Noticias Lehendakaritza
Es

6 de cada 10 jóvenes vascos manifiestan abiertamente su rechazo a ETA

25 de febrero de 2011

Una minoría del 10% encuentra alguna justificación a la violencia terrorista, aunque incluso entre estos últimos, la mitad no defiende que las acciones de ETA sean buenas para Euskadi

En general, los/as jóvenes vascos/as se muestran satisfechos con su situación actual (75%) y bastante optimistas (64%), aunque preocupados por su futuro laboral (64%). Valoran sobre todo su entorno de relaciones (familia, pareja, amigos), mientras la política y la religión son desplazadas a la cola de sus prioridades.

En relación a las opiniones sobre el terrorismo de ETA destaca en primer lugar el tercio que suman aquellos que no contestan o que no se muestran ni de acuerdo ni en desacuerdo con cualquiera de las cuestiones planteadas, en una actitud sobre todo evasiva, como refleja la propia consistencia del dato. No obstante, alrededor de 6 de cada 10 expresan sin rodeos su rechazo a ETA y a la cuestión solidaria de “las víctimas de cualquier acción terrorista merecen nuestro apoyo” responde positivamente el 71%. Al mismo tiempo, se mantiene una actitud de respeto a los derechos humanos también de los miembros de ETA (55%). Una minoría de alrededor del 10% encuentra alguna justificación a la violencia terrorista, aunque incluso entre estos últimos, la mitad no defiende que las acciones de ETA sean buenas para Euskadi.

Retratos de juventud, cultura democrática, bajo ese título se ha presentado, esta mañana, en el Observatorio Vasco de la Juventud un estudio que refleja las preocupaciones, los intereses y actitudes de los jóvenes vascos. La población analizada se sitúa entre los 15 y los 29 años, 325.000 personas aproximadamente, lo supone un total de 1326 entrevistas para el conjunto de la CAPV

En cuanto a la política, predomina la desconfianza (sobre todo entre los más mayores), el aburrimiento (especialmente entre los más jóvenes), y la indiferencia. Solo una minoría expresa interés (17%) o incluso compromiso (10%). Nuevamente, sin embargo, ese recelo más que a la política en general, se dirige a quienes se dedican a la política (hasta el 77% está de acuerdo con la opinión de que esté quien esté en el poder, siempre busca sus intereses), y los partidos políticos (el 71% está de acuerdo con que todos son iguales).

La adhesión al sistema democrático es mayoritaria, el 70% prefiere la democracia a cualquier otra forma de gobierno, frente al 14% que se muestra indiferente y un residual 5% que admitiría un régimen autoritario en determinadas circunstancias. Se constata un significativo grado de desconfianza interpersonal: solo un tercio opina que se puede confiar en la mayoría de la gente. Así, no es extraño que aparezcan prejuicios sobre varios colectivos en términos de tolerancia vecinal.

Era previsible el rechazo mayoritario a la presencia de neonazis (62%) o de miembros de ETA (55%) en el vecindario, pero se observan también prejuicios en relación a los amenazados por ETA (51%) que parecen reflejar una actitud de evitar problemas, producto de una ética social acomodaticia. Respecto de la aceptación de valores o comportamientos sociales, las posturas más abiertas se dirigen a comportamientos ligados a debates actuales, sobre todo el matrimonio entre personas del mismo sexo, y – con menor intensidad- el aborto, la eutanasia o la manipulación genética con fines terapéuticos.

Las actitudes están más divididas en torno a la enseñanza religiosa, fumar porros o el abuso del alcohol en lugares públicos. En último término, el rechazo más evidente se produce respecto de comportamientos antisociales (uso de la violencia, robar, enfrentarse a la autoridad, hacer ruido por las noches), la pena de muerte y la infidelidad.

En la relación de derechos humanos a los que se concede más importancia (hasta tres respuestas), los jóvenes se diferencian por mencionar en mayor medida el derecho a la libertad de pensamiento y expresión (57%), seguido del derecho al trabajo (49%) y el derecho a la vida independientemente de las ideas políticas (45%). El orden varía en función de la propia idiosincrasia de la juventud, pero el peso de las opciones preferentes tampoco es excesivamente distinto del que encontramos en el conjunto de la población. También con valores altos encontramos el derecho a la educación (38%), a una vivienda digna (36%) y a la salud (35%).

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Cargos asistentes al acto
(IX legislatura 2009 - 2012)
Otros invitados
  • Ignacio Rodríguez