Noticias Industria, Innovación, Comercio y Turismo
Es

Euskadi marca el rumbo de la nueva política industrial de la Unión Europea

9 de octubre de 2011

El Lehendakari, Patxi López, expone el martes en Bruselas el dictamen del Comité de las Regiones que orienta hacia dónde debe encaminarse el sector en los próximos años

El documento, liderado por el Gobierno Vasco y consensuado por unanimidad tras un año de trabajo, establece 90 recomendaciones en aspectos como la 3I+D, la dimensión de las empresas y la necesidad de superar los actuales problemas de financiación. El Lehendakari comparecerá en la sesión plenaria del edificio Berlaymont, en presencia del vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani. La CE, en su propuesta previa, concluye que “Europa necesita a la industria más que nunca y la industria necesita a Europa”.

Hace un año, la Comisión Europea encargó al Comité de las Regiones la elaboración de un dictamen para orientar las futuras políticas comunitarias en materia industrial. Este órgano consultivo que agrupa a 344 representantes de las colectividades regionales y locales de la UE eligió al lehendakari, Patxi López, como ponente del trabajo debido a su papel de referente en materia industrial en el contexto europeo.

La elección del Gobierno Vasco para liderar el grupo se debe al reconocido papel de Euskadi como potencia industrial a nivel europeo. Ya en el último año, el Ejecutivo autónomo ha participado por encargo de la Comisión Europea en la puesta en marcha de dos seminarios dedicados al sector de la industria metalmecánica en Europa.

Tras casi un año de trabajos y reuniones con la Comisión de Política Económica y Social, el lehendakari presentará el dictamen final este martes ante el pleno del Comité de las Regiones en el edificio Berlaymont de Bruselas, y en presencia del vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani.

En este tiempo, Euskadi ha elaborado un documento que se ha consensuado con otras regiones, y que ya se aprobó por unanimidad el pasado 5 de julio en comisión. No se partía de cero. Previamente, en concreto el 28 de octubre de 2010, la propia Comisión Europea envió una propuesta a los organismos comunitarios que sentaba las bases de su ideario.

En esa comunicación, la Comisión Europea relataba lo siguiente: “Europa necesita a la industria más que nunca y la industria necesita a Europa. El mercado único, con más de 500 millones de consumidores, 220 millones de trabajadores y 20 millones de empresas, constituye un instrumento clave para lograr una Europa industrial que sea competitiva. Uno de cada cuatro empleos en el sector privado de la Unión Europea es en la industria manufacturera, y al menos uno de cada cuatro empleos está relacionado con los servicios vinculados que dependen de la industria como proveedores o clientes. El 80% de toda la actividad de investigación y desarrollo del sector privado tiene lugar en la industria, que es un motor de innovación que ofrece soluciones a los retos a los que se enfrentan nuestras sociedades”.

Entre otras conclusiones, la CE considera “esencial aumentar la productividad de la industria manufacturera y de los servicios vinculados a la misma para apuntalar la recuperación del crecimiento y el empleo”. Además, puesto que las pymes generan dos tercios del empleo de la UE, “fomentar la creación, el crecimiento y la internacionalización de las pymes debe ser prioritario en la nueva política industrial integrada en la UE”.

90 propuestas del dictamen

Con esa base, se ha trabajado durante un año hasta consensuar el dictamen final, que presentará el martes el lehendakari y que lleva por título: ‘Una política industrial integrada para la era de la globalización: poner la competitividad y la sostenibilidad en el punto de mira’. Recoge un total de 90 recomendaciones sobre hacia dónde debe encaminarse la nueva política industrial en la Unión Europea. Algunas de ellas, llevan una clara impronta de la actual política industrial vasca.

Entre las prioridades que se marcan, figura la eficacia en áreas como las condiciones marco y la gobernanza económicas, la competitividad, las inversiones y la arquitectura del sector financiero, la innovación y la investigación, energía y recursos, o la agenda digital.

El documento recuerda en sus conclusiones que los nuevos parámetros de competitividad han puesto en cuestión el papel de la economía de la UE en el mundo” pide a la Comisión Europea que trabaje para corregir “los desequilibrios que aún persisten en la UE”, para lo que la política industrial es uno de los instrumentos más útiles.

El dictamen consensuado en el Comité de las Regiones reconoce que el propio concepto de industria ha evolucionado, con la irrupción de la ‘industria difusa’ o ‘nueva industria’, donde se incluyen los servicios de alto valor añadido. Aboga por una “política de competitividad” y una mayor orientación “hacia el desarrollo inteligente de una economía de la UE basada en el conocimiento, así como la inversión estratégica en I+D, la formación orientada a la ciencia y la tecnología, entre otros”.

El Comité urge la necesidad de “llevar a cabo reformas estructurales ante los cambios radicales que afectan al contexto empresarial”, como la ascensión de nuevos países emergentes. También solicita suprimir “las trabas que limitan el crecimiento empresarial”. Entre las conclusiones figura también el ánimo a “crear oportunidades para que las empresas alcancen una dimensión eficiente en nichos específicos; así será posible que la UE tenga pymes multinacionales de nicho”.

Señala, asimismo, la internacionalización como un “reto conjunto de toda la sociedad, no solo de las empresas”, lo cual supone incorporar en ese concepto a “las personas, las universidades, centros de formación o el sistema científico-tecnológico”.

El dictamen que defenderá Patxi López solicita medidas eficientes “para regular de forma adecuada los mercados financieros y así poder combatir la especulación”, además de la puesta en marcha de un Plan de Competitividad para toda la UE. El documento apuesta, además, por proyectos de clusters o intercluster, y por el apoyo a las pymes desde el principio ‘pensar primero a pequeña escala’.

El Comité asume la necesidad de seguir apostando por “proyectos estratégicos en la UE como el desarrollo industrial de los ‘vehículos ecológicos’, los ‘edificios eficientes desde el punto de vista energético’ y las ‘fábricas del futuro’”, así como por la compra pública innovadora y por el fomento de la cultura emprendedora.

El órgano comunitario aboga por la 3I+D, es decir, ligar la internacionalización a la innovación y la tecnología, además de incidir en la necesidad de “buscar la financiación público-privada” para infraestructuras estratégicas e inversiones productivas de envergadura, así como en el desarrollo de la política industrial. Pide también una “mayor coordinación entre la investigación y la industria”, y simplificar el procedimiento de obtención de patentes.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Otros invitados
  • Bernabé Unda