención: esa referencia a las 14 pagas, por lo demás bastante reveladora del perfil sociológico de quien escribe estos manifiestos numéricos con ánimo de confundir a la audiencia y sepultar al contrario bajo un alud de cifras que solo son consistentes consigo mismas. Naturalmente hay muchas empresas privadas que pagan 14 mensualidades -o más propiamente dicho el contenido de las once mensualidades trabajadas al año dividido por 14- pero a nadie que no fuese funcionario se le ocurriría mencionarlo de manera espontanea. Todo esto confirma mi impresión de que la propuesta Alorza, en el fondo, no es más que una fantasía burocrática que está siendo utilizada con el propósito de abrir en Irekia un cauce para la propaganda de un grupo de internautas vinculado a la anitigua administración del Lehendakari López.
    Por el amor de Dios, sean sinceros y díganme si alguna vez han conocido a un funcionario (sobre todo vasco) interesado en que le reduzcan el sueldo para poder irse a casa una hora antes. La mayor parte de los servidores públicos que conozco tienen una ética laboral muy por encima de ese nivel que aquí gratuitamente se les presupone. Además, como he sugerido en alguna ocasión, la propuesta Alorza está viciada por un grave defecto de planteamiento que la hace inviable no ya en la práctica, sino en su mismo desarrollo como constructo intelectual abstracto.

  • 28 de febrero de 2013

    Da la sensación que esto más que un foro es un partido de tenis. A ver si se anima alguien más
    Al tema: Con respecto a los ejemplos de salarios eran simplemente eso, ejemplos. Intento ser más riguroso y aproximarme más a la realidad.
    .
    Si google no me engaña el salario bruto medio en Euskadi (de los que trabajan) es de 26.593 euros. Esto implica lo siguiente:
    - 14 pagas de 1.900 euros brutos
    - Retención de 266 euros de IRPF (Aplica un 14% considerando una media de un hijo)
    - Retención de 89 euros de SS (4,7%)
    - Retención de 29 euros desempleo a cuenta del trabajador (1,55%)
    - 12 pagas de 1.515 euros netos
    - 2 pagas extras de 1.634 euros netos
    .
    En Euskadi hay 874.291 personas en activo de lo cual deduzco la recaudación total:
    - IRPF: 3.255 Millones de euros
    - SS: 937 Millones de euros
    - Desempleo a cuenta del trabajador: 309 Millones de euros
    - Desempleo a cuenta de la empresa: 1.279 Millones de euros
    - TOTAL RECAUDACION ACTUAL: 5.779 Millones de euros
    .
    Actualmente hay 175.281 desempleados en Euskadi de un total de 1.049.572 de personas en activo (un 16,7%). Aplicamos exactamente esa reducción de horas laborales y salario. Esto implica lo siguiente:
    - Salario bruto: 22.152 euros
    - 14 pagas de 1.582 euros brutos
    - Retención de 174 euros de IRPF (Aplica un 11% considerando una media de un hijo)
    - Retención de 74 euros de SS (4,7%)
    - Retención de 25 euros desempleo a cuenta del trabajador (1,55%)
    - 12 pagas de 1.309 euros netos
    - 2 pagas extras de 1.408 euros netos
    - El salario medio en realidad se ha reducido un 13,5% trabajando un 16,7% de horas menos
    .
    Como ahora tenemos 1.049.572 de personas en activo recalculo la recaudación:
    - IRPF: 2.558 Millones de euros
    - SS: 937 Millones de euros
    - Desempleo a cuenta del trabajador: 309 Millones de euros
    - Desempleo a cuenta de la empresa: 1.279 Millones de euros
    - TOTAL RECAUDACION ACTUAL: 5.082 Millones de euros
    .
    Cruzando los balances:
    - Se han recaudado 697 Millones de euros menos de IRPF
    - Se han recaudado 1.588 Millones de euros para el desempleo que no se van a utilizar
    - Por tanto, tenemos un superávit de 890 Millones de euros
    .
    Saco las siguientes conclusiones:
    - Tenemos pleno empleo
    - Los trabajadores renunciando a un 13,5% de su sueldo trabaja un 16,7% menos de horas
    - Tenemos un superávit de 890 Millones de euros que podemos invertir en I+D+i, en crear nuevas empresas, en pagar deuda o en bajar impuestos
    .
    Si optamos por repercutir los 890 Millones de euros sobre los mismos trabajadores toca a 71 euros adicionales por paga. Con lo cual obtenemos lo siguiente:
    - 12 pagas de 1.380 euros netos
    - 2 pagas extras de 1.479 euros netos
    - El salario medio en realidad se ha reducido un 8.9% trabajando un 16,7% de horas menos
    .
    Una vez obtenidos estos números vuelvo a reformular los supuestos
    • Hogar con todos los miembros en activo trabajando (75% del total). En hogares con dos miembros activos (que son los más habituales) y de manera provisional, los ingresos medios pasarían de 3.030 euros a 2.760 euros (un 8.9% menos).
    • Hogar con todos los miembros en activo en el paro (8% del total). Los ingresos medios (hogares con dos miembros activos) pasarían de 0 euros + ayudas sociales a 2.760 euros.
    • Hogar con alguno de los miembros en activo en paro (17% del total). Los ingresos medios (hogares con dos miembros activos) pasarían de 1.515 euros + ayudas sociales a 2.760 euros.

  • 27 de febrero de 2013

    Gaizka: ante todo quiero que sepas que reconozco el mérito que tiene el haber trabajado tanto con los números. Yo los dejo ahí para quien quiera utilizarlos para formarse su propia opinión del tema. Pero me vas a permitir que deje constancia de mi escepticismo al respecto, por las razones que enseguida voy a detallar. En primer lugar el haber tomado para tu supuesto unos salarios en la gama de lo que hoy podríamos considerar clase media vasca no alta pero más bien tirando para arriba no me parece del todo realista. Ya me gustaría saber cuántos de los que nos están leyendo tienen un sueldo de 2.000 euros, y su consorte otro de 1.600. Sospecho que la elección de estos rangos, además de no ser representativa de la realidad social del País Vasco en estos momentos, tampoco es casual. No es lo mismo que te bajen un sueldo de 3600 euros a 2.900 a que te bajen otro de 1.000 euros a 850. Lo primero es asumible. Lo segundo, más cercano en cambio a lo que vemos por ahí en nuestros círculos más inmediatos, produciría risa por no llorar.
    Tus suposiciones acerca del consumo tampoco tienen mucho fundamento. Además de basarse en un planteamiento subjetivo -al no sentir temor por la pérdida del puesto de trabajo la gente gastará con más alegría- cualquier cálculo econométrico los contradice sin piedad. El consumo no aumenta, ni siquiera se mantiene, sino que disminuye en todos los rubros que no tengan que ver con la compra de artículos de primera necesidad, con una baja componente tecnológica y de valor añadido. Añádase la caída general de la productividad derivada de una extensión del sistema al resto de la economía y resultará fácil de comprender que la mayor parte de esas empresas de bienes de consumo duraderos (iPhones, televisores, automóviles, etc.) terminarían por reducir su actividad hasta tal punto que ni siquiera serían capaces de atender la escasa demanda local a los precios reales que el cliente estaría dispuesto a pagar. El ejemplo de la República Democrática Alemana entre 1960 y 1990 es un claro ejemplo de lo que quiero decir.
    Finalmente comentas que quedaría un fondo de recursos de 1.200 millones como sobrante de las prestaciones del paro. Pero no has tenido en cuenta que al reducirse todos los niveles retributivos caerían también hacia abajo los tramos fiscales y con ello los ingresos de la administración: menos ingresos por retenciones y una mayor cantidad de dinero devuelta en las declaraciones negativas. Asi que no habría tal excedente de 1.200 millones, y por consiguiente nada que gastar en I+D o en pignoración de deuda. Al final nos quedamos como antes. En tus supuestos numéricos no has tenido en cuenta que la economía no es un mundo esculpido en piedra, sino que sus movimientos son isostáticos como los de la geología: se hunde una isla aquí y surge una montaña allá, etc.
    En cualquier caso, la propuesta del reparto de trabajo no tiene ninguna perspectiva de salir adelante no solo por carecer de una visión realista de la economía -expongo mi opinión, no polemizo contra tí- sino porque su planteamiento inicial se basa sobre un error de concepto bastante palmario, relacionado con la naturaleza y la misma formulación del problema en términos lógicos. Antes dije que, puesto que Alorza era el responsable de haber planteado la propuesta, no estaba dispuesto a hablar de ello a no ser que él mismo diga explícitamente que le interesa que tales cosas pasen a formar parte del debate. En caso de que no sea asi, me lo guardo y no digo nada.
    Un saludo,

  • 27 de febrero de 2013

    Para que no se me malinterprete, no estoy proponiendo imponer a ningún trabajador la reducción de la jornada laboral y del salario al 50%. Hablo de consensuar entre los agentes sociales una reducción planificada de las horas de trabajo y como consecuencia del salario a percibir. Se trata de una reducción media y no lineal (habría que consensuar también como se reparte). En el ejemplo propuesto hablaba de un 17% de media, que es precisamente la tasa de paro actual en Euskadi.
    Para entenderlo mejor planteo varios supuestos.
    • Hogar con todos los miembros en activo trabajando (75% del total). El consumo en estos hogares se ha retraído también por la actual coyuntura económica. El miedo a perder el trabajo ha provocado que todos seamos más conservadores y guardemos reservas por lo que pueda pasar. Supongamos un hogar en el que hay dos salarios: 2.000 + 1.600 = 3.600 euros en cada paga. Con el planteamiento propuesto, y de manera provisional, los ingresos pasarían a ser de 1.660 + 1.328 = 2.988 euros. La merma en los ingresos da menor capacidad de consumo, pero la garantía de que jamás se va a perder el puesto de trabajo facilita que esas “reservas por lo que pueda pasar” afloren y compensen en parte esa limitación. A pesar de la reducción, en la práctica totalidad de los casos sobran recursos una vez realizado el pago de la hipoteca y de los gastos básicos.
    • Hogar con todos los miembros en activo en el paro (8% del total). Sobra decir que en estos hogares la situación es crítica y que la capacidad de consumo es 0. Con el planteamiento propuesto podrían llegar al hogar dos salarios como por ejemplo: 1.600 euros (trabajo a jornada completa) + 600 euros (un trabajo a media jornada). Problema resuelto o cuando menos aliviado
    • Hogar con alguno de los miembros en activo en paro (17% del total). Los ingresos en estas familias apenas cubren los gastos básicos. Capacidad de consumo 0. Aplicando la propuesta podrían añadir un nuevo salario, por ejemplo: 1.000 euros (un trabajo al 66%). Problema resuelto
    .
    En este escenario de mayor estabilidad laboral la confianza del consumidor se recuperaría y como consecuencia se reactivaría la economía, pudiendo retornar progresivamente y de manera planificada a la situación inicial pero ahora con pleno empleo.
    .
    Se ha afirmado también en el foro que estas medidas ya se han aplicado anteriormente y no han funcionado. Nada más lejos de la realidad: los contratos relevos (que me parecen un fraude) y la no realización de horas extras no tiene nada que ver con esto que aquí se propone.
    .
    También debería ser objeto de debate que hacemos con los 1.200 millones de euros anuales que nos ahorraríamos en subsidios de desempleo y ayudas sociales. A bote pronto se me ocurren varias opciones:
    • Se reinvierten en I+D+i y generación de nuevas empresas
    • Se amortiza deuda
    • Se bajan impuestos. La retención aplicada a empresa y asalariado destinada al desempleo es del 8% del salario bruto. Eliminando esta retención completa a favor del trabajador, la reducción del salario podría ser únicamente del 8% mientras que la reducción de las horas de trabajo sigue siendo del 17%

  • 27 de febrero de 2013

    Gaizka, en primer lugar no creo que tengas derecho a acusar a los demás de estar faltando al respeto a la gente cuando tú mismo, a renglón seguido, me acusas de ser un frívolo gadgetista amante de los vuelos baratos. Esa actitud me parece tan poco coherente como la de Alorza cuando dice que no hay que dejarse atrapar por el símil de los cro-magnones (después de que él mismo se haya servido de él con lagrueza para exponer sus puntos de vista) y a vuelta de línea pregunta cómo nos parece que hay que inventar la agricultura. Que conste que no tengo un iPhone 5, y que tampoco he estado jamás en Praga. No por falta de ganas, dicho sea de paso.
    Vale con lo de tu preocupación por las 150.000 familias en paro. Todos la compartimos. Pero lo que dices a continuación da que pensar y pudiérase decir que hasta resulta revelador de cierto descontento personal con una situación política actual que por los motivos que sea no te gusta. Paciencia, porque esa "alternativa" para desalojar a políticos de las instituciones, sean del color que sean, se dará... dentro de cuatro años, como es lo normal en democracia.
    Finalmente, y a riesgo de que el moderador de este debate encuentre inadecuado emplear tanto tiempo en lo que corre peligro de convertirse en un debate sobre cuestiones personales que no tienen que ver con el tema propuesto, diré que tu exhorto a no hacer de esto un programa de reality show me parece un poco hipócrita. Alorza comenzó este hilo con una propuesta poco realista -un reparto de trabajo como fórmula para combatir el paro- que incluía una intención oculta: un conato disimulado para devolver el protagonismo intelectual en Irekia a aquellos que hace pocas semanas han perdido el control de este sitio debido al traspaso de poderes. Esto es más que evidente, de lo contrario no tendría sentido el que se escriba tanto por un asunto que en el fondo no lo merece.
    Aquí había efectivamente una agenda oculta que se intentaba disimular bajo una cobertura de filantropía vasquista y buenas intenciones funcionariales. Por eso me parece un poco desvergonzado que ahora se venga ahora pidiendo un respeto que por mi parte está empleado con creces. En ningún momento he atacado a las personas. Tan solo me he limitado a rebatir ideas. Si todavía podéis salvarlas de algún modo estaré encantado de leer vuestros argumentos, pero por favor, no intentéis hacerme quedar como una especie de troll. No es justo.
    Reitero mis disculpas, al moderador y al público en general, por haber expuesto unas consideraciones que no tienen que ver con el tema de la propuesta. Confío en que se la última vez que me veo obligado a hacerlo.

  • 27 de febrero de 2013

    Patxi, veo que insistes en ponerme una “etiqueta”, y en intentar desprestigiar mis argumentos relacionándome con un partido político por el que no siento ninguna simpatía. Intentas hacer conjeturas y no pegas una.
    Simplemente soy un ciudadano preocupado por el presente de más de 150.000 familias en Euskadi y del futuro de la sociedad en su conjunto. Una persona que está deseando que aparezca una alternativa para desalojar de las instituciones a los políticos que no son capaces de solucionar los problemas de la ciudadanía. Un ciudadano que piensa que la prioridad en estos momentos es solucionar la situación dramática de estas familias, y no que unos pocos podáis iros con vuestro iPhone de última generación a Praga.
    Te pido por favor que evites hacer valoraciones personales de gente que ni conoces ni respetas, y que dejes de desviar el debate. Esto no es ni Tómbola, ni Salsa Rosa…
    Muchas gracias por anticipado por atender a mis peticiones

  • 27 de febrero de 2013

    Gaizka: aquí nadie se mira al ombligo, pero a algunos sí que os pueden salir telarañas si continuáis enrocados en unas suposiciones tan inamovibles y ajenas a la realidad como las que sustentan la propuesta del reparto de empleo. En primer lugar déjame decirte que los supuestos numéricos que haces son del todo incorrectos. En economía no se puede aplicar el mismo esquema de cálculo que en la resolución de problemas de aritmética simple. Pensar que una reducción del 17% por ciento en el salario medio trae consigo un aumento del 17% en el nivel de empleo -y por lo tanto la emiminación casi total del paro que tenemos ahora- es algo que si lo cuentas en primero de Empresariales, no es que te suspendan: automáticamente quedas expulsado de Sarriko. Lo mismo se puede decir de tu suposición de que al distribuir los salarios entre más trabajadores aumenta el consumo, cuando sucede justamente lo contrario.
    Ejemplo al canto: imagina que tengo un salario completo y una jornada laboral completa. Reduzco ambos al 50% para permitir un puesto adicional. Con los dos salarios combinados, mi compañero y yo no consumimos lo mismo que antes. Al tener un sueldo reducido a la mitad, este se concentra, en mi caso, en la adquisición de suministros básicos -comida, ropa barata, fuel de calefacción-. Ahora me veo obligado a hacer economías y ya no me compro el nuevo ordenador, ni el iPhone 5, ni la última novela de moda. Tampoco voy a un restaurante el fin de semana, ni a los bares de Diputación el jueves por la tarde. Cancelo mi viaje de Semana Santa a Praga, y no me meto en la letra del coche nuevo, y me doy de baja en varias fundaciones culturales porque ya no puedo pagar los 100 euros anuales de cuota. Sencillamente, el dinero no me llega.
    Como es lógico pensar, mi nuevo compañero de trabajo tendrá un patrón de gasto similar. ¿Y qué sucederá? Que los puestos de trabajo en las empresas que fabrican y distribuyen todas esas mercaderías quizá superfluas pero agradables ya no podrán mantenerse, con el resultado de que la economía se contrae más aun y crece el paro. Hemos hecho alegremente la suposición de que la misma masa de dinero produce el mismo consumo independientemente de cómo esté distribuida. Y esto no solamente es erroneo, sino que pone de manifiesto un desconocimiento palmario de cuestiones elementales de marketing y de la forma en que funciona la economía. Las únicas empresas que harían su agosto en este panorama serían Eroski y Lidl.
    En resumidas cuentas, que la propuesta Alorza-Gaizka, lejos de constituir una panacea para la recuperación keynesiana de la economía, es como aquel remedio a base de silicona que una vez quisieron emplear para detener la inclinación de la torre de Pisa: la inclinaron todavía más y a poco la tiran abajo.
    Además déjame decirte una cosa. Esa propuesta puede parecer novedosa, pero no solamente ya se hizo en tiempos de una crisis anterior, como antes decía Imanol Zuluaga. Es más. Realmente llegó a aplicarse en la práctica. Y de modo general, en todo un país y durante cuarenta años: la República Democrática Alemana. Bajo el régimen comunista jamás hubo paro, las jornadas eran de cinco horas y todo el mundo cobraba un salario en teoría digno. Al final terminaron fabricando automóviles de cartón y teniendo que esperar doce años para que te dieran uno de ellos.
    Creo, Gaizka, que deberías extraer las conclusiones no solo de tu planteamiento, sino de tu insistencia en sostenerlo, y explicar claramente hacia dónde nos queréis llevar Alorza y tú: ¿a una economía planificada, al capitalismo de estado, al socialismo, con planes quinquenales y porteros en las granjas? Todas las características de tu discurso apuntan en esta dirección. Dílo claramente, dí que eres socialista y que te gustaría que todos los demás lo fuéramos también. No pasa nada por que cada cual exprese su opinión.
    Vamos a dejar de lado el resto de tu argumentación acerca de la ineficacia de los mercados por no volver a aquello de que no podemos meter en el mismo saco a los bancos, la gran empresa y los carritos de salchichas. Esto es algo que resulta evidente por sí mismo. Simplemente termino diciéndote que la propuesta de repartir el trabajo no solo no tiene ninguna posibilidad de prosperar en el mundo real, sino que en origen está mal planteada, incluso a niveles de lógica conceptual. Posee un grave defecto interno de formulación que la invalida por completo incluso antes de desarrollarla en el debate. Se trata de una mácula conceptual tan evidente que cuesta entender que a estas alturas nadie haya sido capaz de advertirla. No voy a decir cuál es porque me alargaría. Tampoco quiero hacerlo. En todo caso se lo comentaría al propio Alorza si alguna vez tenemos ocasión de coincidir, porque es él quien ha metido la pata y el primero que tendría derecho a saberlo. En fin, es otra historia.
    Por hoy basta. Un saludo a todos.

  • 27 de febrero de 2013

    Está medida creo que puede ser valida en algún sector o alguna profesión o alguna empresa. Pero sigo pensando que estás medidas, pueden ser solo coyunturales y si se abusa de ella, es perjudicial para el empleo. Creo que estas medidas tienen que ir unidas solo a sindicatos y empresarios. Son ellos los que tienen que hablar, el gobierno vasco solo puede ayudar a facilitar este dialogo, pero nunca obligar o insistir que este es el camino.
    Así que creo que por definición esta medida no soluciona a la larga casi nada a la mayoría de las empresas y parados, sino que incide en uno de los grandes problemas de la competitividad de nuestra economía que es el mercantilismo. Si habría que obligar por decreto, sería que todo el mundo pasase por autónomo un par de años de su vida laboral...Perdón por la ironía de esta ultima frase, pero se cambiarían algunas mentalidades...Me parecería una medida tan extrema, como obligar a ser autónomo a todo el que esté parado más de una año (esto no creo que lo lea nadie del PP)...Al fin y al cabo un autónomo trabaja cuando tiene trabajo...bueno y cuando no tiene, trabaja para tenerlo...Conozco a muchos parados que hacen trabajos, pero en B. El problema es que si se dan de alta en autónomos pierden el paro. Una medida para arreglar esta disfunción, ayudaría mucho más al empleo que repartir el empleo o incluso perseguir esos trabajos. Nadie quiere contratar a una persona, que a estado parada un año. . Pero eso es otra historia...Igual hasta me animo y abro una propuesta de este tipo, en irekia...
    No sé, si se pueden poner enlaces. Creo que estos dos enlaces hablan mejor de lo que quiero decir. Creo que vienen mejores tiempos para el empleo, pero cuanto más nos aferremos a ese cambio, peor lo pasaremos...
    http://bit.ly/13VrpSZ
    http://bit.ly/13VrxSk

  • 27 de febrero de 2013

    Voy a intentar profundizar en la propuesta a ver si consigo que os guste un poco más. Como resumen inicial: el gran objetivo es garantizar el pleno empleo incluso en épocas de crisis como la que vivimos actualmente.
    Lanzo dos preguntas ¿Si de repente todos los trabajadores perdiésemos el miedo a quedarnos sin trabajo que implicaciones se producirían sobre la economía? ¿Si nos garantizan que nunca nos vamos a quedar sin trabajo estaríamos los trabajadores dispuestos sacrificar un porcentaje variable de nuestra jornada laboral y por consiguiente de nuestro sueldo?
    En Euskadi en la actualidad hay 175.281 personas en paro que supone un 17% del total de las personas en activo. Imaginemos por un momento que conseguimos ponemos todos de acuerdo y accedemos desde hoy mismo a una reducción media del 17% de trabajo y por tanto del salario, reducción que puede ser bien del número de horas de cada jornada laboral o bien del número de jornadas laborales de cada ejercicio. ¿Qué consecuencias tendría esto a corto y medio plazo?:
    - Pleno empleo, con lo que las situaciones sociales más traumáticas quedarían solucionadas de inmediato
    - El tener un puesto de trabajo garantizado incentivaría el consumo y reactivaría la economía.
    - Al aumentar la producción se requieren más mano de obra con lo que progresivamente se podría volver a la situación inicial
    - Nos ahorraríamos más de 1.200 millones de euros al año en prestaciones de desempleo y ayudas sociales. Esta cifra es precisamente la que va a tener que recortar este año el Gobierno de Urkullu de los presupuestos.
    .
    Mi propuesta viene acompañada de otras medidas complementarias como la de incentivar la petición de excedencias y las reducciones de jornada voluntarias. Actualmente son muchas las personas que por miedo a perder su puesto de trabajo no las solicitan. Hay personas con poder adquisitivo que no necesitan ni quieren trabajar a jornada completa o que quieren trabajar en periodos concretos del año (en invierno, en el periodo escolar, en verano, …). Hay que poner facilidades para que en aquellos sectores en los que sea posible se pueda normalizar esta flexibilidad sin poner en riesgo el puesto de trabajo de quien lo solicita.
    De esta manera estamos proporcionando facilidades a quien por circunstancias de la vida necesita más tiempo para su vida personal, o a quien simplemente no necesita trabajar a tiempo completo durante todo el año. Hay que dar garantías a estas personas para que puedan revertir la situación cuando lo estimen oportuno. Con estas medidas previas estaríamos fomentando la cesión temporal de puestos de trabajo.
    En un escenario de pleno empleo serían muchas las familias que optarían por mantener un sueldo principal al 100% y un segundo salario a tiempo parcial para conciliar la vida familiar, opción que a su vez garantizaría la sostenibilidad del modelo propuesto.
    .
    Decir también que esta reforma de por si no me parece suficiente. Insisto en que necesitamos acometer de manera urgente y profunda otras reformas importantes: el modelo empresarial, el sistema productivo, el modelo financiero, el modelo fiscal, el modelo laboral, el modelo de consumo, el modelo energético, el funcionamiento de las administraciones, etc. (Esto en otro foro para no liarnos).
    Reitero también que esta propuesta no implica renunciar a la innovación, a la estimulación de la investigación, a la evolución tecnológica, a la creación de nuevas empresas, al aumento de la productividad, ni a ninguno de los argumentos que se han puesto sobre la mesa.
    Y por último y contestando a Patxi, confirmar que estoy hablando de intervencionismo de los gobiernos competentes. A ellos les corresponde marcar el rumbo a seguir. El libre mercado es el que nos ha llevado a esta situación en la que nos encontramos. Para darte cuenta de esto que digo solamente tienes que dejar de mirarte el ombligo y echar un vistazo a tu alrededor.

  • @igandekoa
    26 de febrero de 2013

    Comentario de Twitter:
    La disputa en Irekia alcanza homéricas proporciones: http://t.co/ExEBboNTbn

  • 26 de febrero de 2013

    A lo largo de los comentarios anteriores hemos visto cómo cambiaba la letra de esta polémica originada por la propuesta de repartir el trabajo, con Alorza y Gaizka como principales defensores de la misma. Sin embargo la melodía sigue siendo la misma que al principio. Nos encontramos en el interior de una fantasía funcionarial en la que se da por hecho que la administración tiene el cometido de solucionar el problema del paro, y por extensión se atribuye a la clase política la misión de dirigir la economía y la sociedad. Yo no sé por qué esta noción está tan arraigada en la gente de este país, incluso entre las generaciones jóvenes. El socialismo no solo es algo anticuado, sino que además ha mostrado su ineficacia en épocas recientes de nuestra historia. De su versión descafeinada, la socialdemocracia, cabe decir lo mismo. No son estos planteamientos los que necesita el mundo actual. Nuestra economía y nuestra sociedad han de dar un giro hacia el emprendizaje, la libertad de empresa y la innovación. Y ese es un proceso que no pueden liderar en exclusiva la administración ni la clase política. Antes bien estos estamentos deberán cumplir un papel determinado al igual que el resto de los agentes sociales y económicos, y habrán de hacerlo con eficacia y profesionalidad.
    El mismo Imanol Zuluaga lo ha dejado claro con su intervención en este hilo como representante de un organismo de gobierno, poniendo de manifiesto una de las principales limitaciones del plan Alorza: antes de hacer nada hay que preguntar a la sociedad si está dispuesta a asumir el esfuerzo y las consecuencias de tan atrevidas propuestas. Porque ya de entrada nos estábamos lanzando alegremente a la aventura de decir qué cromagnones cazan en días pares y cuáles otros en días impares sin haberles preguntado antes, dando por supuesto que iban a asumir borregamente lo que unos cuantos chamanes, después de haber hablado con los dioses bajo el influjo de los alcaloides rituales, decretaran que es mejor para el bienestar de la tribu. Esa puede ser forma de hacer las cosas bajo un sistema socialista, pero no en la economía social de un estado de derecho. Las medidas de reparto del trabajo son excepcionales, puntuales y sujetas a la aceptación de quienes las han de soportar.
    En otras palabras, que la creación de nuesvos puestos de trabajo no pasa por la degradación del empleo existente ni por disimular el paro con una política general de reparto de horas y salarios. Pasa por potenciar la innovación, por fomentar el emprendizaje, por estimular la curiosidad de la juventud por temas tecnológicos y científicos, por favorecer el despliegue de las nuevas tecnologías, por crear un clima favorable a la creación de empresas, por acortar los trámites fundacionales de las sociedades, por eliminar la burocracia que impide la apertura rápida de los negocios, por racionalizar la administración y modernizar el derecho público. Nada de esto tiene que ver ni con el contenido ni con el espíritu de la propuesta avanzada por Alorza en este hilo. Considerando lo anterior, y dentro del clima de debate constructivo y cortés que todos los partícipes hemos logrado mantener hasta la fecha, expongo mi opinión de que dicha propuesta ha de ser rechazada categóricamente como fórmula de aplicación general a problemas de empleo precario.

  • 26 de febrero de 2013

    Imanol, ¿Cuántos trabajadores están dispuestos a que se les quite una paga extra? ¿Cuántos pilotos y controladores aéreos están dispuestos a que se les rebaje el salario? ¿Cuántos defraudadores están dispuestos a que se les realice un mayor control y seguimiento? ¿Cuántos empresarios están dispuestos a que se les establezca un límite de beneficios? Por lo general, todos en nuestro ámbito somos reacios al cambio.
    Pero no estamos hablando de intereses individuales, estamos hablando de solucionar el problema de 130.000 personas que hoy en día en Euskadi están en el paro. Estamos hablando de ti o de mí o de cualquier trabajador que mañana mismo pueden irse a la calle. Por desgracia, es mínimo el porcentaje de trabajadores que pueden afirmar que dentro de tres años seguirán en el mismo puesto de trabajo y en las mismas condiciones que ahora.
    La cuestión es si queremos jugar a la “lotería” a ver si no nos toca, o si vamos a hacer algo de manera planificada para repartir el “marrón”. Y creo Imanol que os toca liderarlo a vosotros que tenéis un puesto de responsabilidad en todo esto.
    Los ciudadanos estamos esperando, no, más bien os exigimos que escuchéis y elaboréis propuestas y alternativas, que exploréis hasta el fondo su viabilidad y que fomentéis la participación real de los ciudadanos y de los expertos que pueden aportar algo en la materia.
    Los ciudadanos os exigimos que diseñéis un plan de futuro, un plan robusto, viable y justo que solucione todos estos problemas que se van agudizando. Es responsabilidad vuestra argumentar, explicar e involucrar a todos los agentes sociales. Es responsabilidad vuestra conseguir el respaldo y la legitimidad de la sociedad en su conjunto
    No podemos esperar a que el mercado libre se autorregule porque se va a llevar a muchos por delante, es momento de la POLÍTICA en mayúsculas y del LIDERAZGO

  • Enplegua eta Gizarte Politikak
    26 de febrero de 2013

    El reparto del empleo, tal y como se plantea en esta iniciativa, no es una propuesta nueva en Euskadi; en anteriores periodos de crisis, en los años 90, ya se pusieron encima de la mesa este tipo de reflexiones y se concretaron en medidas tales como: contratos de relevo, no realización de horas extras, etc. El reparto del trabajo se defiende desde argumentos variados, algunos nacen desde posturas solidarias o de defensa de la justicia social, otros tienen contenido más práctico; pero, al final, lo realmente importante es que estas medidas estén socialmente legitimadas, es decir, que cuenten con el apoyo mayoritario de la sociedad. Sin esa legitimidad resulta muy difícil que se puedan adoptar desde la administración pública tales medidas; más aún teniendo en cuenta las dificultades que el diálogo social tiene en Euskadi. Una propuesta de tal calado requiere, en el ámbito social, grandes consensos; y en el ámbito individual, respuesta a una sencilla pregunta: ¿cuántas personas están dispuestas a reducir su jornada y sus ingresos para facilitar la contratación de otras personas?

    Imanol Zuluaga
    Director del Gabinete del Departamento de Empleo y Políticas Sociales

  • @igandekoa
    26 de febrero de 2013

    Comentario de Twitter:
    El tema Irekia se ha convertido en un debate sobre libertad económica: http://t.co/ExEBboNTbn

  • 26 de febrero de 2013

    Creo que hay varios puntos que aún a favor o en contra de la propuesta estoy de acuerdo.
    1º Se necesita flexibilidad en el trabajo. Y esto no es despido barato, minijobs ni nada por el estilo...
    2º La administración publica es un dinosaurio más que sobredimensionado mal repartido.
    3º Actuar contra las burbujas o desinflarlas
    4º El modelo debe cambiar.

    Todo no es blanco o negro. Yo estoy a favor que en muchas empresas, en la que los pedidos han bajado, haya un reparto de trabajo por medio de bajadas de sueldos junto las horas. En Cooperativa mondragon lo han hecho y está claro que no tiene sentido estar despidiendo y luego contratando según los pedidos. Tiene más sentido bajar salarios y horas trabajadas. Pero hablamos de periodos coyunturales porque los pedidos y por tanto la producción ha bajado. Para mi esto es flexibilidad en el empleo y seguramente los sindicatos y empresarios deberían llegar un acuerdo y esto debería estar basado en que el empresario ceda en reparto de beneficios en época de vacas gordas y los sindicatos cedan en derechos adquiridos y sueldos. Tiene que ser una negociación que alemania parece que se ha podido hacer y en Mondragon.
    Estoy en contra de los minijobs a nivel general porque precariza el trabajo. Pero si tengo claro que no es una mala opción para gente con carrera universitaria o formación profesional para encontrar un trabajo. Los becarios de antaño...Lo que no se puede hacer es generalizar para todo tipo de trabajos..y se debería poner un limite. Pero estoy de acuerdo que en una tienda, en un restaurante haya gente joven trabajando para sacarse un dinero. Creo que muchos hemos trabjado en verano o en fines de semana mientras sacábamos una carrera. Es más creo que casi debería ser "obligatorio" como antes era la mili...¿cuanta gente se fue a trabajar durante unos meses a irlanda o inglaterra, para aprender un poco de ingles y coger oído, en restaurantes o hoteles? Eso no es malo, lo malo es el abuso de este sistema en las contrataciones.

    Respecto a las burbujas en un mercado de libre competencia es muy dificil que se cree. Cuando se crea es con la ayuda del estado.
    La burbuja inmobiliaria en españa la crearon los gobiernos tanto socialista como popular. Amparado por una legislación, por unas cajas gobernadas por ellos. ¿cuantas veces tanto unos como otros han negado la burbuja y la han alimentado? Si seguimos con los monopolios como el energético, están amparados por los gobiernos de turno.

    Y luego insisto en la mierda absoluta de legislación para emprendedores. Pueden crear 50 o 1000 medidas para emprendedores pero si van, en el mismo sentido que el PP no sirven de nada. Parecen medidas creadas por funcionarios, la patronal de los dinosaurios o gente que no ha creado un sola empresa en su vida. Es preocupante, pero muy preocupante el gran desconocimiento de legislación o del mundo real del emprendedor, que tienen los parlamentarios. Personalmente he tenido un intercambio de argumentos en el blog de gorriaran, parlamentario de UPyD respecto al empresario común. Desconocen total y aboslutamente la realidad de un emprendedor y esto me parece desmoralizante, porque si algo es imprescindible en este país, es que salgan las máximas empresas posibles y que se puedan abrir empresas sin miedo al cierre. Ese miedo al cierre no solo es mentalidad, es real el peligro...
    Luego hay algo que también es preocupante y es que un ingeniero informático, un economista o alguien de empresariales, gane menos que un amigo suyo que tiene el graduado y trabaja en barriendo calles, en la ota. Encontrarte a ingenieros informáticos, o empresariales, intentando entrar en bolsa de empleo poco cualificado de la administración publica debería hacernos pensar que algo está muy jodido.

  • 26 de febrero de 2013

    Estimado Gaizka: mucho mejor, y gracias por ello, que desincentives la lectura de mi artículo, porque eso no hará más que atizar las ganas de la gente por leerlo. Y dicho de esto paso a contestar a tus argumentos, que parten de un error muy comun entre quienes se han formado en el clima de pensamiento anticapitalista, políticamente correcto y equivocadamente progresista que por desgracia florece en este país desde que murió el dictador -e incluso antes de que muriese-. Hablas de los mercados como si fuesen una misma cosa, los de productos, los de servicios, los del dinero, los de las grandes empresas, los de las PYMEs, los de trabajo, etc. Y eso es un error. El no saber diferenciar entre unos mercados y otros es lo que produce estas mentalidades opuestas al progreso de la economía y proclives a fantasías administrativas como la que quiere ver en el reparto de trabajo una solución a determinados problemas de la actualidad.
    No son lo mismo los mercados financieros que los mercados de productos y servicios. Estos últimos se rigen (o deberían hacerlo) por la ley de la oferta y la demanda. Los mercados financieros, por el contrario, se rigen por leyes estatales y prerrogativas de emisión de moneda. No son mercados libres ni deben serlo, por constituir una pieza crítica en el funcionamiento del sistema. Los mercados financieros deben estar regulados por leyes estatales y tratados internacionales, sobre todo para evitar que se vuelvan a producir excesos como los de los últimos años.
    Por el contrario en los mercados de productos y servicios debe existir una libertad que sea lo más amplia posible, al efecto de intensificar la competencia y la innovación y mantener los precios en niveles que representen un fiel reflejo de los costes. Esta libertad debe beneficiar no solo a la gran empresa, sino también a las PYMEs y a los profesionales independientes. De hecho un máximo de libertad en este tipo de mercados es tanto más necesario como que el otro mercado importante que nos falta, el del trabajo, tampoco puede ser libre, y está sujeto a regulaciones, leyes y derechos del trabajador reconocidos por todos los estados del bienestar modernos. Las rigideces inevitables en unos sectores deben compensarse con flexibilidad en otros.
    Por lo tanto no mezclemos mercados cuando hablamos de los problemas de la economía. Y a todo esto, ¿hacia dónde vamos con esas regulaciones y esas reformas tan generales a las que haces mención? ¿Hacia un modelo de economía mixta? ¿Hacia el socialismo? ¿Hacia una utopía funcionarial? Sería preciso que lo aclarases para aportar claridad al debate. Porque una cosa es más que evidente: el que no tiene un objetivo ni sabe a dón de va, jamás llegará a ningún sietio. Se trata de una paradoja similar a la de Mao Zedong y el gato negro en una habitación oscura.

  • 26 de febrero de 2013

    Patxi, no sé de qué parte de mi argumentación has deducido que soy partidario de ampliar el sector público y “crear empleo para la mayor masa de funcionarios posible”. El hecho de que haya utilizado para la argumentación al colectivo de profesores no significa que esté hablando de la cosa pública en exclusividad.
    No entiendo porque dices que digo cosas que no digo. Estoy mas bien en las antípodas, creo que es necesaria también una reforma profunda del funcionamiento del sector público. Creo que su organización es arcaica y muy poco flexible, que su funcionamiento no está diseñado para adaptarse de manera ágil a las circunstancias para garantizar el mejor servicio posible al ciudadano, y que por lo general las condiciones laborales y salariales de este colectivo siguen siendo privilegiadas con respecto al resto de trabajadores (aún teniendo en cuenta los recortes).
    Creo también que es necesario acometer de manera urgente y profunda otras reformas importantes: el modelo empresarial, el modelo productivo, modelo financiero, modelo fiscal, modelo laboral, modelo de consumo, modelo energético, …(sería caotico si entrásemos al detalle de cada uno de estos temas)
    Es el momento de marcar unas reglas de juego mínimas y de aumentar el control para garantizar su cumplimiento. Es momento de que los gobiernos competentes diseñen un plan para el futuro que garantice el reparto del empleo y de la riqueza entre los ciudadanos. Y es momento de intervenir en los mercados para que ya no sean libres para crear burbujas y arruinar la vida de muchos ciudadanos.
    Lo que está claro es que el libre mercado no va a solucionar esto, más bien todo lo contrario. Ese modelo es el que nos ha traído hasta aquí, solo hay que abrir los ojos y prestar un poco de atención para darse cuenta de esto que digo. Los “mercados” no entienden de derechos sociales ni de estado de bienestar, ni siquiera de productividad, solo de beneficio económico. Nunca ha habido más desequilibrios que ahora en el reparto de la riqueza y del trabajo. El sistema está a punto del colapso. Quienes se niegan a reconocer esta realidad son quienes aún disfrutan de una posición privilegiada y no quieren retroceder ni un milímetro, caiga quien caiga.
    A estas alturas somos muchos los que creemos que más pronto que tarde se van a acometer estas reformas en profundidad, que se aproxima un nuevo modelo socioeconómico, pero mientras esto llega hay que hacer algo con las casi 2 millones de familias del estado que ya no tienen ningún ingreso, con los 130.000 parados que hay en Euskadi y con los más de 5 millones de todo el estado.
    El reparto del trabajo propuesto no implica renunciar a la innovación, a la evolución, a la creación de nuevas empresas, al aumento de la productividad, ni a ninguno de los argumentos que habéis puesto sobre la mesa.
    P.D.: No he recomendado tu artículo, mas bien todo lo contrario
    Un saludo

  • 25 de febrero de 2013

    Admitamos que en determinadas ocasiones haga falta una distribución del trabajo, y que incluso los docentes de un colegio encuentren práctico meter más gente por razones de flexibilidad. Ahí no voy a enrocarme. Pero lo que no se puede admitir es la implantación sistemática de un sistema como el que expone el autor de la propuesta. Ya hemos discutido todo lo referente a productividad, estrategias de caza y otros puntos. Cada cual tiene su criterio y es muy difícil que se deje convencer de otra cosa.
    Hay, sin embargo, una cosa que me parece preocupante. En este debate han votado hasta el momento 22 personas. 19 de ellas apoyan la propuesta de Alorza; otras 3 la rechazamos. ¿Basta decir que ha triunfado la democracia, y que lo que decide la mayoría es lo que se impone eta kitto? Si la cosa se plantea de esa manera, de acuerdo. Pero eso no disuade de plantear algunas objeciones. La mayoría también puede equivocarse, y este es precisamente uno de esos casos.
    19 personas de 22 que con su opinión dan por hecho que el sector público está ahí para dar trabajo a la gente son la prueba más palpable del bajo nivel de cultura empresarial y emprendedora de este país, sobre todo después del boom de las carreras de Economía, los masters MBA, la consultoría financiera y los cursillos de bolsa en los años 80, 90 e incluso primeros 2000. Si hay algo de lo que los gobernantes de este país deberían tomar nota no es de los argumentos que aquí se han expuesto, ni de la amena analogía de los cromagnones cazando bisontes, sino de este dato puro y duro: un 86 por ciento de los votantes de esta propuesta NO CREE EN LA ECONOMÍA DE MERCADO.
    En el blog del autor de la propuesta la proporción de partidarios del plan Alorza de reparto del empleo es todavía mayor. No he entrado allí a discutir nada porque estaba de más hacerlo. Aquí tengo un resquicio para plantear mis argumentos. Allí no cabe ya ni la punta de un alfiler. ¿Cómo enfrentarse a todos esas aportaciones que justifican el reparto de trabajo a costa de horarios y salarios con argumentos totalmente contextuales de la cultura y el estido de vida habitual del funcionariado vasco. Allí no hay nada que hacer. Aquí puede que alguien me escuche. En cualquier caso, para el que haya pensado que vengo con el propósito de armarla o de inclinar una balanza de opinión, nada más lejos de la realidad. Simplemente, y hablando con total franqueza, la propuesta de Alorza me parecía tan contraria al sentido comun, tan poco adecuada para resolver los problemas de nuestra economía y finalmente tan especulativa y poco realista en cuanto a sus posibilidades de llevarla a efecto, que evidentemente merecía réplica.
    Voten ustedes lo que les plazca, rebájense el horario laboral y el sueldo para ampliar las plantillas de sus empresas o sus escuelas. Sigan comulgando con todo este ideario socialista y arcaico. Admitan, incluso, que la Iglesia tenía razón en la Edad Media, y que prestar dinero con interés es pecado. Tienen 19 votos de 22. Pueden hacerlo. Háganlo. Pero no piensen que con ello van a arreglar los problemas del país. Ni siquiera conseguirán reducir el paro, sino más bien lo contrario, porque el descenso en los ingresos deprimirá el consumo de bienes no perecederos y el gasto en ocio, actividades culturales y otros pequeños lujos que dan vida a la industria moderna y crean puestos de trabajo en el sector privado. Con esa reducción del 20% en los salarios seguramente Eroski, un vendedor de suministros básicos, hará un buen negocio; pero no se venderán más iPhones, ni televisores LCD, ni automóviles, ni viajes a la Feria de Abril. No se engañen: ustedes pueden derrotar a la disidencia liberal, pero no a las leyes de la economía.

  • 25 de febrero de 2013

    Alberto si lo supiera intentaría hacerme millonario...Pero está claro que las renovables, tecnologías de la información, Creo que el símil de cromagnon no es malo para entender la situación en la que estamos ahora. Creo que estamos en un cambio de paradigma tanto social como económico. Incluso en la caza quizá sea el momento de inventar el arco, innovar?? Es lo malo de esta sociedad, hay demasiados lider caducos, de otra época, de otras circunstancias. Lo del trabajo para toda la vida, en la empresa de toda la vida se ha acabado. Hay que partir de esa base, hay que tenerlo claro.(la caza se ha acabado) hay que buscar nuevos nichos. Ese modelo se ha acabado, para bien o para mal, pero tenemos que entender esto. No podemos empezinarnos en mantener proyectos de hace 40 años, porque da igual la mayoría cerrarán mas tarde o más temprano...
    En mi opinión tenemos que volver a 30 o 40 años atras, tiene que ser sencillo montar un negocio, tiene que ser fácil quebrar, tiene que haber crédito al pequeño emprendedor, corrupción 0 y sobre todo dejar de intentar crear empresas grandes al calor de los contratos con la administración publica. Las timofónicas y demás dinosaurios, que viven de los oligopólios creados, amparados por la administración pública, no pueden seguir viviendo de los contratos públicos. Hay que cerrar empresas para crear nuevas, con personas nuevas, con ideas nuevas, con proyectos nuevos, con idearios nuevos...
    Cuanto antes nos demos cuenta que mantener dinosaurios nos sale más caro que crear nuevas, antes saldremos de la crisis y de esta espiral de despidos masivos...

  • @igandekoa
    25 de febrero de 2013

    Comentario de Twitter:
    Sigue el debate sobre el reparto de trabajo en Irekia: http://t.co/ExEBboNTbn

  • 25 de febrero de 2013

    Gaizka: lamento que te hayas tomado tan mal mis comentarios en Izaronews. Al respecto, y antes de volver al tema que aquí se debate, he de decir que no retiro ninguna de mis palabras: yo soy de los que piensa que Irekia debería ser puesta offline, pero eso no quita que de vez en cuando podamos tener un debate serio y civilizado sobre cualquier cuestión que pudiera plantearse. El resto de mis alegatos también lo sostengo, y no lamento en absoluto haber utilizado expresiones un tanto duras como las que solícitamente parafraseas. Es asi como escribo y no tengo por qué inhibirme. Lo único que puedo hacer es recomendar a la gente que no tenga una piel tan sensible y que tome lo que lee en el mejor sentido que pueda, pues la intención no era de ofender, sino de zarandear un poquito y nada más.
    Dicho esto podemos ir al business. Tu apreciación de la productividad no me parece del todo correcta, pues manejas las cifras dentro del mismo esquema lógico que Alorza, basado en aritmética simple. Si recuerdas bien tus lecciones de 1º de Empresariales deberías tener presente el concepto de marginalidad, según el cual los cromagnones adicionales no añaden a la labor de caza el mismo valor que los que ya estaban antes, sino algo menos, que hace difícil la tarea de operar con esas cuentas tan simples a la hora de calcular la distribución de la masa salarial.
    Además el planteamiento continúa estando basado en los mismos presupuestos de Alorza, a saber, una visión de los problemas económicos en términos meramente funcionariales y de gestión administrativa. Todo este sistema propuesto por Alorza, y votado por una amplísima mayoría de los comentaristas, se basa en una filosofía equivocada de la vida. Es intolerable que a estas alturas del siglo XXI alguien piense que la misión principal del sector público no consiste en cumplir determinadas funciones necesarias para la sociedad y la economía, sino en crear empleo para la mayor masa de funcionarios posible. Por ese camino no vamos bien. Vamos al subdesarrollo, al intervencionismo socialista. Y ese no es el camino. Euskadi y por extensión España está harta de vocaciones funcionariales. No es eso lo que nos va sacar de la crisis. Especialmente preocupante encuentro tu suposición de que un sistema de reparto como este debía ser extendido al resto de la economía. ¿Te imaginas que dirán los inversores extranjeros cuando se enteren? España, un país en el que el paro se disimula dentro del escaso empleo existente por la vía de reducir los horarios de trabajo a 6 horas y los salarios mínimos a menos de 300 euros. Ese es un país que no promete, incapaz de innovar, eternamente condenado al subdesarrollo y al pensamiento funcionarial. Un país que vuelve a ser una tribu cromagnon con diez bisontes, quince cazadores y un chamán que se gana la vida haciendo malabares para que las cuentas cuadren en la organización de las batidas y el reparto de la carne.
    Puedes indignarte todo lo que quieras por lo que yo he escrito en Izaronews, o por llamar desinformados a algunos de los opinadores. Pero esa es la realidad: las otras tribus de cromagnones no nos tienen respeto.
    Con respecto a ese hijo que ha estudiado magisterio y no encuentra trabajo, me gustaría saber si hay algún lector de Irekia -ya sé que lo hay, pero al menos que tenga la gallardía de decirlo en voz alta- que piensa en serio que el sector público vasco está obligado a colocarlo a costa de modificar las condiciones laborales de otros docentes. Y a todo esto, ¿alguien se ha preocupado de averiguar qué opinan los profes de que les reduzcan el sueldo en un 20% para dar trabajo a unos cuantos graduados en Magisterio? Eso también habría que tenerlo en cuenta a la hora de hacer cambios tan drásticos en el sistema económico.
    Encuentro que el debate iba bien cuando Ander Bilbo propuso centrarlo en el tema de la relación entre productividad y flexibilidad. Ahora vuelve a ir mal por los intentos por parte de algunos de volver a situarlo dentro de los estrechos cauces de un pensamiento funcionarial chato, de cortos vuelos y totalmente desprovisto de creatividad. Animo a los que tengan interés por continuar el debate que hagan propuestas válidas al efecto de recuperar el nivel y permitir que nuestra imaginaria tribu de cromagnones encuentre un camino adecuado de innovación y progreso hacia el Neolítico.
    Un saludo, y gracias por recomendar mis artículos en este medio.

  • 25 de febrero de 2013

    Ander, no te dejes atrapar por la metáfora de la prehistoria. Estamos tratando de incidir en la realidad, aquí y ahora. En tu opinión, ¿cuál sería esa agricultura naciente de nuestro tiempo? ¿Cuántos miles de puestos de trabajo va a generar en 2013?

    Mientras llega, no podemos tener a la gente en el pozo de la desesperación.

Los comentarios en este documento están cerrados