Estrategia de protección del suelo 2030 de Euskadi. Conclusiones

7 de julio de 2021

La Estrategia de protección del suelo 2030 de Euskadi se está desarrollando siguiendo un proceso que va incorporando a los agentes vinculados con la protección del suelo de forma paulatina. Este proceso, que continuará tras la aprobación del primer documento estratégico de este ámbito, se ha centrado inicialmente en el establecimiento de objetivos, la identificación de líneas de actuación y el planteamiento de las acciones prioritarias para el periodo 2021-2025. Para ello ha afrontado las siguientes tareas:

  • Conocer la relación y la vinculación de los agentes participantes con la protección del suelo
  • Realizar un primer del diagnóstico de la situación
  • Recoger demandas, sugerencias y aportaciones
  • Identificar posibles acciones y prioridades para el periodo 2021-2025
  • Identificar posibles nuevas áreas de trabajo a futuro
  • Comprometer y corresponsabilizar a los participantes en la consecución de los retos a través del reconocimiento de la necesidad de un trabajo compartido

El proceso ha dejado patente la necesidad de un cambio en la forma de avanzar ya que los objetivos de la protección del suelo solo se podrán alcanzar a través del trabajo compartido y colaborativo que permita avanzar hacia el equilibrio entre los intereses de los diferentes actores.

El proceso ha permitido elaborar un documento de consenso de objetivos y acciones prioritarias gracias a los trabajos que se describen brevemente a continuación.

 

FASE I. Elaboración de las bases de la estrategia.

Las herramientas que se han utilizado para la identificación de los que debían ser los fundamentos de la Estrategia de protección del suelo han sido las siguientes

  • Entrevistas personales que han servido para enfocar las cuestiones clave.

 

  • Sesiones de trabajo grupal que han permitido identificar los elementos nucleares del diagnóstico y conocer la percepción de los agentes sobre lo que la intervención pública debería abordar en el ámbito de la protección del suelo.

En total, tomaron parte en este proceso de participación aproximadamente cincuenta personas procedentes de los ámbitos de la administración, académico, conocimiento y profesional.

 

FASE II. Elaboración del primer borrador de la estrategia.

En una segunda etapa ha entrado en juego una comisión técnica constituida ad hoc inicialmente por representantes técnicos de diferentes departamentos del Gobierno Vasco y sus sociedades públicas. La comisión técnica ha sido clave en la elaboración del primer borrador de estrategia fundamentalmente en la identificación de las líneas de actuación y las acciones prioritarias que van a llevar a la protección del suelo hacia el objetivo de degradación neutra a 2050.

Adicionalmente, en esta segunda etapa, se ha utilizado esta plataforma IREKIA para invitar a la sociedad en general a participar en el proceso de elaboración de la estrategia. Las propuestas recibidas han sido revisadas y se ha comprobado que todas ellas refuerzan cuestiones relevantes que ya habían sido identificadas como tales en la elaboración del primer borrador. La identificación de la erosión o el sellado como amenazas prioritarias, la necesidad de proteger los suelos agrícolas y naturales, la reutilización de suelos antropizados para evitar la alteración de los suelos vírgenes o la coordinación entre administraciones e integración de políticas son algunas de las aportaciones recogidas a través de IREKIA.

Como complemento a todas estas acciones se celebró un encuentro (en el que participaron aproximadamente 200 personas), en dos jornadas de presentación y mesa redonda respectivamente, que bajo el título “El uso del suelo ante la emergencia climática y la transición ecológica”, sirvió para iniciar el proceso de comunicación del proceso de elaboración y participación a través de una convocatoria abierta a todos los interesados.

 

FASE III. El consenso hacia la Estrategia de protección del suelo

En tercera etapa, además de avanzar en la definición de las acciones prioritarias, se ha dado voz a otros actores muy importantes en la gestión sostenible del suelo y del territorio como son los Ayuntamientos y las Diputaciones Forales, a la vez que se incorporará la variable política para la toma de desiciones en relación al alcance de la estrategia y las acciones a desarrollar en los próximos cinco años.

Como actuación para ir compartiendo consensos con la sociedad se ha celebrado, en el ámbito de la Semana Verde europea una sesión que, con el título Uniendo esfuerzos para proteger el suelo en Euskadi, ha puesto sobre la mesa la posición de diferentes agentes ante el reto de la neutralidad en la artificialización del suelo.

Por su parte, la apertura de una segunda ronda de participación en esta plataforma, IREKIA, ha tenido por objeto ofrecer a la ciudadanía una segunda oportunidad de participación en un estado más avanzado de elaboración de la estrategia. En este caso, las aportaciones se han centrado en dos de los ámbitos que la estrategia define como prioritarios: el forestal y los suelos contaminados. Por un parte, se ha indicado en la necesidad de cambiar la forma en la que realiza la explotación forestal y que da lugar a una erosión importante derivada de actuaciones traumáticas sobre terrenos de gran pendiente con la consiguiente perdida de suelo fértil. Por otra, se ha propuesto la obligatoriedad de descontaminar todos los suelos contaminados y al registro de actividades expuestas, incluyendo jardines o huertas.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados