El Gobierno Vasco aprobará un proyecto de ley para proteger y garantizar la diversidad religiosa y la apertura de nuevos centros de culto en Euskadi

8 de junio de 2021
  • Un Consejo Interreligioso Vasco, formado por representantes institucionales, religiosos y sociales, velará por la gestión positiva del nuevo marco legal
  • Los municipios deberán reservar suelo para equipamientos de carácter religioso en sus planes de ordenación urbanística
  • Ikuspegi recoge en un mapa la diversidad religiosa de los territorios vascos, tanto en lo referido a la adscripción confesional de la población como al número y ubicación de lugares de culto
  • Los católicos son amplia mayoría con casi millón y medio de fieles, seguidos por los musulmanes y los evangélicos
  • Hay registradas numerosas mezquitas, algunos templos budistas y ninguna sinagoga ni templo hinduista

Vitoria-Gasteiz, 08/06/2021

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, presentará para su aprobación, la próxima semana en Consejo de Gobierno, el Proyecto de Ley de Lugares, Centros de Culto y Diversidad Religiosa en la Comunidad Autónoma del País Vasco, cuyo objetivo es proteger la convivencia y el derecho a la libertad religiosa de la sociedad vasca.

La diversidad religiosa es un fenómeno definitivo e irreversible que ha avanzado con mayor celeridad que la legislación, de manera que las instituciones carecían de las herramientas legales necesarias para gestionar esta nueva realidad.

Esta ley nace, por tanto, con el objetivo de ofrecer una cobertura jurídica a esta pluralidad, protegiendo y garantizando la convivencia y el diálogo en igualdad de condiciones de todas las confesiones asentadas en Euskadi, así como de su derecho fundamental a la apertura y utilización de sus centros o lugares de culto. 

Para su cumplimiento, los ayuntamientos deberán actualizar sus planes de ordenación urbanística, ya que, “en función de la disponibilidad del suelo”, estarán obligados a reservar espacios para los equipamientos de carácter religioso que necesite el municipio. Asimismo, el documento impide expresamente a los consistorios “actuar con criterios que puedan producir una discriminación directa o indirecta, o una restricción arbitraria”.

Junto a ello, se regulan otros preceptos relativos a las licencias urbanísticas, la comunicación de apertura de centros de culto y otras autorizaciones de actividad. También se estipula la utilización esporádica de equipamientos y espacios públicos para la organización puntual de algún acto religioso e, incluso, se recoge la posibilidad de que los gobiernos locales destinen “lugares, locales o edificios de uso público a fines pluriconfesionales”.

En este sentido, la nueva ley deja en manos de los propios ayuntamientos la responsabilidad de velar por el cumplimiento de las normas, principalmente dirigidas al control de las condiciones técnicas; de la seguridad y salud de las personas, así como de la preservación del medio ambiente. No obstante, su papel en ningún caso podrá ser sancionador, ya que la adopción de medidas restrictivas será competencia de las instancias judiciales si fuera necesario.

Consejo Interreligioso Vasco

El diálogo será una herramienta fundamental para la gestión positiva de la diversidad religiosa en Euskadi. Por ello, se hace imprescindible la creación de un Consejo Interreligioso Vasco, que, aunque de carácter meramente consultivo, será de gran ayuda en aquellas iniciativas y decisiones que puedan afectar de forma específica al ejercicio de las libertades religiosa y de culto. Será el motor dinamizador y un foro en el que compartir diagnósticos y proponer actuaciones coherentes con la protección y promoción de la pluralidad de la sociedad.

El Consejo Interreligioso estará formado por representantes del Gobierno Vasco, las tres diputaciones forales, ayuntamientos, iglesias, confesiones y comunidades religiosas, asociaciones ciudadanas “de interés cualificado” en la aplicación de la ley y personas de reconocida competencia.

La composición final, así como las funciones y normas de funcionamiento, se determinarán con un Decreto del Gobierno Vasco. Y, según se recoge en el documento, “en dicha composición, se promoverá una representación equilibrada de hombres y mujeres con capacitación, competencia y preparación adecuada”.

Una vez aprobado el proyecto de ley por el Consejo de Gobierno, el documento será remitido al Parlamento Vasco para su tramitación y aprobación final.

El mapa de la diversidad religiosa

Por primera vez, la Comunidad Autónoma Vasca cuenta con un mapa elaborado por la dirección de Derechos Humanos, a través de Ikuspegi y el Instituto Pedro Arrupe de la Universidad de Deusto, en el que se recoge la diversidad religiosa en suelo vasco, tanto en cuanto al número de confesiones y fieles como al de lugares de culto y templos.

Así, el catolicismo es la principal confesión, con 1.489.864 fieles; le siguen a una distancia considerable los musulmanes (89.487), los evangélicos (29.326) y los ortodoxos (18.964).

Asumiendo que en los tres territorios una mayoría es católica, destacan algunos datos sectoriales como que quienes profesan la religión islámica tienen mayor presencia en Vitoria-Gasteiz (14.114) con una decena de mezquitas, por delante de Bilbao (13.131) y sus seis mezquitas, o Donostia (5.540) y ningún templo de esta religión.

En lo que se refiere a los evangélicos, su territorio de referencia es, sin duda, Bizkaia. En Bilbao viven 4.095 fieles; en Vitoria-Gasteiz, 2.969, y en Donostia, 2.885. En cuanto a sus templos, esta confesión registra, después de las iglesias católicas, el mayor número de lugares de culto con cerca de 120 en toda Euskadi, destacando los 35 de Bilbao y los 19 de Vitoria-Gasteiz. Donostia solo cuenta con 7 centros, uno menos que Bermeo o dos menos que Santurtzi, Getxo y Barakaldo.

No hay ninguna sinagoga, ni tampoco templos hinduistas. Destacan los cinco templos budistas de Donostia, por delante de Bilbao (4) y Vitoria-Gasteiz (1).

La diversidad religiosa es ya una realidad incuestionable en la Comunidad Autónoma del País Vasco. El mapa evidencia que la segunda tendencia en cuanto a creencias en Euskadi -una vez más por detrás de los católicos- es precisamente no profesar ninguna religión. De hecho, 515.771 personas se declaran no creyentes.

Mapa de diversidad religiosa: https://labur.eus/ui2IX

 

2 comentarios
  • ¿Algo que decir?… comenta esta noticia
  • 9 de junio de 2021

    Lo mismo pregunto: ¿Por qué un estado aconfesional debe reservar recursos públicos (suelo) para el desarrollo y/o la promoción de actividades confesionales?

  • 8 de junio de 2021

    ¿Por qué un estado aconfesional debe reservar recursos públicos (suelo) para el desarrollo y/o la promoción de actividades confesionales?

Cargos asistentes al acto