Noticias Cultura y Política Lingüística

El Gobierno Vasco aprueba el reconocimiento definitivo del Peine del Viento de Donostia-San Sebastián como bien cultural calificado, con la categoría de conjunto monumental (Consejo de Gobierno 26-12-2019)

26 de diciembre de 2019

La propuesta de protección, que ha superado ya la fase de alegaciones, incluye la Plaza diseñada por Peña Ganchegui, las tres esculturas de Eduardo Chillida y el entorno natural.

El Consejo de Gobierno ha aprobado en su sesión de hoy la inclusión en el Registro de Bienes Calificados el Conjunto de la Plaza y las Esculturas del Peine del Viento con su entorno natural. Tras este último paso, una vez superada la fase de alegaciones, este conjunto queda reconocido como bien cultural calificado con la categoría de conjunto monumental, algo que permite poner en valor este bien, así como preservarlo en las mejores condiciones.

El consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, y alcalde de Donostia-San Sebastián, Eneko Goia, presentaron el pasado mes de febrero la propuesta para la protección del conjunto formado por la Plaza y las Esculturas del Peine del Viento. Aquel mismo día se publicó esta propuesta de incoación en el Boletín Oficial del País Vasco y se inició un periodo de alegaciones de 20 días. Ahora, una vez resueltas las alegaciones se procede a la aprobación, por parte del Gobierno Vasco del citado reconocimiento como bien cultural calificado, es decir, la máxima calificación.

La protección del conjunto de la Plaza y las Esculturas del Peine del Viento ha tenido en cuenta tres ámbitos: la Plaza diseñada por Peña Ganchegui, las tres esculturas de Eduardo Chillida y el entorno natural. No en vano, uno de los ejes de la propuesta de protección es la vinculación entre la obra y la naturaleza. “La condición de límite entre lo urbano y lo natural de la obra es un factor fundamental en la concepción del proyecto”, señala el expediente.

El principal cambio respecto a la propuesta de protección presentada en febrero tiene que ver con la concreción de las medidas de protección del medio marino, que quedará supeditado al futuro Plan de Ordenación del Espacio Marítimo de la Demarcación Marina Noratlántica. No en vano, el Servicio Provincial de Costas, dependiente del Gobierno central, presentó alegaciones subrayando que el entorno natural marítimo protegido es parte del dominio público estatal marino y, en consecuencia, las medidas de protección deben ser coherentes con un futuro Plan de Ordenación del espacio marítimo.

Una vez aprobada esta protección, queda establecido un régimen de protección para los diferentes elementos que conforman este conjunto. Los elementos constitutivos del bien se protegen según los siguientes niveles de protección: protección especial, protección media, carentes de protección y discordantes.

Entre los elementos de especial protección, es decir, los que cuentan con la protección más alta se incluyen aquellos que tiene “valores esenciales” de tipo arquitectónico o artístico. Se trata de los siguientes elementos:

  • Las tres esculturas de hierro de Eduardo Chillida; se incluyen sus bases rocosas.
  • La arquitectura original de la plaza, a excepción de los elementos listados en el apartado ‘carentes de protección’.
  • La ladera natural de Igeldo.
  • Los bajos rocosos no sumergidos permanentemente.

La calificación de este entorno como bien cultural obliga al Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián a tomar medidas de protección del entorno, como ya viene haciendo. Asimismo, esta calificación es un requisito indispensable de cara a iniciar un eventual proceso de declaración de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Descargas medios de comunicación