Noticias Interior
Es

Entran en servicio los nuevos vehículos patrulla de la Ertzaintza

30 de noviembre de 2011

Los Seat Altea XL incorporan los sistemas electrónicos e informáticos y los dispositivos de seguridad más avanzados

El Consejero de Interior del Gobierno Vasco, Rodolfo Ares, ha presentado hoy en la base de Erandio los nuevos vehículos patrulla de la Ertzaintza, Seat Altea XL, de los que van a entrar en servicio 140 unidades para antes de que concluya el año. Los Altea se encuentran plenamente adaptados a las necesidades policiales y han demostrado su versatilidad y eficacia en numerosos cuerpos policiales. La versión desarrollada para la Ertzaintza recoge las aportaciones realizadas por los propios agentes de seguridad ciudadana, que han colaborado de manera estrecha en su desarrollo. Con su entrada en servicio, la Ertzaintza pasa a disponer de un vehículo moderno, equipado con los sistemas más avanzados de comunicaciones y de seguridad pasiva y activa.

El Seat Altea XL es desde hoy el nuevo coche oficial de patrulla de la Ertzaintza para labores de seguridad ciudadana. Se trata de un vehículo polivalente, perfectamente adaptado a los requisitos del trabajo policial, tal y como ha demostrado al servicio de numerosos cuerpos del Estado. La Ertzaintza va a poner en servicio a lo largo de lo que resta de 2011 un total de 140 unidades, que deberán sustituir progresivamente a una parte importante de la dotación de vehículos patrulla. En los próximos años, la totalidad del parque de vehículos patrulla será renovada de manera progresiva.

La Ertzaintza dispone actualmente de 243 unidades de patrulla no blindadas, con una antigüedad media de 14 años, que en algunos casos alcanza los 19, lo que supone un parque de automóviles notablemente envejecido. Para su renovación, Interior está realizando un importante esfuerzo presupuestario, pues el nuevo Seat Altea tiene un coste unitario final de 33.443 euros (incluidos todos sus equipamientos técnicos).

Para la adquisición de este nuevo vehículo oficial de patrulla Interior abrió en su día el concurso público a los principales constructores del país, si bien el único que finalmente pudo ajustar su oferta a los condicionamientos técnicos y económicos, así como a los plazos de entrega fue Seat.

El proceso de fabricación de los Altea de la Ertzaintza sigue tres fases: la fabricación propiamente dicha, la adaptación de la carrocería y el interior y la incorporación de los equipamientos técnicos e informáticos específicos de los cometidos policiales.

Vehículo idóneo para las necesidades policiales

El Altea es un vehículo espacioso, ágil y potente. La versión de la Ertzaintza tiene unas dimensiones de 4,467 m. de largo, 1,768 de ancho y 1,785 de alto, dispone de un motor Volkswaggen 1,6 HDI y de un cambio automático fabricado por Audi. También cuenta con un sistema doble de baterías y con un alternador reforzado para garantizar la alimentación de los equipamientos eléctricos incorporados. La suspensión del modelo de serie ha sido igualmente reforzada para su variante policial.

La distribución interior del vehículo reserva un espacio posterior acondicionado para el traslado de detenidos, con todos los elementos de seguridad necesarios (apertura electrónica y manual de puertas, iluminación interna para control de los arrestados, cinturones de seguridad modificados, aireación mediante un extractor de techo incorporado, etc.).

El maletero está dividido en dos módulos para transportar todos los equipamientos necesarios para las labores de seguridad ciudadana y de atención de accidentes y para alojar una parte de los sistemas electrónicos y de seguridad activa.

La sección delantera del vehículo está reservada para dos agentes (incluido el puesto de conducción) con todo su equipamiento. Se trata de un espacio amplio y cómodo, con todos los elementos electrónicos e informáticos y los sistemas de comunicaciones en puntos asequibles, entre ellos una pantalla táctil con localización GPS, así como con espacios específicamente diseñados para el transporte de armas, linternas y otros elementos propios del trabajo policial. Los controles de la megafonía y de los rotativos de emergencia se encuentran integrados en el propio volante.

El equipamiento informático incluye un ordenador rugerizado con comunicaciones Tetra, 3G, Wifi y Bluetooth, pantalla tactil y control de acceso a través del lector Mifare que llevan incorporados los carnets policiales. El sistema permite realizar consultas a las bases de datos policiales, interactuar e intercambiar información con el Centro de Coordinación de la Ertzaintza, "Ardatz". Asismismo lleva un navegador integrado que puede ser abierto automáticamenmte al recibirse una comunicación para atender un incidente.

Algunos vehículos incorporan también cámaras, que les permiten controlar matrículas a través de un software de OCR  de reconocimiento. Los destinados a labores de tráfico, además, podrán realizar cobros en carretera y emitir boletines de denuncias. En el futuro, podrá protocolizarse el envío de información específica desde las bases de datos policiales.  

Por último, la seguridad de los agentes se ha reforzado con la incorporación de sistemas activos y pasivos, tales como inhibidores de frecuencias o cristales antivandálicos.

Las especificaciones técnicas que deben cumplir los nuevos vehículos patrulla fueron acordadas y consensuadas por un grupo de trabajo en el que participaron activamente agentes de la Ertzaintza de la División de Seguridad Ciudadana, que son quienes utilizarán los vehículos en su trabajo cuando comiencen a ser distribuidos entre las unidades.

 

 

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Descargas medios de comunicación
Cargos asistentes al acto
(IX legislatura 2009 - 2012)