Es

Artolazabal: “El IV Plan de Inclusión reducirá la tasa de pobreza de mantenimiento para el conjunto por debajo del 5,6%; e incrementará la tasa de ocupación femenina y masculina”

23 de abril de 2018
  • Presentación en el Parlamento Vasco
  • Fijará la tasa de baja intensidad laboral por debajo del 8% y la de abandono escolar por debajo del 7%; reducirá las desigualdades en mala salud percibida y el porcentaje de población con necesidad de acceso a la vivienda por debajo del 5%.
  • Hasta 2021, 4.000 millones de presupuesto
  •  Eurostat: en relación con el índice de la pobreza,  Euskadi se sitúa muy por debajo de la media europea; España, en 2016,  un 22,3%, Unión Europea un 17,3% y Euskadi en un 9%.

VG 23 04 18

La Consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal, observa como principales objetivos del IV Plan de Inclusión: “la reducción, en un 20%, de la tasa de pobreza de mantenimiento en todas las comarcas de la Comunidad, situando la tasa de pobreza para el conjunto por debajo del 5,6%; incrementar la tasa de ocupación masculina y femenina, fijar la tasa de baja intensidad laboral por debajo del 8% y la de abandono escolar por debajo del 7%; reducir las desigualdades en mala salud percibida y reducir el porcentaje de población con necesidad de acceso a la vivienda por debajo del 5%”.

 Artolazabal ha presentado esta mañana en el Parlamento Vasco, junto al Viceconsejero de Empleo y Juventud Marcos Muro y la directora de Empleo, Amaia Arteaga, el IV Plan vasco de Inclusión. “El nuevo IV Plan de Inclusión tiene como objetivo definir y coordinar las líneas y directrices de intervención y actuación que orienten la actividad de las administraciones para la consecución de la inserción de las personas en situación de exclusión” ha recalcado la Consejera.

 Según Artolazabal, “el IV Plan Vasco de Inclusión tiene una perfecta cabida, e incluso referencia y liderazgo, en el Pilar Europeo de los Derechos Sociales marcado por Bruselas. Con el nuevo Plan, las instituciones, y organizaciones sindicales, empresariales, personas usuarias, tercer sector y profesionales de la inclusión social, cuentan con una herramienta básica para las políticas vascas de inclusión para potenciar Euskadi como territorio inclusivo”.

 Los objetivos principales del IV Plan de Inclusión son la activación inclusiva; la mejora de calidad de vida, mayor personalización y autonomía; perspectiva de derechos; atención comunitaria; combinación de servicios y prestaciones; y la participación de la ciudadanía, personas afectadas y entidades del Tercer Sector.

 “En esta tarea trabajamos todos ya que es un Plan interinstitucional e Interdepartamental pues todas las fases de su elaboración ha sido consensuadas por la Comisión para la Inclusión Social donde participan Gobierno Vasco, Diputaciones Forales y los Ayuntamientos, a través de Eudel” ha explicado Artolazabal.

 “El IV Plan cuenta con, al menos, 4.000 millones de euros de presupuesto hasta 2021 (815 anuales) desde su carácter interdepartamental, entendiendo que  el objetivo de la cohesión social y de la lucha contra la desigualdad es competencia de todos los departamentos del Gobierno Vasco.    También las Diputaciones Forales y los Ayuntamientos disponen realizan su correspondiente consignación presupuestaria a este objetivo” ha cuantificado la Sailburu Artolazabal.

 Beatriz Artolazabal ha explicado que “el IV Plan de Inclusión tiene seis principios de actuación para potenciar Euskadi como territorio inclusivo: la activación inclusiva; la calidad de vida, personalización y autonomía; la perspectiva de derechos; la atención comunitaria; la combinación adecuada de servicios y prestaciones; y la participación ciudadana, de las personas afectadas y de las entidades del Tercer Sector”.

 En el Plan se recoge del análisis de la situación actual realizado a partir de las principales fuentes estadísticas disponibles, como la Encuesta de Pobreza y Desigualdades Sociales. También tiene presentes las conclusiones derivadas de la evaluación del anterior III Plan de Inclusión.

 “Dado que la Inclusión Social tiene multitud de variables y vertientes, se ha promovido, a lo largo de todo el proceso de elaboración del Plan, la participación de todos los agentes implicados en el desarrollo de las políticas para la inclusión en Euskadi” ha indicado Artolazabal.

 Varios departamentos

“Para ello se han realizado reuniones bilaterales con las diversas direcciones o departamentos del Gobierno Vasco que intervienen en el ámbito de la vivienda, la salud, los servicios sociales o la educación” ha señalado Artolazabal.

 Según Beatriz Artolazabal, derivado de todo este trabajo de exploración, análisis y contraste, se han recogido en el Plan las medidas y actuaciones orientadas a promover la inclusión de las personas en situación de exclusión social, mediante actuaciones que incidan en todos aquellos ámbitos de la vida cotidiana que puedan imposibilitar el ejercicio de su derecho al trabajo, a la educación, a la formación, a la cultura, a la salud, a una vivienda digna y a la protección social, así como a la participación social y a unas relaciones sociales y familiares plenas y a desarrollar actuaciones que reduzcan la incidencia de los factores de riesgo y prevenir que las situaciones de riesgo de exclusión y vulnerabilidad puedan derivar en situaciones de exclusión social”.

 El IV Plan de Inclusión tiene nexos de unión y actúa en coherencia con los siguientes Planes y Estrategias de Gobierno: Plan Estratégico de Empleo 2017-2020; Plan de Estratégico de Servicios Sociales; Plan Vasco de Salud 2013-2020; VII Plan de Adicciones; Estrategia vasca para las personas Sin Hogar; Pacto Vasco de Inversión en las Familias y en la Infancia y IV Plan Interinstitucional de Apoyo a las Familias; VI Plan para la igualdad de mujeres y hombres en la CAPV; Estrategia de promoción del Tercer Sector Social de Euskadi; IV Gazte Plana- Plan Joven y  Plan Director de Vivienda 2018-2020.

 “El Plan que hoy presentamos entronca directamente con las recomendaciones planteadas por la Comisión Europea y el resto de las instituciones comunitarias, tanto en lo que se refiere al paradigma de la inversión social como en lo relativo al Pilar Europeo de Derechos Sociales” ha destacado Artolazabal..

 El IV Plan Vasco de Inclusión también se alinea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas,  que constituyen una llamada universal para poner fin a la pobreza y desigualdad, proteger el planeta y garantizar que todas las personas y sociedades gocen de paz y prosperidad.

 Los factores que pueden favorecer los procesos de inclusión social son, a juicio de Beatriz Artolazabal, “efectos positivos de la recuperación económica; desarrollo normativo suficientemente sólido en el ámbito de las políticas para la inclusión social; existencia de sensibilidad social y  consenso ciudadano relativamente amplio en relación a las políticas para la inclusión social; consolidación de las principales herramientas de las políticas para la inclusión social y, especialmente, de la RGI; elevado nivel de cualificación y saber hacer acumulado del Tercer Sector de intervención social en el ámbito de la inclusión; existencia de una cultura de colaboración y de diálogo y los avances tecnológicos, en la medida en que pueden facilitar el acceso a la formación y al mercado de trabajo”.

 

Objetivos

“Con una perspectiva de futuro en la que ya se han acordado los principios y objetivos que se quieren conseguir, el IV Plan Vasco de Inclusión  se articula en 3 ejes de actuación; 7 objetivos estratégicos; 34 metas; y 146 actuaciones o planos diferentes; todo ello desarrollado en base a las medidas específicamente relacionadas con las políticas de garantía de ingresos y de inclusión laboral, basadas en la Ley de 2008, las medidas sectoriales a desarrollar en el ámbito de los servicios sociales, la salud, la vivienda, la educación u otros, y las medidas relacionadas con la articulación interinstitucional de las políticas de inclusión, con especial atención al impulso político y el seguimiento del plan, la mejora de la coordinación intersectorial y el desarrollo de herramientas técnicas y profesionales que permitan generar un modelo común y compartido de intervención.

 

En cuanto a los recursos económicos destinados al Plan, éstos corresponden a la suma de un gasto anual estimado de 400 millones en RGI y AES, que corresponde a la media del gasto del periodo 2012 /2015; un gasto anual estimado de  100 millones de euros en prestaciones de vivienda, incrementándose en unos 20 millones anuales el gasto que a esos efectos se venía realizando con anterioridad (promedio del periodo 2012/2015); un gasto anual estimado de unos 200 millones en otras políticas públicas de apoyo al alquiler, en la línea del presupuesto para esa partida aprobado para 2018 por el Departamento de Vivienda, un gasto anual de unos 75 millones consignados en el Plan de Empleo 2017/2020 a los incentivos para la inserción laboral (301 millones para un periodo de cuatro años) y un gasto anual por parte del departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco- de unos 45 millones de euros en los servicios sociales para la inclusión social que se prestan en el marco del Decreto de Cartera (frente a un gasto medio de 42 millones entre 2012 y 2015). A ello hay que sumar otras iniciativas del Gobierno y del resto de Instituciones.

 “A partir de los datos señalados, nos situamos en un montante anual de 815 millones de euros anuales –sin contar los gastos en educación y en salud−, que supondrían ese gasto acumulado de unos 4.000 millones de euros a lo largo de todo el periodo de vigencia del Plan” ha cuantificado Artolazabal.

 Estas medidas, y el resto de las actuaciones contenidas en el IV Plan de Inclusión, contribuirán a reducir en un 20% la tasa de pobreza de mantenimiento en todas las comarcas de la Comunidad, situando la tasa de pobreza para el conjunto por debajo del 5,6%; incrementar la tasa de ocupación masculina y femenina en la CAPV hasta el 75% y el 66%, respectivamente; situar la tasa de baja intensidad laboral por debajo del 8%, situar las tasas de abandono escolar por debajo del 7%, reducir las desigualdades en mala salud percibida por nivel social en cada sexo (10% hombres, 20% mujeres) y fijar el porcentaje de población con necesidad de acceso a la vivienda por debajo del 5%.

Según los últimos datos de Eurostat, en relación con el índice de la pobreza, señalan que Euskadi se sitúa muy por debajo de la media europea y en el reducido grupo de regiones europeas en las que esta tasa está por debajo de la media. España, en 2016, figuraba con un 22,3%, la media Unión Europea en un 17,3% y Euskadi en un 9%. El único estado que se ubica bajo el 10% es la republica Checa.

 

Todavía no hay comentarios
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta noticia
Cargos asistentes al acto