Noticias Justicia y Administración Pública
Es

Los premios René Cassin se convierten en un "acto de justicia" con las víctimas del franquismo

10 de diciembre de 2010

Mendia recuerda que en Euskadi 2.000 personas siguen desaparecidas desde la Guerra Civil

El Gobierno Vasco ha querido que la edición de este año de los premios René Cassin se convirtieran en un “acto de justicia” de todas las víctimas, especialmente, las de los más de 2.000 desaparecidos de la Guerra Civil que siguen sepultados en fosas o cunetas. La portavoz del Ejecutivo y consejera de Justicia, Idoia Mendia, ha entregado este premio a María Oianguren como directora de Gernika Gogoratuz y a las Brigadas Internacionales por la Paz, porque “enlaza precisamente con el espíritu de la Ley de Memoria histórica y quiere ser también un pequeño acto de justicia para los miles de hombres y mujeres que en Euskadi lucharon contra la dictadura y en defensa de la justicia, la democracia y la libertad”. "Los vascos queremos poder mirarnos mañana a los ojos y recordar y reconocer a quienes han sufrido para que la historia, nuestra historia, no se repita", ha subrayado.

La consejera de Justicia y Administración Pública del Gobierno Vasco, Idoia Mendia, ha entregado hoy el Premio René Cassin de Derechos Humanos 2010 a María Oianguren Idígoras y representantes de la ONG Brigadas Internacionales de Paz. El acto se ha desarrollado en Lehendakaritza, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos, y ha contado con participación de Juan Luis Deza y la bailarina Natalia Mendiola, de la compañía Giraluna, experta en aunar palabra y danza. El patio central de Lehendakaritza ha sido el escenario de la entrega de los premios René Cassin, que tiene el objetivo de "reconocer públicamente a aquellas personas o colectivos que con su trayectoria personal o profesional dan testimonio de su compromiso en la promoción, defensa y divulgación de los Derechos Humanos". Este premio se entrega anualmente, el 10 de diciembre, coincidiendo con el Día Internacional de los Derechos Humanos

En un emotivo acto, Idoia Mendia ha destacado la importancia que tiene el próximo año, 75 aniversario del golpe de Estado que acabó con la II República y desencadenó la Guerra Civil, porque “casi 75 años después sus familiares han podido enterrar dignamente sus restos”. Mendia ha recordado que no se trata de una cuestión del “pasado, sino del presente”. “Hace pocos días entregué a los sobrinos-nietos de Florentino García y Mónica Barrón los restos de este matrimonio asesinado en 1936 y que fueron localizados en una cuneta”, ha recordado, para añadir que “Nada duradero se puede construir sobre la amnesia y el olvido”.

En ese sentido, la consejera de Justicia ha remarcado la importancia que tiene trabajar siempre con las víctimas ahora que se abre “un horizonte de paz y libertad plenas”, porque “nos reclaman permanentemente memoria, dignidad y justicia”.

Por eso, tras recordar la persistencia aún del terrorismo de ETA entre nosotros, ha reclamado “prudencia y responsabilidad a todos para no generar expectativas que acaben en una nueva frustración. Pero también es el momento de estar unidos porque la paz y el final del terrorismo necesitan del concurso de todos".

Así, Mendia ha querido enviar un “mensaje de esperanza” pero reiterando que desde el Gobierno Vasco “tenemos muy claro que el futuro de nuestra convivencia se construirá ineludiblemente sobre la memoria de las víctimas”. “De todas las víctimas”, ha añadido.

Mensaje de esperanza

En su intervención, Idoia Mendia ha destacado la labor que tanto María Oianguren al frente de Gernika Gogoratuz como la ONG Brigadas Internacionales de  Paz han desarrollado a favor de los Derechos Humanos. “María es tanto artista como musa”, ha señalado sobre Oianguren pues “es una de esas mujeres que hace su propia labor y analiza y propone contenidos para la evolución de los Derechos Humanos, a la vez que provoca, sugiere e inspira a otras personas, profesionales y estudiantes, o gente corriente, para que los Derechos Humanos se desarrollen en múltiples sentidos.

En relación a las Brigadas Internacionales de Paz, Mendia ha señalado que han demostrado en sus casi 30 años de existencia, “que la sola presencia externa disuade la violencia y crea un espacio para que los activistas locales pro-derechos humanos hagan su trabajo”.

María Oianguren, Licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad del País Vasco, es directora de Gernika Gogoratuz (www.gernikagogoratuz.org), Centro de Investigación por la Paz creado en 1987 por decisión unánime del Parlamento Vasco, en el marco del 50o aniversario del Bombardeo de Gernika. Activista por la Paz y el desarrollo de los Derechos Humanos, su actividad se desarrolla en la referida asociación, donde la paz es reclamada como base para la convivencia en el País Vasco y en el mundo. Y desde donde se implica en el Foro de Asociaciones de educación en Derechos Humanos y por la Paz, y en AIPAZ, Asociación Española de Investigación por la Paz.

Su labor dentro del tejido asociativo, contrastada en años, aúna el compromiso con las generaciones futuras y con la memoria de las anteriores.

El dictado razonado del fallo también pone en valor "sus publicaciones y múltiples artículos sobre los temas de paz y resolución de conflictos". Y se refiere a Oianguren como "una premiada, unida al recuerdo de René Cassin, en calidad científica y compromiso cívico".

Brigadas Internacionales de Paz (www.pbi-ee.org), por su parte, es una organización no gubernamental fundada en 1981, en Canadá, para llevar a cabo una tarea de creación, consolidación y mantenimiento de la paz bajo la disciplina de la no violencia. Se inspira en el pensamiento y las experiencias del Mahatma Ghandi en el campo de la transformación social no violenta, y considera el acompañamiento y la observación internacional herramientas para disuadir a cometer violaciones contra los derechos humanos.

Sus observadores permanecen sobre el terreno acompañando a personas u organizaciones amenazadas, realizando visitas periódicas a zonas de conflicto, distriuyendo información sobre la evolución del conflicto y de la situación de derechos humanos del país, y realizando labores de interlocución y cabildeo. En su caso, el tribunal valora especialmente ese trabajo "sobre el terreno, directamente en los lugares de conflicto", que actualmente desarrollan en Colombia, Guatemala, México, Indonesia y Nepal. La organización cuenta con más de 60 colaboradores en Euskadi.

El jurado que ha otorgado el premio estaba integrado por Idoia Mendia (consejera de Justicia y Administración Pública del Gobierno Vasco), María Victoria Cinto (viceconsejera de Justicia), Inés Ibáñez de Maeztu (directora de Derechos Humanos), Joseba Arregui, Mª Concepción Escobar, José Angel Cuerda, Adela Asua y Edmundo Rodriguez. El acto de entrega se celebrará el viernes, 10 de diciembre (Día Internacional de los Derechos Humanos), a las 19.30, en Lehendakaritza.

La denominación del premio se realiza en recuer­do de René Cassin, nacido en Bayona el 5 de oc­tubre de 1887. La trágica experiencia de la I Guerra Mundial le marcó profundamente, convirtiéndose en un resuelto defensor de los antiguos combatientes y las víctimas de la guerra. Fue el principal inspirador de la Declaración Universal de los Derechos Huma­nos, en 1948, y jugó un papel esencial en la elabo­ración del Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1950. Galardonado con el premio Nobel de la Paz en 1968 por su combate infatigable a favor de los Derechos Humanos, consagró el premio a la creación del Instituto Internacional de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Cargos asistentes al acto
(IX legislatura 2009 - 2012)
  • Idoia Mendia Cueva
    Consejera de Interior, Justicia y Administración Pública (IX legislatura)