URA concluye la eliminación de 11 azudes en un tramo de 360 metros del cauce del río Landarbaso en Astigarraga

17 de diciembre de 2020
  • Se trata de la fase II de los trabajos de restauración que se iniciaron en febrero en el Landarbaso, en el linde entre Astigarraga y Donostia
  • La obra tiene como objetivo permitir de nuevo el tránsito de la fauna y renaturalizar las márgenes

URA ha concluido la eliminación de 11 azudes en un tramo de 360 metros del cauce del río Landarbaso en Astigarraga. Se trata de la fase II de los trabajos de restauración que se iniciaron en febrero, aguas abajo del puente del mismo nombre, en los términos municipales de Astigarraga y Donostia, próximo a la carretera que une Astigarraga con Rentería, en un entorno montañoso y con gran cantidad de vegetación. El río Landarbaso, también conocido como regata Epele, desemboca en el río Urumea en en el barrio de Epela, Hernani y es un Área de Interés Especial para el desmán del Pirineo (Galemys pirenaicus) y el visón europeo (Mustela lutreola). 

La actuación se inició en febrero con la demolición parcial de 11 azudes y culmina ahora con la retirada completa de los restos de las infraestructuras. El objetivo es recuperar un tramo con rápidos, pozas, barras de sedimentos y madera muerta, así como la continuidad del bosque de ribera, con el ánimo de aumentar la diversidad de hábitats y favorecer las condiciones para que sea hábitat de interés de especies como los antes citados desmán del Pirineo y el visón europeo. 

La actuación ha consistido en restaurar el tramo y retirar los 11 saltos de agua artificiales, que impedían el libre desplazamiento de la fauna por del cauce, y los muros de contención de las márgenes que impedían el libre tránsito entre el cauce y las márgenes y riberas. Once saltos de agua artificiales, muros de contención y escaleras de acceso al río que se construyeron en los años 70 para facilitar el acceso al río desde una urbanización proyectada en las inmediaciones que finalmente no se construyó. 

Los  azudes demolidos han precisado de distintos grados de excavación dependiendo de su ubicación y de la pendiente del río. Esta demoliciones han incluido la construcción de ataguías (encauzamientos temporales del flujo del río) para desviar el caudal del río a través de una tubería lateral, permitir el acceso de la maquinaria y acometer los trabajos en cada azud. 

Gran parte de la ribera de la margen derecha del tramo estaba formada por un muro de contención cuya altura crece progresivamente, de un metro hasta los tres metros que alcanzaba en las proximidades del puente Landerbaso. 

Se ha acometido además, la demolición de una plataforma y de un muro de 13 metros de longitud situado en el  margen izquierdo, junto al puente Landerbaso. Ello permite restaurar la zona de forma importante y crear una ribera natural, que recupera  la conexión para las especies entre el el cauce y el territorio inmediato. 

Asimismo, se ha retirado una vieja estructura de paso sobre el cauce y una antigua canalización de hormigón que sobrevuela el cauce (así como los muros de contención sobre los que se sujeta). 

Esta restauración ha contado con la colaboración de los ayuntamientos de Astigarraga y Donostia para la retirada y gestión de los residuos generados. 

Esta actuación de restauración fluvial ha recibido  financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, FEDER.

Más fotos: https://www.flickr.com/photos/uraagentzia/albums/72157712955289118          

Kokapena

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Descargas medios de comunicación
Cargos asistentes al acto