El Parlamento Vasco aprueba la Ley del Recurso de Casación Civil Vasco

19 de mayo de 2022
  • La nueva ley regula los supuestos en los que cabe el recurso de casación ante los tribunales de justicia en materia de controversias judiciales que afecten al Derecho Civil Vasco
  • Dota a Euskadi de una regulación propia que permitirá que lleguen más casos a casación y que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco se pronuncie más a menudo y tenga así más doctrina
  • La consejera Garamendi destaca que la nueva ley entronca con los derechos históricos y supone un avance en el marco del autogobierno vasco

El Parlamento Vasco ha aprobado hoy la Ley del Recurso de Casación Civil Vasco que dota a Euskadi de una regulación propia en esta materia adaptada a las particularidades y necesidades del Derecho Civil Vasco. La norma elimina la cuantía económica mínima para recurrir en casación y amplía el concepto de interés casacional. De este modo, se facilita el acceso al recurso de casación a fin de que pueda haber más casos que lleguen en casación al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV).

La norma ha sido elaborada por el Departamento de Gobernanza Pública y Autogobierno y ha sido aprobada con el aval de los grupos parlamentarios EAJ/PNV, PSE-EE, EH Bildu, Elkarrekin Podemos-IU y PP+Cs. La ley se marca como objetivo aumentar los casos que lleguen a casación, de modo que el TSJPV se prodigará más en sus sentencias, aumentando así su corpus jurisprudencial y enriqueciendo su doctrina.

La consejera del ramo, Olatz Garamendi, ha defendido la ley desde la tribuna de oradores de la Cámara vasca y ha destacado que la norma “contribuye a reforzar el recurso de casación como una herramienta fundamental para garantizar la uniformidad en la aplicación judicial de nuestro derecho civil”.

El recurso de casación se rige por la ley estatal de Enjuiciamiento Civil que establece unos requisitos que no se adecuan a la realidad del Derecho Civil Vasco. La nueva norma modifica los supuestos en que procede el recurso de casación y recoge las peculiaridades del recurso de casación en materia de Derecho Civil Vasco.

De cara a ampliar los casos en los que procede el recurso de casación, la nueva ley elimina el requisito de “cuantía económica mínima” fijada actualmente en 600.000 euros. Lo elevado de la cantidad ha provocado que en Euskadi los casos que llegan al TSJPV sean escasos. De hecho, desde que este alto tribunal vasco naciera en 1989 y hasta 2020, la sala dedicada al derecho civil solo ha dictado en casación 131 sentencias, menos de cuatro sentencias por año, frente a las 4.763 de la Sala Civil del Tribunal Supremo.

En esta misma línea, se concreta y simplifica el concepto de interés casacional, de forma que, cuando no exista jurisprudencia sobre la cuestión, o las Audiencias Provinciales tengan resoluciones contrapuestas, se pueda acudir al Tribunal Superior de Justicia.

“En la práctica, la falta de adecuación de la normativa estatal a nuestra realidad ha provocado que nuestro Tribunal Superior de Justicia, en la Sala de lo Civil, haya dictado, durante todos estos años, pocas sentencias en casación en materia de Derecho Civil Vasco”, ha explicado Garamendi. Con la nueva norma vasca se ampliará el número de casos que lleguen en casación al TSJPV y así el alto tribunal vasco se pronunciará más a menudo. “De este modo, dispondríamos de un análisis judicial y una doctrina que enriquecería y mejoraría nuestro propio Derecho Civil”, ha subrayado.

La ley tiene un marcado propósito modernizador y busca adecuarse a la realidad social del tiempo presente, de modo que se estudien y traten mejor nuevos asuntos y realidades que han ido surgiendo con el paso del tiempo, sin dejar de ocuparse de las cuestiones de siempre en el derecho civil vasco, como son todo lo relacionado con las relaciones paterno y materno filiales o de derecho de familia, testamentos y sucesiones, régimen económico matrimonial,  arrendamientos rústicos, uso de terrenos comunales, servidumbres vinculadas al caserío y sobre el régimen de sociedades tradicionales, cofradías o fundaciones privadas.

Durante su intervención, la consejera ha recordado que la nueva ley va en la línea de reforzar el Derecho Civil Vasco, heredero directo de los Fueros vascos y en este sentido ha asegurado que “el propio Fuero reconocía nuestro derecho a ser juzgados por nuestros propios jueces, y contenía muchas normas procesales”. Garamendi ha señalado que este precedente pone de manifiesto que la ley hoy aprobada entronca con los derechos históricos y con el autogobierno vasco. “Hoy, como entonces, los vascos queremos terminar los litigios civiles en los órganos jurisdiccionales de Euskadi, en todas las instancias y grados”, ha afirmado Garamendi en una intervención en la que ha precisado que así lo establece el artículo 14 del Estatuto de Gernika. En este sentido, la consejera ha asegurado que esta ley supone un avance en el marco de nuestro autogobierno. Por eso, aunque sea una ley pequeña en tamaño, su importancia es enorme”, ha apostillado.

 

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Descargas medios de comunicación
Cargos asistentes al acto