Es

Beatriz Artolazabal: “las familias e infancia son la base del desarrollo sostenible, de la construcción de nuestra sociedad y del avance social y solidario que Euskadi desempeña en Europa”

13 de septiembre de 2018

• IV Plan interinstitucional de apoyo a las familias de Euskadi 2018-2022

• Presentación en Comisión Parlamentaria

Vitoria-Gasteiz 13 09 18

Beatriz Artolazabal, Consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, ha indicado esta mañana en el Parlamento Vasco que “las familias e infancia constituyen la base del desarrollo sostenible, de la construcción de nuestra sociedad y del avance social y solida-rio que Euskadi desempeña en Europa”. En comisión parlamentaria Artolazabal ha presentado el IV Plan de Apoyo a las Familias e Infancia del que ha destacado que “en el poco tiempo de vigencia, ya hemos puesto en marcha algunas de las medidas recogidas en el mismo como, por ejemplo, está ya en vigor la modificación del decreto de ayudas económicas a las familias con hijos e hijas a cargo que, entre otras medidas ha ampliado las ayudas por el segundo hijo o hija de dos a tres anualidades”.

“Se están desarrollando proyectos encaminados a asesorar e implantar medidas de concilia-ción de la vida laboral, familiar y personal en 30 empresas, 10 por territorio y se han reforzado los programas de parentalidad positiva, y el programa de mediación familiar” ha indicado la Sailburu Artolazabal. El Gobierno Vasco ha elaborado ya el decreto regulador del acogimiento familiar en Euskadi, y el Decreto regulador de desplazamiento temporal de personas extranjeras menores de edad.

“Además, trabajamos en la modificación del decreto 177/2010, sobre ayudas a la conciliación de la vida laboral y familiar al objeto de introducir, de forma gradual, una prestación económi-ca para la cobertura de las excedencias para el progenitor no gestante” ha añadido. “Con este Plan, nos encontramos ante un cambio de paradigma en el ámbito de las políticas sociales –la inversión social−, que se ha configurado como el paradigma hegemónico de las instituciones europeas en materia de desarrollo social y ahora supone una nueva forma de concebir la intervención pública respecto a la familia y la infancia, en la medida en que el bienestar y el óptimo desarrollo cognitivo y emocional de los niños y niñas se considera un factor esencial de cara a la cohesión, a largo plazo, del conjunto de la sociedad” ha destacado Artolazabal.

Interinstitucional

Artolazabal ha resaltado “el carácter interinstitucional del Plan, cuyo mayor reflejo podemos encontrar en el Pacto Vasco por las Familias y la Infancia suscrito en enero, donde todas las instituciones vascas se alineaban para el apoyo a las familias y a la infancia, auspiciados por el paradigma de la inversión social; todo ello alineado con la Agenda 2030 de Naciones Unidas, respondiendo al espíritu de ésta, teniendo en cuenta que los Objetivos de Desarrollo Sostenible para definir un contexto universal común que nos ayude a fijar prioridades teniendo en cuenta nuestra realidad territorial”.

“Con el IV Plan Interinstitucional de Apoyo a las Familias e Infancia, avanzamos en la construc-ción de nuestra sociedad y en el papel social y solidario que Euskadi desempeña en Europa” ha matizado. Junto a la Viceconsejera Lide Amilibia y el director de Política Familiar y Diversi-dad, Ernesto Sainz Lanchares, Artolazabal ha detallado diversos aspectos del IV Plan Interinstitucional de Apoyo a las Familias de Euskadi, elaborado por el departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco.

“El Gobierno Vasco reconoce la importancia de las familias como núcleos de relación hu-mana y de educación social, afectiva y comunitaria. Por ello apostamos por políticas que faciliten a las personas con responsabilidades familiares y a aquellas otras que quieran constituir una familia la realización de su proyecto vital en las mejores condiciones posibles, trabajando para superar las dificultades económicas o laborales que puedan impedirlo. Ningún Plan de Familia anterior recogía tantas medidas destinadas al mayor bienestar de nuestra infancia” ha insistido Beatriz Artolazabal.

El IV Plan Interinstitucional de Apoyo a las Familias en la Comunidad Autónoma de Euskadi 2018-2022 es la principal herramienta de planificación para el despliegue y la materia-lización del Pacto Vasco por las Familias y por la Infancia y está dirigido a “la progresiva eliminación o reducción de los obstáculos que dificultan que las personas puedan iniciar su proyecto familiar y tener el número de hijos e hijas deseado”.

“En Europa ha habido ejemplos y situaciones en las que ha sido preciso activar estas políticas de familia y demográficas como es el caso del estado francés, tras la segunda guerra mundial, que ha desarrollado políticas a largo plazo, innovando y consolidando su población. Nuestros objetivos también tienen un horizonte de medio y largo plazo. Por ello proponemos acciones realistas, sostenibles y factibles para ser implementadas progresivamente” ha recordado la Sailburu Artolazabal.

“El Plan nace del Programa del Gobierno Vasco para la actual Legislatura, que contempla diversas medidas en el ámbito de las políticas de familia e infancia como son: la promoción de una estrategia interinstitucional para el cambio demográfico y el rejuvenecimiento de la sociedad vasca; el incremento en un 50% las ayudas a las familias con hijos e hijas; la mejora del sistema de ayudas económicas, incentivos fiscales y medidas efectivas de corresponsabilidad y conciliación, tanto en lo laboral, como en el ámbito de los cuidados y de la vivienda; diversas medidas de sensibilización y formación para el reparto de tareas domésticas y de cuidado entre hombres y mujeres; junto al Departamento de Educación, la mejora la atención infantil y los servicios de las Haurreskolak para adaptarlos a los horarios laborales de padres y madres; promueve la extensión de los programas de apoyo extraescolar y ocio comunitario; fomenta la inclusión en la negociación colectiva de medidas favorecedoras de la conciliación laboral y familiar en las empresas; y por último, el Plan estudia un sistema de premios y reconocimientos para las empresas que impulsen planes de flexibilización de los horarios de trabajo y que incorporen en su modelo organizativo el teletrabajo, ello en colaboración con el Departamento de Trabajo y Justicia”.

Diagnóstico de partida

Según Artolazabal, “la elaboración de este plan ha servido para indicarnos varios aspectos reseñables: la situación de la infancia en Euskadi es, en términos generales, buena. La tasa de menores de edad que viven en familias en riesgo de pobreza y exclusión es en Euskadi del 25,3%, frente al 27,1% de la UE28 o el 34,4% del Estado español. Persiste la caída de la natalidad, compatible con una incipiente recuperación de la fecundidad. Euskadi es uno de los Países de Europa con tasas de natalidad más bajas.

Durante 2016 en Euskadi nacieron 8,4 criaturas por cada mil habitantes. Este valor fue inferior que la media de la UE-28 (10,0). Si tomamos en cuenta datos del año 2017, la situación empeora. La cifra provisional de nacimientos ascendió a 17.055, lo que supone un descenso de 1.185 (-6,5%) respecto a los datos de 2016. (Bizkaia 633 nacimientos menos –6,9%-, Gipuzkoa 438 nacimientos menos –7,3%-, y Araba 114 nacimientos menos (-3,7%)2”.

“También persisten las dificultades para materializar los deseos y expectativas reproductivas de la población joven. Los datos disponibles confirman la existencia en Euskadi de una brecha importante entre la fecundidad deseada y la fecundidad alcanzada. El 77% de las personas de 18 o más años quisieran, o hubieran querido, tener dos o más hijos/as en Euskadi. Ello junto a las dificultades para la emancipación juvenil y para la construcción de proyectos de vida autónomos y para la conciliación de la vida laboral y familiar.

El entorno socioeconómico familiar sigue siendo determinante en relación a los resultados académicos del alumnado, pese a los buenos resultados del sistema educativo vasco desde el punto de vista de la equidad educativa. Registramos elevadas tasas de cobertura de los servicios de atención infantil de 0 a 3 años. Euskadi se sitúa a la cabeza del Estado en escolarización en el primer ciclo de Educación Infantil, con tasas equiparables a la que tienen los países nórdicos. La ausencia de plazas en centros de atención infantil llega apenas al 0,5% entre las familias parentales con prole dependiente, aun así estamos poniendo en ello un especial acento”.

Principios

Junto con las políticas de atención a las personas mayores, las políticas de apoyo a las familias y a la infancia constituyen dos pilares fundamentales de las políticas sociales. “Partiendo de ello, apostamos por políticas que faciliten a las personas que ya tienen responsabilidades familiares, y a aquellas que quieran constituir una familia, para la realización de su proyecto vital en las mejores condiciones posibles, trabajando para superar las dificultades que puedan impedirlo” añadía Artolazabal.

“Por ello, en la redacción del IV Plan nos basamos en los principios de reconocimiento y apoyo de la diversidad familiar, igualdad de trato y no discriminación. Corresponsabilidad, igualdad de género y apuesta por las medidas de conciliación corresponsable. Combinación de servicios de atención directa y prestaciones económicas. Universalidad progresiva. Énfasis en la generación de capital social, en la intervención socioeducativa, en la educación no formal y en el derecho al ocio. Niñas y niños como sujetos de derechos e interés superior del menor. Inversión en la infancia. Detección precoz e intervención temprana. Igualdad de oportunidades y movilidad social. Carácter interinstitucional y multidimensional y, por último, estimamos precisa la vinculación de agentes públicos y privados”.

Actuaciones

Según Beatriz Artolazabal “algunas de las actuaciones sobre las que pivota el IV Plan favorecen el acceso de las personas con hijas e hijos en situación de desempleo de larga duración o con baja intensidad de empleo a las iniciativas activas del Empleo; el establecimiento de una reserva preferente de Vivienda para el colectivo joven, y la introducción de criterios de discriminación positiva para el acceso a programas de vivienda a familias con hijos/as en situación de especial necesidad. Además, apoyan el acceso de la población juvenil a la vivienda en alquiler en el mercado privado mediante una prestación económica, en el marco del programa Gaztelagun”.

“También se desarrollan medidas para el acceso a las Haurreskolak de las familias con rentas más bajas y exención del pago a las familias con ingresos inferiores a los 18.000 euros; la promoción de un programa piloto sociosanitario de apoyo a madres gestantes jóvenes; la Reorientación de las actuales ayudas por excedencia laboral al objeto de garantizar la cobertura económica de las excedencias para el cónyuge no gestante (11 semanas –antes de la reforma en el Estado 12 semanas-, 100% base de cotización, a disfrutar durante el primer año de vida del bebe y en período distinto al del cónyuge gestante)”.

Asimismo “se introducen medidas que faciliten la conciliación de la vida personal, familiar y laboral para las personas que trabajan en el sector público de la Comunidad y el impulso de medidas de conciliación de la vida familiar y laboral en los convenios colectivos. Si el pasado año fueron 3 las empresas en las que realizamos un programa piloto destinado al asesoramien-to e implantación de medidas de conciliación, este año son ya 30 en un proyecto ambicioso. Se refuerzan los programas de parentalidad positiva y de mediación familiar, lo que sin duda alguna favorecerá la conciliación corresponsable mediante la generación de vínculo entre el cónyuge no gestante y el bebé y se crea un Grupo de Trabajo, en el marco del Órgano de Coordinación Tributaria, para analizar las posibilidades de gestionar de forma integrada las prestaciones por hija/o a cargo y las deducciones fiscales por descendientes.

Presupuesto

El IV Plan cuenta con una financiación que no sólo dispone de los recursos recogidos en los presupuestos del Gobierno Vasco en sus diferentes departamentos sino también con los que el resto de las instituciones, tanto forales como municipales, destinan a políticas orientadas a la infancia y a las familias. “Así, la inversión en materia de familia incluida en los pre-supuestos del Gobierno Vasco para el periodo 2018-2022 asciende a 1.763.7 millones euros de los que 1.243,7 millones de euros están directamente gestionados por el Departamento de Empleo y Políticas Sociales”. 458,7 millones de euros corresponden a la Viceconsejería de Políticas Sociales a lo largo del periodo de aplicación del Plan, de los que 286 se destinan a facilitar la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, la corresponsabilidad en el cuidado de hijos e hijas.

Esta inversión viene complementada, desde la Viceconsejería de Empleo y Juventud, con 660 millones de euros destinados a familias con hijos perceptoras de RGI, además con 125 millones de euros destinados a las políticas de empleo juvenil. A ello se suman 520 millones de euros destinados a políticas relacionadas con este Plan desde los Departamentos de Educación (Haurreskolak y becas) y Vivienda: 220 millones de euros (a razón de 44 millones anuales) de gasto destinado al Consorcio Haurreskolak. 250 millones de euros (50 millones anuales) en becas y ayudas al estudio para enseñanzas obligatorias, educación infantil y educación especial. En torno a 50 millones de euros, (10 millones anuales) destinados al programa de prestaciones económicas de acceso a la vivienda para personas jóvenes. Todo ello hace que la inversión destinada desde los distintos Departamentos del Gobierno al Plan de familia ascienda al citado total de 1.763,7 millones de euros. A ello habría que sumar otras partidas de Departamentos del Gobierno Vasco, fundamentalmente Salud, Cultura y Política Lingüística, y de Emakunde. Al margen de otros 1.575 millones de euros de gasto fiscal, vía deducciones por descendientes en el marco del IRPF gestionado por las Diputaciones Forales, lo que configura un sistema dual atípico en Europa, en el que conviven, por un lado, un sistema de servicios públicos, ayudas y prestaciones dirigidas a las fa-milias, y por otro lado, un sistema de desgravaciones fiscales.

Solicitudes

“Dadas las fechas no es posible determinar a qué número de hijo/as corresponden las solicitudes de ayuda que se encuentran pendientes de grabar, ni tampoco el año de nacimiento de los niños/as por los/las que se presentan. Lo que sí podemos hacer es una comparativa de todas las solicitudes presentadas este año desde el 1 de agosto hasta hoy con todas las que se presentaron en el mismo período de 2017. En 2017 fueron 1.838. En 2018, 3.132. La diferencia es, pues, de 1.294 solicitudes” ha detallado Artolazabal. Dado que el comportamiento en el ritmo de presentación de solicitudes suele ser bastante homogéneo todos los años y que la medida con más impacto del nuevo Decreto en cuanto a potenciales beneficiarios/as (y la más publicitada) es el incremento de una anualidad para los segundos/as hijos/as, podemos inferir que un porcentaje muy elevado de esas 1.294 solici-tudes, si no la práctica totalidad, tendría su causa en solicitudes de ese tipo.

El presupuesto que se prevé para la implantación de este Decreto en el ejercicio 2018 es de 5.500.000,00.-€ y entró en vigor el pasado 6 de agosto. El número de familias que en 2018 está previsto que se acojan a la ayuda por segunda hija o hijo es de 6.800 familias, aproximadamente. Estas ayudas a las familias de la Comunidad de Euskadi son las únicas que tie-nen carácter de derecho universal y subjetivo. En cuanto a importes también son las más altas. El número total de familias que en 2018 podrían verse beneficiadas por todas las modifica-ciones incluidas en el Decreto será de 7.403 familias, entre ellas 400 beneficiadas por la am-pliación del concepto de hijo/hija, incluyendo a los mayores de 18 años y menores de 25 de-pendientes económicamente.

Todavía no hay comentarios
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta noticia
Cargos asistentes al acto