Noticias Empleo y Asuntos Sociales
Es

El teléfono de ayuda a la infancia y adolescencia recibe 400 llamadas en demanda de orientación

17 de diciembre de 2010

 

  • El teléfono 116 111 también se dirige a personas adultas que tengan conocimiento de situaciones en las que los derechos de niños, niñas y adolescentes estén siendo vulnerados

 

Transcurridos dos meses desde su puesta en marcha, el teléfono del menor 116 111, de carácter confidencial y gratuito, ha recibido 406 llamadas en demanda de orientación y asesoramiento sobre asuntos que tienen que ver con el ámbito emocional; en particular, los relacionados con situaciones afectivo-sexuales, de acoso, y con las relaciones entre compañeros o familiares.

Loli García, directora de Política Familiar y Comunitaria, ha mostrado su satisfacción con el nivel de demanda informativa alcanzado por el nuevo servicio del Gobierno vasco para los menores, cuya puesta en marcha anunció a primeros de octubre la consejera de Empleo y Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta. En palabras de la directora, ese grado de aceptación "está en consonancia con la misión del servicio, que no es otra que contribuir a garantizar el derecho a la integración y a la protección social de la infancia y la adolescencia", y debería mantenerse con el paso del tiempo.

El teléfono europeo de ayuda a la infancia y la adolescencia 116 111 tiene como objetivo facilitar al menor en situación personal de riesgo o conflicto -o que tenga conocimiento de situaciones difíciles de terceras personas-, orientación, asesoramiento o información a través del diálogo con un interlocutor profesional que lo acompaña y valora el alcance del problema y la actuación más conveniente. "El teléfono también está dirigido a personas adultas que tengan conocimiento de situaciones en las que los derechos de niños, niñas y adolescentes estén siendo vulnerados", añade la responsable de Política Familiar del Gobierno vasco.

En la actualidad, el servicio cuenta con tres vías de acceso o contacto: el teléfono, que es la vía principal y donde se dirige toda la atención, un buzón de consultas electrónico y las redes sociales (Facebook, Tuenti, Twiter). La vía de contacto más utilizada ha sido el teléfono, con un 97% de las consultas.  El uso del buzón y las redes sociales ha supuesto el 3% restante.

La media de los dos meses de funcionamiento revela una mayor demanda del servicio por parte de la población infantil y adolescente, con un 64% del total; frente al 36% de personas adultas. Más de la mitad de estos últimos (50,68%) son padres y/o madres, un 17,12% son familiares de segundo y tercer grado, y un 28,02% de las llamadas han sido efectuadas por vecinos y conocidos.

Con claridad, los mayores de 12 años son los principales demandantes del servicio 116 111. Su cuota de participación se sitúa en el 94%, frente al 6% de las consultas realizadas por niños y niñas menores de esa edad. En opinión de Loli García, el dato es coherente con las posibilidades y circunstancias habituales de los adolescentes mayores de 12 años, ya que "a esa edad inician un proceso de autonomización que, junto a otros factores ligados a la adolescencia, posibilita el acceso a recursos como este servicio telefónico". También se ha confirmado que son las chicas las que más consultas realizan. 

Temáticas

Además de las lógicas llamadas en demanda de información sobre el nuevo servicio, a juzgar por el número de consultas que se han recibido en el call center del 116 111, las relaciones afectivo-sexuales despiertan un especial interés entre los menores. Un 21% de las llamadas han planteado consultas sobre las relaciones de noviazgo, rupturas sentimentales y dudas sobre su primera relación sexual.

Las situaciones de acoso, con un 15%, han sido otro de los motivos de consulta más habituales, si bien ninguna ha sido estimada como situación de bulling de gravedad alta o muy alta. Esas personas han sido orientadas a través de pautas de afrontamiento y mecanismos de comunicación a familiares (en el caso de menores) y dirigidas al personal del centro escolar (en el caso de adultos).

En el apartado de relaciones entre iguales (compañeros, amigos de la misma edad, etc.), las consultas (13%) han tenido relación con los cambios de cuadrilla, los malos entendidos y los enfados, y todas ellas han provenido de menores.

Las consultas sobre relaciones familiares (11%) han versado sobre aspectos de comunicación y confianza en el ámbito familiar, como la dificultad de niños, niñas y adolescentes para comunicar los malos resultados académicos en casa. En el apartado específico de la autoayuda (10%), destaca la escucha activa y búsqueda participativa de soluciones, tanto con adultos como con menores.

Igualmente, se han recibido llamadas relativas a problemáticas relacionadas con consumos indebidos, notificación de supuestas situaciones de maltrato de género  y el ciberbulling.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados