Es

Beatriz Artolazabal destaca la importancia de las competencias personales en el Trabajo Social

14 de noviembre de 2018
  • III Congreso Internacional y XII Congreso de Facultades y Escuelas de Trabajo Social-Cifets 2018 en Deusto
  • “Animo a que la Universidad siga dando nuevos pasos en esta actividad laboral en los nuevos mercados del empleo”.
  • Felicita a Deusto por el trabajo e interés que dedica en el desarrollo de los planes de estudio del grado en Trabajo Social
  • Destaca la práctica profesional, con innovación e investigación permanente.
  • “El trabajo social encuentra un prometedor acomodo en las nuevas profesiones: es cuestión de prepararse y prever las nuevas necesidades sociales y económicas”

Bilbao, 14 11 18

La Consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal, ha indicado esta mañana que “también en el trabajo social son importantes las competencias personales y la predisposición de cada cual para enfrentarse a nuevas situaciones: un plus personal que, como en otros campos del empleo, significa cada vez más a la hora de que se seleccione y se cuente con una persona trabajadora social para determinado cometido e empleo”.

 

Artolazabal ha intervenido en la Universidad de Deusto en el III Congreso Internacional y XII Congreso de Facultades y Escuelas de Trabajo Social de las universidades estatales (CIFETS 2018) que se enmarca en la serie de eventos científicos bianuales organizados por la Conferencia de Decanos, Decanas, Directores y Directoras de las Facultades y Departamentos de Trabajo Social, que se celebran desde 1996 en diferentes ciudades.

 

En esta ocasión el lema del encuentro es “El Trabajo Social en un mundo en transformación: ¿distintas realidades o nuevos relatos para la intervención?” analizado y debatido en conferencias y ponencias de trabajadores y trabajadoras sociales de Norteamérica, Latinoamérica y Europa. Emma Sobremonte, Ana Isabel Lima, José Antonio Rodríguez, Teresa Laespada, e Iñigo Pombo, han abierto las Jornadas junto a Beatriz Artolazabal. La Conferencia inaugural la ha ofrecido Saül Karsz (Association Practiques Sociales, Arcueil-Francia) titulada “¡El trabajo social será de menos en menos lo que nunca ha sido! “. Tras él han intervenido Carlos Montaño (Universidad Federal de Río de Janeiro), y Luis Nogués (Dirección General de Integración Comunitaria y Emergencia Social de Madrid).

 

“La creciente importancia del conocimiento y la tecnología en la creación de valor nos obliga a los gestores públicos a trascender en nuestra función social de redistribución de recursos económicos para la compra de bienes y servicios en el mercado. También a coproducir más y mejor conocimiento para poder ser tan determinantes como nos exijan las personas usuarias de los servicios públicos haciendo uso de sus derechos sociales” ha indicado Artolazabal.

 

Según la Sailburu de Empleo y Políticas Sociales “debemos identificar las necesidades y deseos de nuestros públicos objetivos y darles la mejor respuesta posible, favoreciendo su bienestar social y, de paso, superar, dentro de los servicios sociales, la clásica segmentación de los servicios en torno a determinados colectivos, que obedece a la inercia del pasado más que a un verdadero análisis de necesidades y recursos”.

 

“Ante una realidad cambiante, debemos actuar de manera ágil y adaptada, partiendo del análisis y del bagaje de conocimientos y experiencia. Asimismo, hemos de dejar de vernos como “los hermanos pobres” frente a  otros ámbitos dando lustre y prestigio a los servicios sociales. A menudo se habla de protección social, pero cuando se concreta “de qué va eso de la protección social” no se suele citar a los servicios sociales. Es un gravísimo error” ha recalcado Artolazabal.

 

Para la Consejera “si no lo ponemos en valor quienes trabajamos en el sector, desde la responsabilidad que nos corresponde, sea política o técnica, nadie va a venir a echar una mano y a reivindicar su importancia. Es nuestra tarea y nuestro deber luchar para que dejen de verse como algo residual y complementario de otros sistemas y en eso los profesionales del trabajo social son agentes clave”.

 

Artolazabal se ha mostrado convencida de que “debemos de sentir orgullo por los avances que en Euskadi se dan en materias como la gestión y la innovación en servicios sociales. Sólo una gestión audaz y dinámica puede liderar los procesos de cambio que se precisan, centrados en  construir redes inclusivas y participativas que vayan interactuando con el tejido social, los procesos económicos o el entramado institucional y desencadenando dinámicas de inclusión y participación”.

 

“Para que eso sea cada vez más posible, la gestión de los servicios sociales, renovándose y reinventándose, realiza una aportación continuada y decisiva y debemos afrontar desde los servicios sociales un reto apasionante consistente en que las instituciones públicas, el tercer sector social, las empresas, el ámbito universitario y otros agentes, interactuemos estratégicamente” ha destacado.

 

A su entender “ese trabajo se realiza en los ámbitos de producción y aprendizaje, de investigación, tecnología e innovación, todos ellos favorecedores de creación de empleo en las que los servicios sociales se configuren como tractores de otros y generadores de valiosos retornos económicos, laborales, ambientales y relacionales. La innovación social es una realidad creciente en Euskadi, no una utopía, y como tal ha sido reconocida por la OCDE o la Comisión Europea en su Guía para la innovación social”.

 

Beatriz Artolazabal ha citado varias experiencias innovadoras “basadas en el conocimiento en el sector de los servicios sociales como el modelo de atención integral centrada en la persona, de la Fundación Matía; los nidos familiares de Agintzari; los avances en teleasistencia como betiON o en ayuda a domicilio -Servicios Sociales Integrados de Bilbao-, o un número importante de entidades del ámbito de la inclusión social”.

 

“Y también vemos que se innova mediante experiencias intersectoriales, como el caso de Wikitoki, un laboratorio de prácticas donde experimentar con nuevas formas de relación, hibridación y co-creación entre distintas disciplinas. Los CRAD, centros rurales de atención diurna, impulsados por la Diputación de Araba y ayuntamientos alaveses, o el modelo Housing First para personas sin hogar, llevado a cabo por las Diputaciones de Bizkaia y de Gipuzkoa junto a la Fundación RAIS, nuestros proyectos Bherria, Euskadi Lagunkoia y Agenda Nagusi, que fomentan la participación social y la creación de ciudadanía activa y comprometida, son más ejemplos de ello” ha destacado.

 

“Otros ámbitos de los servicios sociales, como la intervención, están mejor cubiertos, pero es preciso formar para la puesta al día a las personas que se dedican a gestionar servicios y capacitar de paso a las recién egresadas. Vosotros, como profesionales del trabajo social, sabéis que precisamos de vuestro saber, para aplicarlo a los procesos de intervención social, gestión e innovación que venimos desarrollando. En esto, tenemos mucho que aportar ya que habéis de ofrecer respuestas  a problemas que surgen cada vez más, de forma vertiginosa, en nuestra sociedad porque los nuevos retos van a requerir nuevas recetas” ha señalado la Consejera a los asistentes al Congreso.

 

Según Artolazabal, para esos empleos se va a requerir una formación detallada a la que se añadirá una mayor dosis de talante y de proactividad por parte de la persona trabajadora. Este mundo en transformación reúne  distintas realidades sociales, y los escenarios y situaciones van a ser muy diferentes entre sí a pesar de contar con una misma base”.

 

“Yo hoy pongo el acento en las competencias personales: en la predisposición de cada cual para enfrentarse a esas nuevas situaciones. Ese “añadido”, o plus personal, como en otros campos del empleo, significa cada vez más a la hora de que se seleccione y se cuente con una persona trabajadora social para determinado cometido e empleo. El Trabajo Social promueve el cambio social, la resolución de problemas y el fortalecimiento personal para incrementar el bienestar” ha comentado en su intervención.

 

“El conocimiento y gestión de los Derechos Humanos y de la Justicia Social son fundamentales para el Trabajo Social y eso exige esa plus. Yo animo a que la Universidad siga previendo y dando nuevos pasos que esta actividad laboral va a ofrecer en los nuevos mercados del empleo en el mundo actual. Felicito a Deusto por el trabajo e interés que está dedicando  en el desarrollo de los planes de estudio del grado en Trabajo Social y animo a que se siga también una completa práctica profesional, con innovación e investigación permanente. El trabajo social encuentra un prometedor acomodo en las nuevas profesiones, estoy segura de ello.  Todo es cuestión de prepararse, prever e intuir con acierto cuales van a ser las nuevas necesidades  sociales y económicas” ha concluido la Sailburu Artolazabal

Todavía no hay comentarios
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta noticia
Cargos asistentes al acto
Otros invitados
  • JM Guibert, Víctor Urzelay