Mujeres agrarias identifican en un estudio los desafíos en relación a su participación en los espacios de decisión del sector

15 de marzo de 2022
  • Emakunde ha becado un estudio sobre participación y representación de las mujeres agrarias en los ámbitos de decisión del sector
  • El 67% de las mujeres entrevistadas individualmente para la investigación afirma haber sufrido actitudes sexistas en alguna reunión a lo largo de su trayectoria

 

Vitoria-Gasteiz, 2022-03-15

Emakunde/Instituto Vasco de la Mujer ha presentado esta mañana el estudio “Representadas y visibles. Participación y representación de las mujeres en los ámbitos de decisión del sector agrario”, resultado de la beca concedida por el Instituto a trabajos de investigación en Igualdad de Mujeres y Hombres. En la presentación han participado la directora de Emakunde, Izaskun Landaida, y la autora del estudio, Leire Milikua, quien ha analizado la participación actual de las mujeres en los órganos de decisión del sector agrario de la mano de mujeres presentes en estos espacios, elaborando una cartografía de sus vivencias participativas.

Izaskun Landaida ha destacado la importancia de las investigaciones para profundizar en la información especializada y el conocimiento de los diferentes sectores y ha señalado que, a través de la convocatoria de becas, “se está consiguiendo formar a personas expertas en género en diferentes ámbitos”. Landaida ha recordado la importancia del Estatuto de las Mujeres Agricultoras aprobado en 2015, pionero en el Estado, en la medida en la que, entre otras cuestiones, trata de impulsar una participación equilibrada de estas en el sector agrario”. Como consecuencia de su aprobación, las asociaciones u organizaciones profesionales, empresariales, sindicales o de otra índole que operen en el ámbito agrario y que aspiren a recibir ayudas o subvenciones públicas tienen la obligación desde 2019 de contar con, al menos, una mujer en sus órganos de dirección y desde 2021 la obligación ha aumentado a un mínimo del 40%. Así, según los datos aportados por la directora de Emakunde, el 77,63% de los órganos del sector ha alcanzado ese equilibrio, con un aumento de participación en el último año de un 30%. Así han evolucionado los datos en los últimos años: En 2019 el 75,51% de los órganos contaban con alguna mujer y un 21,42% con una presencia de al menos el 40%. Y en 2021 son ya el 98,02% de los órganos contaban con alguna mujer y un 77,63% con una presencia de al menos el 40%.

Aun así, según Landaida, queda mucho camino por recorrer, y tal y como muestra el estudio “no es un problema exclusivo de las mujeres, que debe ser resuelto por ellas, sino que es responsabilidad de todas y todos, de las mujeres, de los agentes y de las instituciones”.

Según el estudio, en el sector se han dado pasos adelante en los últimos años, especialmente desde la aprobación del Estatuto de las Mujeres Agricultoras en 2015, pero aun así, las mujeres agrarias encuentran obstáculos para participar en los ámbitos de decisión. La mayoría de las mujeres entrevistadas coinciden en que el sector se ha representado históricamente como un mundo de hombres. Que el lugar de las mujeres casi siempre ha estado en la sombra, en el espacio privado, y que han sido los hombres los que han acudido a las ferias, al trato, a las reuniones del sector. Todo ello a pesar de que el trabajo de las mujeres haya sido y siga siendo clave en la supervivencia de muchas explotaciones: bien directamente a través del trabajo en la explotación, bien asumiendo otras tareas y responsabilidades para que otras personas trabajaran en la misma. 

Así, las primeras mujeres que participaron en los ámbitos de decisión del sector, y como sucede en todos los ámbitos muy masculinizados, no encontraron un panorama sencillo, pero aún hoy encuentran muchas resistencias al cambio y pervivencias de roles sexistas. El 52% de las mujeres entrevistadas para la investigación ha encontrado resistencia para que siguieran sus indicaciones en algún espacio de reunión a lo largo de su trayectoria, a diferencia de los hombres. El 67% ha sufrido actitudes sexistas en algún espacio de reunión y el 52% actitudes paternalistas. El 81% cree que, en general, hombres y mujeres responden de forma diferente cuando hay una discrepancia.

Asimismo, el 79% de las mujeres percibe una falta generalizada de empoderamiento entre las mujeres del sector. El 64% cree que, en general, las mujeres del sector se posicionan fuera de las iniciativas, se excluyen.

La investigación realiza una serie de propuestas para tratar de revertir esta situación. Algunas, dirigidas a las propias mujeres, como la necesidad de tomar conciencia y reforzar su confianza o promover alianzas entre ellas. Otras son medidas que se pueden impulsar a nivel institucional y asociativo del sector: fomentar la colaboración, priorizar las explotaciones profesionales, revisar el concepto de asociaciones o crear espacios propios para mujeres. Y también incluye propuestas para las administraciones: acercamiento al sector, revisión de la formación o hacer cumplir las medidas a las asociaciones, entre otras.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Descargas medios de comunicación
Cargos asistentes al acto