Es

Aprobadas las nuevas directrices de ordenación del territorio (DOT), que incorporan al planeamiento realidades como el cambio climático o la perspectiva de género (Consejo de Gobierno 30-07-2019)

30 de julio de 2019

El Consejo de Gobierno, a propuesta del Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, ha ratificado el Decreto por el que se aprueban definitivamente las Directrices de Ordenación del Territorio (DOT) de Euskadi. Con este paso culmina el proceso de revisión de las directrices que estaban vigentes desde el 11 de febrero de 1997, iniciado hace cuatro años para adaptar los criterios que se aplican en la planificación del territorio y de los usos del suelo a las nuevas realidades y enfoques surgidos en las últimas dos décadas.

Así, las nuevas DOT incorporan para los futuros planes sectoriales y urbanísticos cuestiones transversales de tanta trascendencia como el reto del cambio climático, la perspectiva de género, el envejecimiento de la población y sus consecuencias, la accesibilidad, la inmigración y la participación pública en la gobernanza del territorio. Las bases de la nueva estrategia territorial se alinean con los retos identificados en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible aprobada por la ONU, en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en la Nueva Agenda Urbana (Habitat III) aprobada en Quito y en la Agenda Territorial de la Unión Europea 2020 (Pacto de Amsterdam).

Consenso institucional

Las DOT renovadas son el resultado de un intenso trabajo en el que se ha contado con la colaboración de numerosas personas expertas en distintas materias y con la participación y aportaciones de las instituciones concernidas, entidades, asociaciones y de la ciudadanía en general. Fruto de ese amplio proceso participativo, las Directrices cuentan con un total consenso institucional e incorporan el resultado de los debates públicos producidos en torno a la movilidad, la gestión de residuos y la economía circular, el mundo rural, los ecosistemas, las infraestructuras verdes o el paisaje.

 

En ese proceso se han identificado los principales retos que tenemos por delante, incorporándolos a los criterios que deberán regir los distintos planes sectoriales, territoriales y urbanísticos de la Comunidad Autónoma. Esos retos no son otros que construir ciudades habitables, que aseguren a sus habitantes unas condiciones de vida dignas desde el punto de vista medioambiental, laboral, de la vivienda y del acceso a los servicios básicos.

Así mismo, se concibe el territorio como algo vivo y dinámico, donde se supere la división tradicional entre lo urbano, lo rural y lo natural para una gestión eficaz de los recursos.

“Ciudad del cuidado”

En lo que se refiere a la perspectiva de género a la hora de planificar el urbanismo y las infraestructuras, destaca por su carácter novedoso y pionero la introducción en el documento del concepto de la “ciudad del cuidado”; la configuración de una ciudad que trata de atender de manera colectiva las necesidades de una población cada vez más dependiente. Y ese modelo urbano no es otro que el de una ciudad compacta, relativamente densa, de distancias cortas y proximidad, con un buen sistema de transporte público, espacios públicos seguros y con mezcla de usos urbanísticos.

En cuanto al cambio climático, las DOT establecen la necesidad de anticipar desde la planificación territorial y urbana los riesgos derivados del calentamiento global y reducir las incertidumbres del futuro para minimizar sus efectos sobre la salud y la seguridad de las personas.

En el capítulo de gobernanza, se ha reforzado el carácter de la Comisión de Ordenación del Territorio (COTPV) como órgano de coordinación y armonización de los informes sectoriales, con el compromiso añadido de marcar pautas procedimentales para agilizar e interpretar mejor los aspectos sectoriales en el planeamiento territorial y urbano.

El decreto establece que en el plazo de ocho años el Gobierno Vasco valorará la oportunidad de proceder a la revisión, o antes si surgen circunstancias que alteren los presupuestos de partida de las DOT. Así mismo fija también un plazo de ocho años para adaptar a las nuevas Directrices los Planes Territoriales Parciales y los Planes Territoriales Sectoriales vigentes actualmente, al igual que los Planes Generales y Normas Subsidiarias de los municipios. Sin embargo, no será obligatoria la adaptación de aquel planeamiento territorial que a la entrada en vigor de las DOT cuenten ya con la aprobación inicial.

 

Un comentario
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta noticia
  • Hace 7 días

    Non aurkitu dezaket behin betiko onarpenaren dokumentua?

Descargas medios de comunicación