Elecciones 2024
qrcode

La tolerancia de la población vasca hacia las personas migrantes vuelve a los valores previos a la pandemia de la Covid

18 de octubre de 2023
  • Ikuspegi – Observatorio Vasco de Inmigración ha presentado hoy los datos de su barómetro anual sobre ‘Percepciones y actitudes hacia la población de origen extranjero’
  • La crisis sanitaria y la invasión rusa de Ucrania propiciaron cifras récord de aceptación en la sociedad vasca
  • El estudio apunta, entre otros aspectos, a que hay una mayor integración de las personas migrantes y a que se reconoce su contribución positiva al mercado laboral

Bilbao, 18/10/2023

Ikuspegi - el Observatorio Vasco de Inmigración ha presentado hoy su barómetro anual; un estudio sociológico que analiza las actitudes y las opiniones de la sociedad vasca hacia la población de origen extranjero. El acto ha tenido lugar en la subdelegación del Gobierno Vasco en Bilbao y ha contado con la participación de Nerea Melgosa, consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales; Gorka Moreno, vicerrector del Campus de Bizkaia de la Universidad del País Vasco, y Julia Shershneva, directora de Ikuspegi.

El estudio sobre Percepciones y actitudes hacia la población de origen extranjero destaca una actitud predominantemente tolerante hacia la inmigración en la CAPV, con una visión similar a la registrada en 2021, antes de la pandemia de la Covid-19 y la invasión rusa de Ucrania; lo que supone rebajar en casi tres puntos el índice del pasado año. “Una vez desaparecida la emergencia social por la guerra en Ucrania”, se anota en el informe, “los datos muestran una imagen similar a la obtenida en 2021”.

Según el Barómetro de Ikuspegi, problemas como la inflación, el aumento de los precios y el desempleo lideran las preocupaciones de la población vasca. Por lo tanto, y a pesar de algunas opiniones generalizadas, la inmigración no es percibida como un problema significativo por los vascos y vascas. De hecho, solo el 1,7% de la sociedad lo ve como un problema personal, y únicamente un 4,7% lo considera un problema para Euskadi. Estas cifras son las más bajas registradas en toda la serie del estudio.

Con el paso de los años, en Euskadi se ha asentado un discurso funcional sobre la inmigración, reconociendo la contribución positiva de la población inmigrante al mercado laboral. No obstante, en temas de integración social, existe una tendencia asimilacionista, esperando que sea la población migrante quien realice el esfuerzo de adaptación a las costumbres y tradiciones locales.

El estudio también revela que, pese a los rumores acerca de posibles abusos al sistema de protección social, la sociedad vasca rechaza la idea de un sistema exclusivo para las personas autóctonas. También existe un fuerte apoyo a que derechos fundamentales, como la salud, la educación y la asistencia jurídica, sean universales para todas las personas, independientemente de su origen.

Un aspecto positivo a destacar es la mejora en la percepción del grado de integración de la población migrante. Comparado con datos de 2016, en 2023 la población vasca percibe a las personas de todas las procedencias como más integradas en la sociedad, incluso aquellas consideradas cultural o simbólicamente más distantes.

Las mujeres de origen extranjero son especialmente valoradas por su contribución a la sociedad vasca, en especial en el ámbito económico y en labores del hogar y cuidados.

En lo que respecta al asilo y refugio, la situación ha cambiado tras la guerra en Ucrania. El número de personas favorables a acoger solicitantes de asilo y refugio sin restricciones ha disminuido, pasando de representar la mitad de la población a un 37,4%.

En su intervención, la consejera Nerea Melgosa ha hablado de las “luces y sombras” que presenta el estudio. Asimismo, ha puesto en valor la “extraordinaria” respuesta solidaria del pueblo vasco con las personas desplazadas por la guerra de Ucrania, pero ha recordado que “en África se libra más de una docena de conflictos armados” que provocan miles y miles de desplazamientos.

Se ha referido a las personas migrantes asentadas en Euskadi, para quienes ha pedido comprensión y empatía. Y ha puesto el foco en la situación que se vive ahora mismo en Canarias y el Mediterráneo.

“El Gobierno Vasco está muy atento a lo que sucede en Canarias, porque de una u otra manera tendrá su repercusión aquí”. Ha explicado que cuando una persona refugiada sale de la isla y llega a la península, tarda mes y medio en llegar a Irun. “Todo está preparado en Hilanderas I e Hilanderas II está lista para activarse si hubiera un aumento significativo del flujo migratorio”, ha dicho, al tiempo que ha hecho un repaso a los recursos activados por su Departamento, a través de la Dirección de Migración y Asilo: Oñati, Tolosa y Berriz; Biltzen, Aholku Sarea, Patrocinio Comunitario, Trapezistak, Loturak…

Por su parte, Gorka Moreno, vicerrector del Campus de Bizkaia de la Universidad del País Vasco, ha dicho que “los datos que presentamos hoy son un claro ejemplo de cómo la investigación de la UPV/EHU sirve para conocer mejor la realidad social, en este caso el fenómeno migratorio, pero también creo que son una herramienta útil para poder diseñar e implementar políticas públicas que incidan en una mayor igualdad e integración de las personas migrantes”.

Para finalizar, Julia Shersheneva, directora de Ikuspegi, ha aprovechado su intervención para realizar un exhaustivo repaso a los datos del Barómetro y ha destacado que, pese a la bajada registrada, la tolerancia de la ciudadanía vasca sigue marcando una tendencia al alza. “Si bien el índice de tolerancia parece haber retrocedido respecto al año anterior, -un año marcado por la invasión de Ucrania y la crisis humanitaria-, la tendencia general sigue siendo alcista, ya que el valor es superior al del periodo previo de la crisis”.

 

https://labur.eus/udh7q

https://labur.eus/5eo13

Un comentario
  • Foto malou
    19 de octubre de 2023

    Solicito al grupo de investigación de la UPV-EHU Ikuspegi y a las administraciones públicas que financian estos estudios, más rigor académico y ético en sus investigaciones, que por otra parte considero muy positivo que realicen para conocer la opinión de la ciudadanía vasca.
    Destaco que en este estudio se estaría normalizando la opresión que sufrirían las mujeres, tanto las provenientes de países de contextos islámicos como las que viven en países donde se usan estas denominadas por dicho estudio como “diversas formas de vestir”, como son los burka, nicab, chador, burkini o hiyab.
    ¿Qué les pasa o les está pasando a las mujeres en los países de los que provienen estas inmigrantes si se quitan esas prendas allí? ¿Por qué las personas autoras del estudio consideran que esa forma de opresión (que ellas rechazan) se convierte aquí en una “forma de vestir” como otra cualquiera? ¿No leen las noticias de mujeres asesinadas por quitárselas? ¿Por qué no preguntan en el estudio sobre indumentarias procedentes de otros países como los Sudamericanos?
    El desacuerdo que muestran las personas encuestadas (menor “tolerancia hacia algunas de las formas de vestir”, y más las mujeres, no es hacia esas mujeres que usan estas prendas, sino hacia una indumentaria que oculta totalmente su cuerpo y hasta su rostro y que, como otras prendas que usan las mujeres en muchas sociedades no igualitarias, no están al servicio de su comodidad o de la practicidad sino a la de ideologías sexistas y misóginas. ¿Buscan las personas autoras del estudio intolerancia donde las personas encuestadas muestran compasión por esas mujeres?
    Sería recomendable también que en los siguientes estudios estadísticos que realicen utilicen la variable sexo, que es la variable protegida en la normativa vasca como la LEY 4/2005, de 18 de febrero, para la Igualdad de Mujeres y Hombres, que indica en su CAPÍTULO II de ESTADÍSTICAS Y ESTUDIOS, artículo 16, sobre “Adecuación de las estadísticas y estudios, punto a) Incluir sistemáticamente la variable de sexo en las estadísticas, encuestas y recogida de datos que lleven a cabo”. Y en el mismo sentido se expresa la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad de Mujeres y Hombres en su “Artículo 20. Adecuación de las estadísticas y estudios”, apartado a) “Incluir sistemáticamente la variable de sexo en las estadísticas, encuestas y recogida de datos que lleven a cabo”.
    En su lugar, en el estudio usan el concepto de "género", pero las categorías hombre y mujer pertenecen a la variable sexo desagregada. Género y sexo no son sinónimos, como se puede comprobar en las legislaciones citadas anteriormente. Sorprende la ignorancia en este punto por parte de profesorado de universidad, que además supone el incumplimiento de lo indicado en ambas normativas.

Los comentarios en este documento están cerrados
Cargos asistentes al acto