Noticias Trabajo y Empleo

El departamento de Trabajo y Empleo mantiene la prudencia ante la confirmación del descenso de los datos del paro

2 de julio de 2021

Como en cada valoración de los datos de empleo en esta legislatura, el Departamento quiere empezar recordando el compromiso que tenemos con las 122.359 personas que hoy buscan empleo en Euskadi y no lo encuentran. Son 259 menos que en mayo.

Pero, aunque se confirma el descenso casi continuo desde septiembre pasado, sabemos que nuestros esfuerzos deben seguir centrados en buscar oportunidades, como la han encontrado otras 24.091 personas en los últimos nueve meses.

  • Porque es también necesario volver a recordar que el esfuerzo conjunto de administraciones, empresas y personas trabajadoras ha conseguido que la destrucción de empleo no haya sido comparable a la caída de la economía, que ha sido la mayor en 80 años
  • Que esta contención también nos ha hecho homologables a lo que se viene haciendo en Europa.
  • Y que, a pesar de todas las incertidumbres, se ha recuperado el 80 por ciento del empleo destruido en la pandemia.

Este descenso del paro en junio ha sido, en cualquier caso, mucho más moderado, no sólo de lo deseable, sino de los datos que se han reflejado en este tiempo.

  • En todos ellos hemos visto un comportamiento análogo a otros años sin crisis, aunque de forma más moderada.
  • En esta ocasión ha ocurrido algo similar: baja el desempleo, pero de forma contenida.

Una primera reflexión es que el sorprendente, por inesperado, impulso del empleo el pasado mes en sectores como la industria y la construcción, y el cambio de tendencia en hostelería y comercio, ha contenido en éste el descenso del paro que, sin embargo, mantiene de forma inalterable el camino que nos aproxima al objetivo cuantitativo fijado para la legislatura

Sin embargo, en esta ocasión,

  • el comportamiento del empleo por territorios no es homogéneo, y en Bizkaia sube el paro.
  • Y lo mismo ocurre entre las mujeres, en este caso porque el sector que mejor se comporta es el industrial, fuertemente masculinizado. Esta cuestión estructural, base de la brecha salarial y de la desigualdad, es algo que el Departamento quiere atajar de forma radical con un nuevo programa ya aprobado y que empezará a desplegarse de forma inmediata.

Por el contrario, aumenta con respecto a mayo un 24% el número de contrataciones, y hasta un 61% con respecto a junio del año pasado.

  • Sabiendo el contexto del año 2020, conviene recordar que fue cuando quedaron sin efecto las restricciones de movilidad, lo que supuso un fuerte impulso a la actividad económica sobre todo lo relacionado con el turismo y la hostelería.
  • Este año, por el contrario, el impacto mayor por la nueva situación se produjo en mayo, por el fin del estado de alarma.
  • No obstante, es significativo el descenso de contrataciones en el sector primario y en el relacionado con la información y comunicación, mientras que siguen al alza las relacionadas con la industria, entre otras, y la hostelería, aunque en este caso de forma más contenida que el mes anterior.

Todo ello nos vuelve a dibujar, como en todos los meses precedentes, incluidos aquellos en los que ha habido un notorio descenso del desempleo, una fotografía con datos que invitan, sobre todo, a la cautela y la prudencia.

La pandemia sigue con nosotros. La extensión de la vacunación a partir de mayo supuso un impulso definitivo a la consolidación de la resistencia que ha venido mostrando el tejido productivo vasco en estos meses. Y en junio se confirma, aunque con menor intensidad.

Las empresas, todos los sectores y en todos los territorios, envían señales claras de confianza y de voluntad de contratación en el futuro inmediato, a partir de otoño.

Pero necesitan afianzar el terreno antes de arriesgar en sus decisiones.

Por eso este momento de esperanza debe ir acompañado de la responsabilidad. Desde luego, de la responsabilidad pública, para mantener firmes los apoyos a todos los sectores económicos y a la búsqueda de oportunidades para las personas trabajadoras. Pero también de la responsabilidad individual para que un exceso de confianza no lleve a cambiar las tendencias en la salud y, con ellas, condicionar el normal funcionamiento de toda la actividad económica, desde los comercios y la hostelería a la industrial.

En definitiva, el Departamento de Trabajo y Empleo valora los datos de junio con la misma cautela que en todos los meses anteriores, desde la convicción de que el suelo consolidado es sólido, que las incertidumbres nos van a seguir acompañando, pero que persisten las señales para recuperar todo el empleo perdido.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Cargos asistentes al acto