Elecciones 2024
Noticias Trabajo y Empleo
qrcode

Valoración de los datos de empleo del mes de julio

2 de agosto de 2023

Julio ha dejado 796 personas más en paro en un saldo del que sólo se excluyen Álava, los sectores de la construcción y agricultura y pesca, y quienes no tenían un empleo anterior. Hoy hay 5.019 personas desempleadas menos que hace un año, y 40.000 menos desde que empezó la legislatura. En cuanto a la Seguridad Social, las personas afiliadas bajan en 4.220, aunque son 16.713 más de las que había hace un año y 60.000 más desde el inicio de la legislatura.

En relación a la contratación, el volumen ha bajado, como viene ocurriendo desde que hace año y medio se aprobó la reforma laboral y se estabilizaron las relaciones laborales. Más contratos indefinidos, menos necesidades de contratos. Pero el 22,7 de los firmados en julio fueron indefinidos, y es especialmente relevante que sean el 96% en las actividades del hogar y de casi el 70% en construcción, sectores que arrastraban una precariedad que tiende a corregirse.

En cualquier caso, los datos de julio reflejan, sin duda, un parón en el exitoso camino recorrido en el primer semestre de 2023, sin que se pueda llegar a ningún análisis concluyente. Así lo hemos señalado en otras ocasiones en las que las cifras no eran las deseadas, y también cuando, lejos de triunfalismos, las cifras han sido extraordinarias y no hemos olvidado a quienes necesitan un empleo o mejorar la calidad del mismo.

Porque verano no ha sido nunca la mejor época del año para el empleo en Euskadi. A pesar de que el turismo es una industria que se ha fortalecido en los últimos años, y que ha sido un motor importante en la creación de empleo, las visitas al País Vasco se distribuyen más a lo largo del año, por lo que, a diferencia de otras Comunidades, su efecto es inferior en estos meses, salvo en Gipuzkoa.

A ello se suma la paralización de determinadas actividades, principalmente las relacionadas con la educación y con el ocio de los menores que están de vacaciones, pero también muchas asociadas a la industria. Esta es la razón por la que estos meses, tan irregulares en la serie estadística, no son indicadores de tendencias en relación al empleo, como se ha visto en el pasado.

Los datos de este mes de julio son análogos a los del mismo periodo de los dos años previos a la crisis pandémica, en los que un primer semestre de intenso ritmo de creación de empleo y reducción del paro fue seguido de un parón veraniego que fue rápidamente recuperado con la reactivación de la actividad.

En esta ocasión, se ha frenado la excelente tendencia alcista constante y sostenida, tras unas cifras desconocidas históricamente, pero con nuevas perspectivas de recuperación en otoño, donde tendremos no sólo que reincorporar a quienes han perdido su empleo, sino a quienes todavía no habían encontrado su oportunidad.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Cargos asistentes al acto