URA arranca las obras de defensa ante inundaciones del Ibaizabal a su paso por Galdakao

11 de diciembre de 2020
  • Las obras abarcan desde el azud de Bengoetxe hasta el puente de Plazakoetxe; un tramo de 1.640 metros, con plazo de ejecución de 15 meses y una inversión de 9,5 M€
  • Se aumentará la sección hidráulica del tramo mediante la excavación de 190.000 m3 de tierra-roca y se acondicionará hidráulicamente el puente del Mercadillo
  • Esta fase III logra mayor incremento de seguridad para las personas y la actividad económica. Y se prevé que tras su ejecución toda zona ocupada no sufra daños para crecidas con periodo de retorno de 100 años

La Agencia Vasca del Agua-URA arranca las obras de defensa ante inundaciones del Ibaizabal a su paso por Galdakao. Se trata de la fase clave de las obras del proyecto de defensa ante las crecidas del Ibaizabal por ser la fase que logra el mayor incremento de seguridad para las personas y la actividad económica de la cuenca.

Esta tercera fase de las obras consiste básicamente en el acondicionamiento hidráulico del río mediante la rebaja de la cota del lecho rocoso del cauce y la creación de un canal de aguas bajas, para lo cual se procederá a la excavación de 190.000 m³ de roca y tierras, el equivalente a unos 19.000 camiones.

Así lo han podido constatar de primera mano la viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Amaia Barredo y el director general de la Agencia Vasca del Agua-URA, Antonio Aiz, en la visita que han realizado en Galdakao al tramo del Ibaizabal donde se acometerán las nuevas obras; en concreto, al Puente de Mercadillo. Este puente está catalogado, según la Orden del 24 de mayo de 2016, de la Consejera de Educación, Política lingüística y Cultura como Bien Cultural, con la categoría de Monumento, en el inventario General del Patrimonio Cultural Vasco.

El cauce del río Ibaizabal a su paso por Galdakao ha sido constreñido por la ocupación de sus llanuras de inundación. La consecuencia directa se observa en un cauce con una sección insuficiente para contener los caudales de las crecidas del río cantábrico más caudaloso de Euskadi, y genera por tanto un riesgo a la población y los usos que se han consolidado en los territorios del río.

El puente, también denominado Bengoetxe, es una estructura viaria de cuatro arcos, de piedra arenisca con cuatro bóvedas de medio punto, dovelas bien labradas y alturas desiguales. Protegido patrimonialmente por su valor histórico y cultural, actúa como importante obstáculo hidráulico y acentúa las inundaciones en la zona. En consecuencia, la recurrencia natural de las crecidas representa un gran riesgo para las personas del entorno, puesto que pueden afectar a las vías de comunicación y las infraestructuras de servicios, y provocar importantes pérdidas económicas a la actividad industrial de la zona.

Con la actuación, el puente será restaurado patrimonialmente y será testigo de cómo se genera un nuevo cauce ordinario paralelo al actual, por lo tanto, las aguas discurrirán por el nuevo recorrido y bajo sus arcos. Es decir, se procederá a la ampliación de la sección del puente del Mercadillo; de tal manera que se conjuga la eficacia hidráulica del tramo, con la salvaguarda y puesta en valor del elemento cultural.

Esta actuación aumenta además la eficacia defensiva de las obras de la fase I (una actuación a lo largo de un tramo de 2.020 metros del río Nervión que comenzó en el puente de Euskotren en Bandas y llegó hasta el puente de Ariz, en Basauri) y la fase II (una actuación en el río Ibaizabal en un tramo de 3.240 metros que transcurrió entre la confluencia del Nervión y el azud de Bengoetxe) ambas ya ejecutadas.

Infografía para visibilizar la continuidad de los trabajos de las tres fases:

https://www.uragentzia.euskadi.eus/infografia/ibaia/ibaizabal.html

Se trata de una de las obras prioritarias frente a las inundaciones en Euskadi. Las obras abarcan desde el azud de Bengoetxe hasta aguas arribas del puente de Plazakoetxe; es decir, una longitud total de 1.640 m de tramo y cuentan con un presupuesto de 9,5 millones de euros. Se estima un plazo de ejecución de 15 meses, hasta marzo de 2022.

Las obras requerirán actuaciones adicionales como recalzar las pilas del puente de Plazakoetxe, o acondicionar el azud de Bengoetxe.

La actuación incluye la revegetación de las riberas mediante el empleo de especies autóctonas con capacidad de dar sombra al cauce. Para ello, se prevé el estaquillado con estacas de sauces procedentes de ejemplares cercanos a la obra, de especies como Salix alba, S. atrocinerea y S. purpurea. Las labores de revegetación en las zonas próximas al cauce se realizarán respetando al máximo la vegetación previamente existente, evitando la limpieza y desbroce de la misma.

Estas medidas proyectadas obtienen una importante mejora en la seguridad ante inundaciones, y se prevé que tras su ejecución toda zona ocupada no sufra daños para crecidas con periodo de retorno de 100 años.

La viceconsejera Amaia Barredo ha destacado la importancia de “acondicionar espacios para la expansión segura de las crecidas del río Ibaizabal, precisamente para contenerlas y evitar su incursión en la trama urbana, como en el caso de Zuatzu y Bengoetxe”. Ha destacado el carácter transformador de estas actuaciones “contra inundaciones” ya que “permiten regenerar el ámbito y recuperar el valor ecosistémico del entorno”.

Antonio Aiz, director general de URA, ha concluido que “la finalidad de aumentar la sección de desagüe del río es disminuir así la altura y extensión de la inundación evitando así que en periodos muy lluviosos como el que estamos teniendo estos días la ciudadanía esté temiendo ver el agua entrar en sus casas”. En esta semana que llevamos bajo lluvias importantes se ha llegado a acumular 150 l/m2 en la vertiente cantábrica, incluso 200 en algunos entornos. En la vertiente mediterránea se ha acumulado alrededor de la mitad. Aiz ha señaldo que “aunque no ha habido problemas realmente relevantes, los ríos han mostrado su naturaleza” añadiendo que “en episodios peores, ocasionarían problemas.

El episodio parece que está concluyendo, pero nos deja ríos altos y nieve en las montañas, que acabará bajando, por lo que hay que mantener la vigilancia sin relajarse. Especialmente cuando se prevean nuevas lluvias de importancia, que ahora no se prevén”.

Desde Ura se está prestando especial atención a los embalses. En los embalses del Zadorra, que abastecen a más de la mitad de la población de la CAPV, han entrado hasta ahora unos 30 hm3, es decir, acercándose al abastecimiento de Vitoria durante dos años. En Ullibarri, por ejemplo, el nivel ha subido 1,3 metros.

 

 

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Cargos asistentes al acto