Noticias Cultura
Es

El Gobierno Vasco, "disgustado" con la familia Chillida

25 de marzo de 2011

Tanto el Gobierno Vasco como la Diputación de Gipuzkoa han manifestado su "sorpresa y disgusto" por la "unilateral y brusca" ruptura del proceso negociador, y por la "deslealtad" mostrada por la familia del artista

En un comunicado, ambas instituciones aclaran que la familia Chillida ha recibido "todo tipo de ofertas y posibilidades" para continuar con el proyecto del museo e insisten en que las negociaciones "iban bien y no se puede entender la última decisión tomada por la familia Chillida Belzunce. Ellos sabrán por qué". El Gobierno Vasco y la Diputación se muestran "sorprendidos" por las declaraciones de la familia que indican que el precio "no es un tema relevante".

El Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Gipuzkoa han respondido hoy al anuncio hecho público por la familia de Eduardo Chillida el 18 de marzo en el que confirmaban la ruptura de la negociación que mantenían con ambas instituciones. En un comunicado, han señalado que “para poder negociar y, sobre todo, para poder acordar, es necesario que las dos partes compartan la voluntad de negociación y acuerdo. En este caso, la familia Chillida Belzunce, con su comunicado del pasado viernes, ha dejado claro que no tiene esa voluntad. Ellos sabrán por qué”.

El comunicado ha sido leído por la consejera de Cultura, Blanca Urgell y la diputada foral de Cultura, María Jesús Aranburu en una rueda de prensa celebrada en Donostia-San Sebastián esta mañana.

Ambas han manifestado su “sorpresa y disgusto por la unilateral y brusca ruptura del proceso negociador, y por la deslealtad mostrada por la familia”. También se muestran sorprendidas por el comunicado de la familia y sus posteriores declaraciones donde insisten en que el precio “no es un tema relevante, intentando centrar las divergencias en  otros aspectos”. Por ese motivo han querido aclarar que en su opinión Chillida-Leku debe de ser un museo de autor (Chillida), actual y abierto al diálogo con otros artistas y expresiones o con elementos de la contemporaneidad.

Asimismo han afirmado que las declaraciones de la familia “dan a entender que se ha puesto en cuestión la unidad de la colección. Nada más lejos de la realidad. De hecho, ésa es una condición que las propias instituciones planteamos para poder hacer la operación porque, además, es un elemento fundamental para poder desarrollar la arquitectura del acuerdo”.

La familia ha mantenido durante la negociación su voluntad de mantener un derecho de veto sobre la programación artística e incluso una tutela sobre las decisiones del futuro equipo directivo del Museo.

Gobierno Vasco y Diputación Foral han expresado a la familia que, dado que se trataba de una adquisición y no de una donación, “no se podía contemplar el derecho de veto tal y como la familia lo planteaba. Y se proponía como solución un sistema de arbitraje que permitiera dilucidar los posibles conflictos”.

Según el comunicado, “queda claro que desde las instituciones vascas hemos planteado todo tipo de ofertas y posibilidades” y matiza que “para poder negociar y, sobre todo, para poder acordar, es necesario que las dos partes compartan la voluntad de negociación y acuerdo. En este caso, la familia Chillida Belzunce, con su comunicado del pasado viernes, ha dejado claro que no tiene esa voluntad. Ellos sabrán por qué”.

Tanto el Gobierno como la Diputación han mostrado su “enorme respeto y la máxima admiración por la figura y la obra” de Eduardo Chillida.

 

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Cargos asistentes al acto
(IX legislatura 2009 - 2012)
Otros invitados
  • Blanca Urgell, consejera de Cultura