Noticias Empleo y Asuntos Sociales
Es

Lanbide promueve un plan para facilitar a las personas discapacitadas el acceso al mercado de trabajo

18 de marzo de 2011

 

  • La consejera Zabaleta ha presentado en el Parlamento el Plan de apoyo para el mantenimiento y creación de empleo de personas con discapacidad en los Centros Especiales de Empleo  

 

  • El conjunto de medidas que Lanbide destinará este año al sector cuentan con un presupuesto de 37 millones de euros

 

La consejera de Empleo y Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta, ha defendido en el Parlamento la necesidad de reforzar la calidad del empleo en Euskadi con políticas innovadoras que "nos lleven a un economía cada vez más productiva y competitiva". Una de estas medidas es la enfocada al mantenimiento del empleo de las personas discapacitadas a través de los Centros Especiales de Empleo, erradicando las barreras que impiden vivir con normalidad a un colectivo de 61.300 personas en edad de trabajar.

La consejera Zabaleta, quien ha comparecido junto al director de Activación laboral de Lanbide, Mariano Cortés, ha trasladado a la Cámara de Gasteiz el Plan de apoyo para el mantenimiento y creación de empleo de personas con discapacidad en los Centros Especiales de Empleo (CEE), cuyo impulso va a corresponder al Servicio vasco de Empleo.

Desde su puesta en marcha en 1985, los CEE vascos se han volcado en ofrecer servicios complementarios a las personas discapacitadas, mediante la gestión de Centros Ocupacionales, empleo con apoyo en empresas del mercado ordinario, trabajo en enclaves laborales, investigación e innovación tecnológica para el apoyo y adaptación de los trabajadores con discapacidad al puesto, etc. Sin embargo, y a pesar del balance económico positivo que han obtenido a lo largo de estos años, el sector  tampoco ha podido sustraerse de la crisis, por lo que la participación pública sigue siendo "imprescindible para su viabilidad a medio y largo plazo", ha recalcado la consejera.

El Departamento de Empleo y Asuntos Sociales destinó en 2010 un total de dos millones de euros al mantenimiento de 5.532 empleos en  los CEE. Además, en su reunión de febrero, el Consejo de administración de Lanbide  aprobó otros 33 millones de euros para la financiación de nuevos proyectos que generen la contratación de personas con discapacidad, así como a ayudar al mantenimiento de los puestos de trabajo en los Centros Especiales de Empleo. Igualmente, se aprobó una cantidad adicional de dos millones de euros para dar cobertura a las Unidades de Apoyo a la Actividad Profesional, que son los equipos multidisciplinares de los Centros Especiales de Empleo que se dedican al apoyo y promoción profesional de los trabajadores con más dificultades de inclusión.

Por último, Lanbide ha aprobado otros 2 millones de euros para el fomento del empleo estable de personas con discapacidad en el empleo ordinario, así como a las ayudas a la contratación para promover el tránsito del empleo protegido al empleo ordinario. En conjunto, 37 millones de euros.

"Pero con la transferencia de las políticas activas de empleo, hemos entrado ya en una nueva dimensión del empleo de las personas con discapacidad", ha enfatizado la consejera. Prueba de ello, es la creación de una unidad específica de gestión de la diversidad que pone la atención en las personas con discapacidad. Esta unidad tendrá un carácter transversal a todas las áreas y programas que va a desarrollar el Servicio vasco de empleo.

Por su parte, el director de Activación laboral de Lanbide ha explicado el modelo de itinerarios que el organismo público va a ofrecer a las personas con discapacidad, que pasa por una orientación y formación especializada, su inclusión en planes de contratación y, en su caso, la incorporación al mercado de trabajo a través de la red de CEE o directamente en una empresa ordinaria.

Las tasas de actividad y ocupación de las personas con discapacidad son muy inferiores al resto de la población, especialmente en el caso de las mujeres. Para Mariano Cortés, uno de los principales retos de Lanbide será "incrementar la tasa de actividad y ocupación del sector buscando la inclusión de las personas con discapacidad en el mercado laboral fomentando la contratación de dichas personas en las empresas del mercado ordinario".

Otro reto consistirá en consolidar los CEE no sólo como lugar de trabajo sino como una pieza más del itinerario de inclusión laboral. "La estrategia del sector pasa por superar la etapa, ya larga, de programas pensados para tipologías según discapacidades, para pensar en clave de capacidades y necesidades individuales de apoyo, independientemente de la discapacidad o problema socio-personal que origina la dificultad especial de acceso al mercado de trabajo", ha afirmado Cortés.

Fomentar la formación y el desarrollo profesional de los trabajadores con discapacidad para favorecer su nivel de empleabilidad y su mayor competitividad, es otro de los desafíos de Lanbide. Igualmente, para lograr la sostenibilidad del sector a largo plazo  se va a garantizar un marco financiero de apoyo público. "Sin él sería imposible desarrollar el proyecto, desarrollar políticas para mejorar la calidad del empleo y las condiciones de trabajo, impulsar la formación y el conocimiento y basarse en un sistema de información, seguimiento y vigilancia que permita anticiparse a los acontecimientos", ha destacado el director de Lanbide..

Este conjunto de medidas se van a completar con otras que,  igualmente, pretenden reforzar el sector. Entre ellas, destacan el fortalecimiento de los criterios de actuación de la Inspección en relación con el cumplimiento de la cuota del 2% de trabajadores con discapacidad en empresas de más de 50 trabajadores, la mayor presencia del sector en la sociedad y la economía vascas a través de campañas informativas y procesos de sensibilización dirigidas a grandes empresas y pymes o las campañas de motivación dirigidas a las personas con discapacidad. "También habrá que fomentar la investigación, el desarrollo y la innovación en materia de accesibilidad integral, diseño y tecnología de apoyo en el ámbito laboral y promocionar servicios innovadores en esta materia", ha recalcado la consejera Zabaleta.

ALGUNOS DATOS SOBRE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

  • La población con discapacidad en Euskadi en edad potencialmente activa (16-64 años) está compuesta por 61.300 personas, suponiendo el 4,3% de la población vasca de esa edad. Mayoritariamente son hombres, el 61%, frente al 39% de mujeres

 

  • Se trata de una población envejecida respecto a la población general, ya que el 46,7% es mayor de 50 años; y el 81,7%, mayor de 35.

 

  • El nivel formativo es más bajo que el de la población total.

 

  • La población con discapacidad ocupada en la comunidad autónoma asciende a 19.000 personas, lo que sitúa su coeficiente de ocupación en el 34,7%. Lejos del 71% de la población sin discapacidad.

 

  • El desempleo asciende a 2.200 personas, el 10,3% de la población activa con discapacidad.

 

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Descargas medios de comunicación