Noticias Cultura

El Consejo de Gobierno aprueba el Anteproyecto de Ley Vasca de Juventud (Acuerdo del Consejo de Gobierno del 07-10-2011)

7 de octubre de 2011

Ley Vasca de Juventud

El Consejo de Gobierno ha dado luz verde al Anteproyecto de Ley Vasca de Juventud elaborado por el Departamento de Cultura del Gobierno Vasco desde su Dirección de Juventud. Este proyecto de ley pretende plantear políticas globales de juventud desde una nueva perspectiva acorde a los cambios vividos por las personas jóvenes en la sociedad actual.

La Ley Vasca de Juventud responde a la necesidad de articular las competencias y funciones de las administraciones públicas para impulsar la política integral de juventud, que abarca, por un lado, las medidas para posibilitar la autonomía, la emancipación y la integración de la juventud en la sociedad mediante la planificación, ejecución y evaluación de las políticas transversales de juventud y, por otro, la promoción juvenil a través de actividades, servicios y equipamientos específicos para jóvenes, todo ello llevado a cabo mediante procesos y con cauces que propician la participación de las propias personas jóvenes, y siempre con el fin de proteger y facilitar el ejercicio de los derechos y libertades como ciudadanas por parte de las personas jóvenes.

En consonancia con la ampliación del concepto de política de juventud en los últimos años, se han definido los tres grandes objetivos de la Ley Vasca de Juventud:

-Facilitar la autonomía y la emancipación de las personas jóvenes, mediante la consolidación de las políticas transversales y la coordinación interdepartamental e interinstitucional.

-Garantizar unos mínimos de calidad en la prestación de servicios y equipamientos destinados específicamente a la promoción juvenil.

-Ampliar los cauces de participación e interlocución de la juventud vasca, mediante la creación de canales estables también en el ámbito local, dando cabida, igualmente, a la juventud asociada y a la no asociada.

Así, un objetivo claro y explícito de la política de juventud ha de ser eliminar los obstáculos que dificultan o incluso impiden que las personas jóvenes vascas, preferentemente entre los 25 y los 29 años, que así lo desean puedan salir del hogar de origen para constituir su propio núcleo familiar.

En este sentido, la presente ley debe dotar a la juventud de aquellas herramientas que le ayuden en su desarrollo como persona joven y en el tránsito a la etapa adulta, promoviendo su autonomía personal y económica que le llevará a su emancipación y deberá hacerlo huyendo de planteamientos excesivamente proteccionistas, que puedan retrasar y entorpecer la emancipación de las personas jóvenes y su participación en la sociedad.

Para ello, el Gobierno Vasco precisa de mecanismos de gestión que garanticen el efectivo desarrollo de sus competencias y que agilicen los distintos cometidos que se le encomienden.

En esa línea, esta ley contempla la creación del Instituto Vasco de la Juventud, organismo autónomo, adscrito al departamento competente en materia de Juventud, que, dotado de autonomía de funcionamiento, permita alcanzar los objetivos que esta ley se propone y aportar una adecuada coordinación, asegurando y reforzando la transversalidad de las medidas que afecten a la población joven. El Instituto Vasco de la Juventud tendrá como objeto planificar, programar, coordinar, ejecutar y evaluar la política integral de juventud y las medidas de acción positiva en favor de la autonomía y la emancipación de la juventud, así como las medidas de promoción juvenil.

Asimismo, se crea el Sistema Vasco de Juventud, que constituye un conjunto articulado y estable de actuaciones y estructuras de responsabilidad pública y de participación social, que está integrado por las intervenciones de carácter transversal y por las actividades, servicios y equipamientos específicos para jóvenes, y cuya finalidad es facilitar con estabilidad y continuidad que las niñas, niños, adolescentes y jóvenes se desarrollen y disfruten de su infancia, adolescencia y juventud, en su doble dimensión: por un lado, como etapa vital con valor y significado en sí misma, en la que cada persona es protagonista de su vida, sujeto de derechos de ciudadanía y parte indispensable del tejido social; por otro lado, como etapa que, mediante la maduración, aprendizaje y fortalecimiento de capacidades personales y vínculos sociales, hace posible un proceso progresivo de emancipación, es decir, una transición exitosa y satisfactoria a la condición adulta, en la que se alcanza la mayor autonomía para la toma de decisiones y su puesta en práctica en un proyecto personal de vida.

Un comentario
  • @leire_cabado
    2 de marzo de 2012

    Comentario de Twitter:
    El Consejo de Gobierno aprueba el Anteproyecto de Ley Vasca de Juventud (Acuerdo del Consejo de Gobierno del 07-10-201) http://t.co/NIy6oD4z

Los comentarios en este documento están cerrados