Noticias Empleo y Asuntos Sociales
Es

3.700 perceptores de la RGI logran un trabajo en los dos últimos años a través del Departamento de Empleo

23 de noviembre de 2011

 

  • "El sistema de protección social no solo debe dar prestaciones sino, sobre todo, oportunidades", sostiene Gemma Zabaleta
  • El plan piloto de Lanbide, con más de 650 contrataciones, ha servido de ensayo para la gestión íntegra de la RGI por parte del Servicio Vasco de Empleo a partir de enero de 2012

Un total de 3.697 perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) han obtenido un empleo en los dos últimos años a través de los diversos programas de activación laboral fomentados desde el Departamento de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno vasco. Las ayudas a la contratación de 2011 ya han permitido que 800 beneficiarios de prestaciones hayan accedido a un puesto de trabajo. Otras 1.995 personas lo hicieron gracias al plan '+Euskadi 09' a lo largo del pasado año. El programa Betikolan supuso la inclusión activa en el campo de la atención sociosanitaria de 252 mujeres perceptoras de la RGI. Mientras que el plan piloto de la RGI, desarrollado por Lanbide, se ha traducido en algo más de 650 contratos para este colectivo desfavorecido. 

Todas estas contrataciones se enmarcan dentro del proyecto del Departamento de Empleo y Asuntos Sociales de vincular las prestaciones sociales a la búsqueda de un empleo con el objetivo de evitar la cronificación en los subsidios. De esta manera, Lanbide-Servicio Vasco de Empleo gestionará los expedientes de los perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos y de la Prestación Complementaria de Vivienda (PCV) a partir del próximo mes de enero.

Está previsto que el Parlamento vasco apruebe mañana la modificación de la actual ley para la Garantía de Ingresos e Inclusión Social, que encomendará al Servicio Vasco de Empleo la gestión íntegra de estas prestaciones para que las ligue a la inserción laboral. Los jubilados, un tercio del total, quedarán exentos del proceso de activación laboral.

"El futuro de las personas que reciben prestaciones y pueden trabajar debe ser el empleo, no un subsidio", señala la consejera de Empleo y Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta. "El sistema de protección social no solo debe dar prestaciones, sino sobre todo, oportunidades como demuestran los datos de los diferentes programas desarrollados desde el Departamento de Empleo y Asuntos Sociales".

La consejera de Empleo y Asuntos Sociales y presidenta del Consejo de Administración de Lanbide subraya que "abogamos por un sistema que evite la cronificación de los perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos. Por eso, el sistema de protección debe tener una puerta de entrada y otra de salida". En la actualidad, más de 55.000 familias vascas perciben una prestación social de forma mensual.

Para aquellas personas que queden fuera del proceso de inserción laboral, Lanbide mantendrá una comunicación directa con el resto de instituciones de ámbito local y territorial. "El sistema del empleo estará perfectamente coordinado con los servicios sociales para complementarse.

Plan piloto RGI

A través de la activación laboral y de la formación, Lanbide-Servicio Vasco de Empleo pretende evitar la cronificación de los perceptores en el sistema de prestaciones. El último ensayo de cara a la asunción íntegra de estas ayudas ha sido el plan piloto de la RGI, desarrollado desde junio de 2010 en ocho oficinas de Lanbide.

Este proyecto  ha instruido 4.317 expedientes, de los que algo más de un 20% ha quedado exento del proceso de activación laboral al tratarse de jubilados. Del resto, algo más de 650 perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos han obtenido un contrato de trabajo. Mientras que otros 1.133 han completado cursos de formación para mejorar su empleabilidad y evitar así su cronificación en el sistema de prestaciones. A las demás personas incluidas en el plan ya se les ha diseñado un programa personalizado de activación y se encuentran a la espera de iniciar una acción formativa o de optar a una oferta laboral.

Tutelado por el Área de Evaluación y Calidad de Lanbide, el plan piloto de la RGI se ha desarrollado en tres oficinas de Bizkaia (Basauri, Erandio y Portugalete), tres de Gipuzkoa (Elgoibar, Irún y Lasarte-Oria) y dos de Álava (Agurain y Amurrio). Esta experiencia también ha evidenciado un claro déficit de formación del colectivo perceptor gestionado. Según el informe emitido por el personal de Lanbide, "se observa una fuerte necesidad de formación en los perceptores, que presentan un nivel de estudios claramente inferior a la media (de demandantes de empleo)".

De hecho, el 50% de los titulares de la RGI del plan piloto carecía de estudios acreditados o solo contaba con formación primaria antes de iniciar el programa. En este sentido, el Servicio Vasco de Empleo se volcará en la formación de este colectivo. "La meta es que, cada año, un 30% de los perceptores vascos reciba formación".

Así, la formación se ha convertido en uno de los puntales del programa piloto. Los cursos desarrollados se han dividido en catorce áreas temáticas: servicios socioculturales, comercio y transporte, hostelería y turismo, informática, electricidad y electrónica, mantenimiento y servicios a la producción, fabricación mecánica, administración, especialidades transversales, mantenimiento de vehículos, actividades agropecuarias, edificación y obra civil, servicios y promoción empresarial. Un total de 1.133 perceptores han completado estas acciones formativas con el objetivo de mejorar sus posibilidades de entrada al mercado laboral.

"Cambio de mentalidad"

Por otra parte, el plan piloto ha servido para variar los hábitos del colectivo perceptor en la tramitación de las prestaciones. Antes de la puesta en marcha del programa piloto, el 100% cumplimentaba su solicitud con ayuda del personal de los servicios sociales. Tras el asesoramiento en las ocho oficinas participantes, el 70% de los participantes ya completa de forma autónoma su solicitud.


Respecto a la valoración de los propios usuarios, el Área de Evaluación y Calidad de Lanbide destaca "el cambio de mentalidad en los beneficiarios de RGI, ya que este programa les ha hecho ver que, además de derechos, también tienen unas obligaciones que cumplir y que se les ofrecen oportunidades reales de inserción".  En este sentido, el porcentaje de aceptación por parte de los participantes en el programa "se acerca al 90%".

Ayudas a la contratación 2011

Otros 800 perceptores de prestaciones sociales han accedido al mercado laboral a través del programa de ayudas a la contratación 2011 gestionado por Lanbide-Servicio Vasco de Empleo. Esta línea de apoyo se ha dirigido a ayuntamientos, entidades dependientes de ellos, entidades sin ánimo de lucro, empresas de inserción y empresas ordinarias.

Los destinatarios de las ayudas han sido los demandantes de empleo que no perciben prestación contributiva por empleo y los perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), así como los jóvenes, colectivos muy afectados por la crisis y, por tanto, prioritarios para Lanbide. De esta manera, al menos un 20% de los contratos ha beneficiado a personas perceptoras de prestaciones sociales y otro 35% a jóvenes de 18 a 30 años.

Programa Betikolan

El programa Betikolan, por su parte, ha supuesto la contratación de 252 mujeres beneficiarias de la Renta de Garantía de Ingresos en el ámbito de la atención sociosanitaria. La seña de identidad del proyecto Betikolan ha sido, además del sector específico en el que se desarrolla, la labor de acompañamiento a las personas activadas desde el inicio de su formación hasta la finalización del proyecto.

Este programa, que ha durado un año y concluyó el pasado abril, se ha desarrollado en una treintena de municipios vascos. Algunas de las localidades participantes han sido Bilbao, Vitoria, Donostia, Agurain, Amurrio, Balmaseda, Basauri, Barakaldo, Bermeo, Eibar, Erandio, Ermua, Lasarte-Oria, Galdakao, Gueñes, Irún, Llodio, Markina-Xemein, Mungia, Portugalete, Santurtzi, Sestao, Valle de Trapaga-Trapagar o Zalla.

Plan +Euskadi 09

A través del plan +Euskadi 09, 1.995 beneficiarios de la RGI accedieron al mercado laboral durante el pasado año. Los contratos subvencionados por este programa extraordinario estaban relacionados con las nuevas tecnologías, las energía renovables, el medio ambiente, el desarrollo de nuevas infraestructuras de banda ancha por fibra óptica, el reciclaje, el mantenimiento de equipamientos educativos y escolares, la promoción de la cultura, la educación y la salud, la recuperación del arte y patrimonio, servicios de proximidad o la recuperación del entorno rural.  

 

 

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Descargas medios de comunicación
Cargos asistentes al acto
(IX legislatura 2009 - 2012)