Noticias Lehendakaritza
qrcode

El Gobierno Vasco recuerda a las personas muertas y heridas por los bombardeos franquistas en Durango y Elorrio

31 de marzo de 2024
  • El Lehendakari Iñigo Urkullu, la alcaldesa Mireia Elkoroiribe, la Diputada General Elixabete Etxanobe, la presidenta de Juntas Generales Ana Otadui y la Sailburu Nerea Melgosa, en el homenaje del parque Uribarrena
  • Nerea Melgosa: “Ochenta y siete años después seguimos asistiendo aterrorizados a bombardeos en Ucrania, Gaza y otras partes del mundo”
  • Representaciones de Ucrania, Gernika y Palestina

Durango, 31 03 2024

El Lehendakari Iñigo Urkullu, Mireia Elkoroiribe, Elixabete Etxanobe, Ana Otadui y la Sailburu Nerea Melgosa han participado esta mañana en el homenaje del parque Uribarrena, de Durango, dedicado a las víctimas del bombardeo aéreo que en 1937 asoló la localidad. La Consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, ha dedicado un “recuerdo emocionado y homenaje a las 213 víctimas mortales de los bombardeos, a los heridos y a toda la población de Durango”.

“Las víctimas han de ser siempre el faro de nuestra memoria”, ha señalado esta mañana Melgosa en el parque Uribarrena de Durango extendiendo ese recuerdo a las 13 personas que también murieron ese mismo día en Elorrio por la aviación fascista al servicio del ejército de Franco, al igual que en las operaciones de ataques aéreos de toda la comarca como Elgeta o Abadiño.

Junto a Iñigo Urkullu, Elixabete Etxanobe, Ana Otadui y a la alcaldesa Mireia Elkoroiribe, Melgosa ha recordado en la ofrenda floral, que “al igual que en Gernika, más del 74% de las 213 víctimas mortales del bombardeo de Durango fueron civiles. La guerra, promovida por el alzamiento militar contra la legalidad republicana, además de injusta, tuvo episodios especialmente crueles y condenables, entre ellos los bombardeos de la población civil. Ochenta y siete años después asistimos aterrorizados a bombardeos en Ucrania, Gaza y otras partes del mundo”.

“Desde Durango y Elorrio reafirmamos nuestro compromiso con la memoria histórica y democrática que no solo quiere decir recuerdo y no olvido: también verdad, justicia, reconocimiento y compromiso con valores éticos y democráticos” ha añadido Nerea Melgosa.  En el acto organizado por el ayuntamiento de Durango han participado familiares de las víctimas y representantes sociales e institucionales de la localidad. En Elorrio también se ha recordado hoy a las víctimas del bombardeo de 1937 realizado ese mismo día  por la aviación italo-germana del ejército del dictador Francisco Franco.

En Elorrio el acto ha sido organizado por la agrupación de memoria histórica Laumunarrieta 1937, en colaboración con el Ayuntamiento y ha consistido en una ofrenda floral en memoria de la población civil "asesinada, herida y perseguida por la represión franquista", según el Consistorio. Además, la agrupación local Laumunarrieta organiza durante todo el año charlas y proyecta películas “para que el vecindario y escolares de Elorrio conserven la memoria de este municipio”.

El libro La Guerra Civil en el Duranguesado 1936-1937 , de Ion Irazabal , miembro de la asociación cultural duranguesa Gerediaga Elkartea narra con detalle lo acontecido aquel 31 de marzo de 1937 en la villa de Durango.  A las siete de la mañana de aquel 31 de marzo dos escuadrillas del grupo de bombardeo pesado Savoia 81 despegaron del aeródromo de Soria, bajo control del bando de Franco, Las escuadrillas 214 y 213 del citado grupo habían recibido del coronel Ferdinando Raffaelli la orden de bombardear los municipios de Durango la primera, y Elorrio la segunda. En Logroño se unieron a las dos escuadrillas 18 cazas procedentes del campo de aviación de la capital riojana, que realizarían labores de escolta de los bombarderos.

 
La Aviazione Legionaria, con el sol a sus espaldas, realizó esa mañana una primera pasada en la que arrojó cuatro toneladas de explosivo en 80 bombas de 50 kilos. En el momento del bombardeo, el sacerdote asturiano Carlos Morilla Carreño se encontraba dando misa en la iglesia de Santa María y  el padre Rafael Billalabeitia hacía lo propio en la de San José, conocida como «Jesuitas». Carlos Morilla había abandonado su Asturias natal por miedo a la persecución religiosa que sufría la región en aquel momento. Ninguno de los dos sacerdotes sobrevivió a la primera pasada de los bombarderos italianos. Gran parte de las víctimas del ataque murió en los edificios religiosos de Durango. En el convento de Santa Susana fallecieron once monjas y una chica de servicio. Intentaron sobrevivir al raid italiano en una chabola de la huerta del convento, pero una de las bombas cayó sobre el improvisado refugio.

 

Segundo ataque

Poco antes de las seis de la tarde de aquel día los bombarderos italianos hicieron una segunda razzia y arrojaron sobre Durango 22 bombas de 100 kilos y 54 de 50 kilos. Los cazas que escoltaban a las escudrillas italianas ametrallaron a la ciudadanía duranguesa que huía por las campas de Montorreta, Landako y San Roque. En este segundo ataque, los bombarderos destrozaron la estación de tren de Durango, sobre la que lanzaron 3.140 kilos de bombas de fragmentación e incendiarias. El dos de abril la Aviazione Legionaria italiana volvió a bombardear la villa, pero dado que gran parte de la población residente la había abandonado, el número de víctimas fue menor. La mayor parte de ellas estuvo formada por bomberos y personas dedicadas al desescombro y rescate de cuerpos. Las banderas de la Cruz Roja no evitaron que el raid italiano destrozase las posiciones donde se encontraban.

Los sucesivos bombardeos sobre Durango dejaron cientos de muertos y heridos. La Aviazione Legionaria destruyó 71 casas, y dañó seriamente los templos y demás edificios religiosos de la villa vizcaína. El «Diario histórico» de la escuadrilla que bombardeó Durango describe el ataque como «extremadamente mortífero». Y añade, «el blanco resulta cubierto por las bombas, ninguna de las cuales falla el objetivo». El mismo soporte recoge el objetivo que se había fijado la Aviazione Legionaria en su ataque días después sobre Bilbao: «como propósito directo, destruir las defensas y los objetivos militares enemigos desplegados en los alrededores de Bilbao e, indirecto, desmoralizar a los adversarios con una exhibición aérea que les dé una impresión clara de la inutilidad de combatir a las fuerzas nacionales dotadas de tan fuertes medios». 

A los pocos meses de estallar la guerra en 1936  la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini enviaron una cifra considerable de tropas en apoyo a Franco. Las campas de Salburua, en Vitoria-Gasteiz fueron un aerodromo de la aviación nazi y su Legión Condor. En Dima, Bizkaia, hubo un aeródromo militar republicano, hasta que fue tomado por las tropas franquistas. A principios de 1937, se  instaló en el Balneario Nuevo de Fitero (Navarra) un aeródromo alemán con fuerzas de la Legión Cóndor, que en el verano se trasladó a Alfaro. La infraestructura militar de la fuerza aérea (Luftwaffe) se desplegó en el campo de aviación del Estarijo, cuyas instalaciones fueron puntualmente ampliadas. El grupo de bombardeo de la Legión Cóndor en Alfaro se denominó Kampfgruppe 88 (K88), compuesto por aviones Heinkel HE 111. La base dominaba una zona clave del corredor del Ebro y el nudo ferroviario de Castejón.

 
Un comentario
  • Foto SN Robot
    @Ukrania_SOS
    31 de marzo de 2024

    Comentario de Twitter:
    Euskadi recuerda a los miles de personas muertas, heridas, dañadas y desplazadas por los bombardeos franquistas en Durango y Gernika, también Gaza, Ucrania y otros tantos Pueblos del Mundo.

    🔹 https://t.co/SFYu7wBaA5

    #Euskadi #noalaguerra https://t.co/apHYgZpkO0

Los comentarios en este documento están cerrados
Descargas medios de comunicación
Cargos asistentes al acto
(XII legislatura 2020 - 2024)
Otros invitados
  • Mireia Elkoroiribe, Elixabete Etxanobe, Ana Otadui