Noticias Sanidad y Consumo
Es

La fórmula vasca para garantizar la sostenibilidad del Sistema Público de Salud

24 de enero de 2012

La reforma del modelo sanitario vasco, en curso desde el inicio de la presente legislatura, ha demostrado su eficacia para la sostenibilidad de nuestro sistema público de salud. Es clave para el futuro reforzar la conexión entre Estrategia y Gestión, la integración en un todo de Eficiencia, Medicina y Salud Poblacional

En los dos últimos años la Sanidad ha pasado al primer plano político, no por problemas sanitarios sino por problemas de sostenibilidad.

En el País Vasco Osakidetza ha aguantado bien este "test de esfuerzo" porque se ha gestionado la crisis con un plan de gestión organizado, sin grandes traumas.
Ninguno de los grandes males de la Sanidad -la insuficiente continuidad asistencial, ciertas ineficiencias y duplicidades, la calidad y seguridad clínica...- se arreglan con más dinero únicamente. En un sistema con esos profundos problemas inyectar más dinero no es más que una parte de la solución. Más de lo mismo con más dinero producirá más de lo mismo. Necesitamos un sistema muchísimo más eficiente que el actual. Y en Euskadi ya hemos empezado esa imprescindible reforma.

En otras palabras, la sostenibilidad del SNS vendrá en gran medida por la reorganización del modelo asistencial y no sólo de cambios en la financiación. Consecuentemente la apuesta estratégica en Euskadi se basa en la reorganización del modelo asistencial en el ámbito de la prestación y la Estrategia de la Cronicidad da forma a ese cambio estructural.


Estrategia de Cronicidad

Hace cien años menos del 1 % de la población podía esperar vivir hasta los 100 años. Hoy el 30% de los nacidos alcanzará los 100 años pero los alcanzarán con numerosas enfermedades crónicas. Por tanto, la reorganización del modelo asistencial pasa por complementar el actual modelo de rescate y centrado en la medicina de agudos con un modelo asistencial más acorde con las necesidades de los enfermos crónicos.


La sostenibilidad del sistema de salud no será posible sin una correcta estratificación de la población. Además de la estratificación, es importante visualizar el modelo organizativo final que se promueve en Euskadi por medio de la Estrategia de la Cronicidad y que ya está tomando forma en varias comarcas.

La salud pública y la atención médica no son dos mundos separados. Lo han sido porque hasta la fecha los responsables del sector no han organizado un sistema de salud en el ámbito local en el que se puedan integrar las funciones de medicina asistencial con las funciones de salud pública. Eso está cambiando por el enfoque seguido en los 14 proyectos de la Estrategia de la Cronicidad y que toma forma normativa en la propuesta de Ley de Salud Pública actualmente en trámite en el Parlamento Vasco.

La triple meta

La "triple meta" es, pues, superar la fragmentación de funciones que supone el actual modelo, y consolidar un nuevo sistema en el que Eficiencia, Medicina y Salud Poblacional no sean elementos aislados, sino un todo integrado. Dicho de otro modo, se trata de transitar desde un modelo asistencial que gestiona estructuras sueltas a gestionar "sistemas" localmente.
De hecho, en Euskadi estamos ya pasando en algunas comarcas de gestionar compartimentos estancos a gestionar una visión de conjunto en el ámbito local. Esa es precisamente la oportunidad que se abre en Euskadi para la salud pública como disciplina y también para la parte comunitaria de la atención primaria.
Es necesario mover muchas poleas, pero sólo así alcanzaremos el modelo que nos permita mantener un sistema de salud público de calidad y universal.

 

MÁS INFORMACIÓN EN: www.rafaelbengoa.com

Un comentario
  • @alfrealday
    27 de enero de 2012

    Comentario de Twitter:
    “@Ezagutza: http://t.co/UlUN1Yar La fórmula vasca para garantizar la sostenibilidad del Sistema Público de Salud”

Los comentarios en este documento están cerrados