Es

El Departamento de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco pone en marcha un paquete de ayudas de 2.645.000 euros para apoyar al sector cultural ante las consecuencias de la situación de alarma y la emergencia sanitaria

24 de junio de 2020
  • Consta de dos partes: una convocatoria de subvenciones dirigida a micropymes del sector cultural (2 millones) y cinco líneas especiales de ayudas.
  • Según ha explicado el consejero Bingen Zupiria, esas cinco líneas de ayudas están dirigidas a la producción editorial, la ilustración, la producción cinematográfica, las artes plásticas y la catalogación-digitalización.

 

Donostia/San Sebastián, 24/06/2020     

El Departamento de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco ha presentado esta mañana en Donostia / San Sebastián un paquete de ayudas de 2.645.000 euros que tiene como objetivo apoyar al sector cultural ante las consecuencias de la emergencia sanitaria y la situación de alarma generada por la Covid-19. Este conjunto de ayudas consta de dos ejes. Por un lado, en los próximos días se pondrá en marcha una nueva convocatoria de subvenciones dirigida a micropymes del sector cultural con el objetivo ayudarles a paliar sus gastos fijos o estructurales, con un presupuesto de 2 millones de euros. Además, el Departamento pondrá en marcha cinco líneas de ayudas, con un presupuesto total de 645.000 euros, que tienen como objetivo impulsar la creación y generar actividad empresarial en cinco ámbitos: la producción editorial, la ilustración, la producción cinematográfica, la creación en las artes plásticas y, finalmente, la catalogación-digitalización del patrimonio musical.

El consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, ha sido el encargado de explicar los detalles de este paquete de ayudas, acompañado del viceconsejero de Cultura, Joxean Muñoz, y la directora de Promoción de la Cultura, Aitziber Atorrasagasti. Al acto también han asistido el director de Patrimonio Cultural, Mikel Aizpuru, y la directora de Etxepare Euskal Institutua, Irene Larraza. Según ha explicado el consejero, estas ayudas “se dirigen a uno de los sectores más afectados por la suspensión obligada de la actividad aprobada para frenar la propagación de la Covid-19”.

“Además del enorme dolor que a nivel humano está causando la pandemia, la situación de alarma y las medidas que se han tomado para frenar su propagación están generando unas consecuencias muy importantes a nivel social y económico. Esos efectos son especialmente notorios en algunos sectores, y la cultura es uno de ellos. Las medidas que hoy presentamos tienen como objetivo, en primer lugar, contribuir a paliar esos efectos, ayudando a las empresas del ámbito cultural a afrontar parte de sus gastos. Asimismo, queremos dar un paso más en el impulso a la actividad creativa y apoyar la actividad de las empresas del ámbito cultural”, ha indicado Zupiria.

Ayudas a micropymes

El paquete de ayudas que hoy se ha presentado tiene como primer eje una nueva línea de subvenciones dirigida de manera específica a pequeñas empresas culturales que se hayan visto obligadas a reducir su actividad o pararla por completo como consecuencia de la situación de alarma generada por la Covid 19. Esta convocatoria del Departamento de Cultura y Política Lingüística, que se aprobará el próximo martes en el Consejo de Gobierno, contará con un presupuesto de 2 millones de euros y la cuantía máxima de las ayudas a cada beneficiario será de 10.000 euros.

Esta convocatoria de ayudas se plantea como una ayuda que “dé soporte a empresas y asociaciones del ámbito cultural, financiando algunas partidas de gasto corriente y paliando los efectos del parón de la actividad durante los últimos meses”. No se considerarán los costes de personal (seguridad social y salarios), en buena medida financiados a través de otras líneas ya abiertas. El objetivo del Gobierno Vasco es apoyar el mantenimiento de las estructuras empresariales de las micropymes (personas autónomas societarias, sociedades y asociaciones) del sector de la cultura.

Esta convocatoria recoge que podrán ser objeto de la subvención los gastos fijos o de estructura de sociedades o asociaciones. En concreto, se tendrán en consideración los siguientes gastos:

  • El arrendamiento del local de trabajo, siempre y cuando no sea parte de la vivienda de la persona solicitante.
  • El coste de arrendamiento de material técnico y de vehículos de transporte destinados a la actividad laboral.
  • Suministros (agua, luz, teléfono, internet…) de los locales de trabajo, siempre y cuando no sea parte de la vivienda de la persona solicitante.
  • Los intereses derivados de:
    • Cuotas por préstamos hipotecarios destinados a cubrir la compra del establecimiento donde se desarrolla la actividad.
    • Cuotas de préstamos correspondientes a inversiones realizadas en el quinquenio anterior a la entrada en vigor del estado de alarma (14 de marzo de 2020) o derivados de su financiación, destinadas para la adquisición de bienes necesarios para el correcto funcionamiento de la actividad.
    • Cuotas para la inversión en elementos necesarios para la adaptación de la actividad a las condiciones impuestas por la COVID‐19.
  • Los intereses derivados de otro tipo de gastos ordinarios como:
    • Cuotas de seguros vinculados a la actividad ordinaria.
    • Servicios de profesionales independientes contratados durante el periodo de alarma (asesores, consultores…), exceptuando aquellas derivadas de auditorías.
    • Impuestos municipales.
    • Costes derivados de la financiación del circulante.
  • Gastos de afiliación a asociaciones profesionales reconocidas en los presupuestos anuales del Departamento de Cultura y Política Lingüística.

Asimismo, los beneficiarios de las ayudas deberán cumplir con los criterios establecidos en la definición de micropymes (Recomendación 2003/361/ CE de la Comisión de 6 de mayo de 2003); en particular, deberán contar con menos de 10 trabajadores y presentar una facturación anual inferior a 2 millones de euros. Asimismo, deberán demostrar que su actividad ha sido suspendida totalmente o que haya sufrido una reducción en la facturación superior al 75 % respecto al 2019, como consecuencia de la emergencia sanitaria.

Otro de los requisitos que deberán cumplir es tener como objeto o fin el desarrollo de actividades culturales y que la facturación provenga por lo menos en un 70% de una o varias actividades relacionadas con la cultura. En este sentido, se entenderá por actividad económica del ámbito cultural, a los efectos dispuestos en esta convocatoria, la generación de productos o servicios vinculados a manifestaciones culturales, con carácter profesional y lucrativo. La condición de profesionalidad se producirá cuando los integrantes del equipo que desarrolle la actividad tengan una remuneración acorde a los convenios o usos establecidos en el sector y nunca inferior al salario mínimo interprofesional. Por eso, quedarán excluidas de esta convocatoria todas aquellas asociaciones de carácter amateur, cuyos integrantes no reciben remuneración alguna, documentalmente acreditada para tal fin, por la actividad desarrollada.

El plazo de presentación de las solicitudes de las ayudas comenzará el día siguiente de la publicación de la convocatoria en el BOPV y finalizará tras 15 días naturales.

Cinco nuevas líneas de ayudas

El segundo gran eje de este paquete de ayudas lo constituyen cinco iniciativas dirigidas a impulsar la actividad de las y los creadores vascos, así como la actividad empresarial de entidades y empresas del ámbito cultural. “El objetivo es hacer un esfuerzo para incrementar la inversión pública en el ámbito cultural ofreciendo más recursos a las y los creadores para que puedan continuar con su labor creativa. Queremos garantizar la supervivencia del ámbito de la creación y el valor social que supone”, ha señalado el viceconsejero Joxean Muñoz.

Edición literaria

El objetivo de esta primera línea de ayudas es incrementar la compra del libro en euskera y el libro editado en Euskadi, mediante compra a las librerías de proximidad con destino a la Red de Bibliotecas Públicas de Euskadi. Se busca paliar mediante compra pública la fuerte caída de la facturación de las editoriales vascas y de las librerías de Euskadi a causa del cierre obligado del comercio. Para ello, se ha decidido ampliar la dotación destinada a la compra de libros para las bibliotecas públicas. Se destinará una partida extraordinaria de 100.000 euros a través de una convocatoria concurrente entre las bibliotecas (el Gobierno Vasco repartirá el presupuesto entre las bibliotecas, que se encargarán de comprar los libros). Estos 100.000 euros se suman a los 800.000 euros destinados a la compra de libros que ya estaban previstos en los presupuestos, llegando así a los 900.000 euros para compra de libros en formato tradicional (en 2019 se destinaron 660.000 euros a tal fin).

Ilustración

La línea de ayudas destinada a la ilustración busca promover la creación de ilustraciones en torno al confinamiento provocado por la crisis sanitaria. Las obras resultantes se publicarán en un libro gráfico multilingüe (euskara, castellano, francés e inglés). El Gobierno adquirirá el libro resultante de este proyecto para distribuirlo en las bibliotecas de la Red de Lectura Pública de Euskadi, garantizando así su distribución y compensando los riesgos económicos de la edición. El Gobierno Vasco cuenta con la colaboración de Euskal Irudigileak-Asociación Profesional de Ilustradores de Euskadi.

En lo que al procedimiento se refiere, se solicitarán 2 ilustraciones a 20 profesionales cualificados, conocidos y reconocidos en el sector de la ilustración en Euskadi. La selección de los y las profesionales corre a cargo de Euskal Irudigileak- Asociación Profesional de Ilustradores de Euskadi. Para ello, se basarán en la selección que se había realizado para la exposición itinerante prevista para 2020 en ferias profesionales de todo el mundo, y que, obviamente, no se va a realizar. Aquella selección fue llevada a cabo por una comisión independiente formada por expertos del Museo Artium, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, la editorial Media Vaca y dos profesionales de prestigio.

Será también Euskal Irudigileak-Asociación Profesional de Ilustradores de Euskadi quien se encargue de contratar una editorial para la edición del libro. El Instituto Vasco Etxepare colaborará en los costos de traducción y mediante la compra de algunos ejemplares para su labor de diplomacia cultural en el mundo. En total se destinarán 105.000 euros a este proyecto.

Producción cinematográfica

La línea destinada a la producción cinematográfica buscará promover la realización de ocho cortometrajes de ficción en torno al tema general del confinamiento, de modo que puedan distribuirse y comercializarse como productos unitarios o agrupados en un único film de largometraje. EiTB colaborará en la compra de derechos de comunicación de estas producciones. El objetivo de esta iniciativa es impulsar la actividad remunerada de cineastas, guionistas, actores y actrices y técnicos creando y produciendo obras de formato corto y, por tanto, más adecuadas a la necesidad de facturación urgente y a las complicadas condiciones de rodaje, a causa de la Pandemia.

                El Gobierno Vasco invertirá un presupuesto de 240.000 euros en la producción de los films a través de una transferencia directa a Zineuskadi. A esta cantidad hay que sumar los 100.000 euros que EiTB destinará a la compra de derechos de comunicación.

Artes Plásticas

En el ámbito de las artes plásticas, el Gobierno Vasco buscará apoyar a los y las artistas de Euskadi a través de una compra excepcional a fin de aportar recursos al tejido artístico vasco. Esta operación excepcional de compra se basa en una acción colectiva entre el Museo Artium (Vitoria-Gasteiz), el Museo de Bellas Artes (Bilbao) y Tabakalera (Donostia/San Sebastián). El presupuesto para la compra será de 150.000 euros y se le adjudicará al museo Artium, que gestionará este montante de común acuerdo entre las tres instituciones artísticas.

Catalogación y digitalización

Finalmente, el Gobierno Vasco invertirá 50.000 euros en catalogar, digitalizar y analizar las carátulas de los discos editados en Euskadi, a fin de dotar a la Biblioteca Digital de Euskadi de un fondo documental de gran importancia dentro del patrimonio cultural vasco y “un claro testimonio de su incorporación a la modernidad”, según ha indicado Joxean Muñoz. Este proyecto se llevará a cabo contando con la colaboración de Eresbil (archivo vasco de la música) a fin aportar recursos a agentes privados del sector del patrimonio –empresas de catalogación, digitalización, etc. De esta manera, se conseguirá generar actividad profesional en el sector privado de la gestión del patrimonio, movilizando recursos para empresas de catalogación y digitalización.

 

 

 

Todavía no hay comentarios
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta noticia
Cargos asistentes al acto