Noticias Empleo y Asuntos Sociales
Es

Mejora la actitud de los vascos hacia los inmigrantes

15 de marzo de 2012

Los datos presentados insisten en que la población vasca presenta una actitud ambivalente ante la inmigración extranjera: en ella conviven rasgos manifiestamente abiertos y tolerantes con otros que denotan posturas más reacias. Sin embargo, en comparación con el barómetro del 2010  la postura de la población vasca ha mejorado significativamente, es mas tolerante y menos restrictiva con la población extranjera.

La población vasca sigue apostando por políticas de inmigración ligadas al puesto de trabajo, como también indican otros estudios e investigaciones. El 76,4% de la población vasca es partidaria de permitir la entrada a las personas inmigrantes extranjeras si poseen un contrato de trabajo. La población vasca sigue manteniendo ciertos estereotipos falsos y prejuicios negativos ante la inmigración extranjera, pero en menor grado al de años anteriores. Estos estereotipos y prejuicios parecen ser en parte autónomos con respecto a los hechos reales. Especialmente preocupante es el que tiene que ver con el que vincula la inmigración extranjera con la seguridad ciudadana.

Uno de los aspectos que genera mayor incertidumbre y mayores recelos ligado a la llegada de personas inmigrantes extranjeras es el mantenimiento del estado de bienestar de la sociedad vasca.

Si clasificamos a la población en tres grupos en 2011 se aprecian cambios: el grupo de tolerantes ha mantenido la apertura en sus actitudes y opiniones a costa de perder muchos efectivos; el grupo de ambivalentes ha recibido efectivos del de los tolerantes (20 puntos) y eso le he hecho mejorar sus posiciones en la escala de tolerancia pero esta misma circunstancia ha hecho que un sector importante (15 puntos) de personas de este grupo se hayan deslizado al grupo de las personas reacias, sin que ello haya supuesto una mejora en las posiciones de tolerancia de este grupo.

A pesar de eso, sí hemos detectado una serie de variables sociodemográficas que discriminan a la población. Entre ellas, queremos destacar el nivel formativo por demostrar en diferentes análisis que es la que parece tener mayor poder discriminatorio y predictivo de las conductas y actitudes. Otras variables a destacar son: la valoración subjetiva de satisfacción económica personal, la ocupación, la actividad económica y los ingresos familiares mensuales netos (que parecen revelar sentimientos de vulnerabilidad ante la competencia laboral de la inmigración extranjera) y la religiosidad (con lo que pueda llevar de carga dogmática y de menor flexibilidad ante cambios sociales).

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Descargas medios de comunicación
Cargos asistentes al acto
(IX legislatura 2009 - 2012)