Noticias Empleo y Asuntos Sociales
Es

Lanbide se desplegará por comarcas en 44 oficinas

15 de noviembre de 2010

El 2 de enero desaparecerán las oficinas del INEM en Euskadi

A partir del próximo 2 de enero Lanbide iniciará el despliegue de las 44 oficinas (inicialmente 30) que prestarán el servicio que hasta la fecha venía desarrollando el INEM. El servicio vasco de empleo contará con un presupuesto de 785 millones de euros y una plantilla de 575 personas (ampliable hasta las 750) con el objetivo de "activar" a las personas desempleadas para que la percepción de una ayuda no implique que dejen de buscar empleo. La consejera de Empleo y Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta, ha explicado que "la activación de las personas mediante la corresponsabilidad" supone un importante cambio en la gestión de las ayudas por desempleo ya que este nuevo servicio vincula el cobro de las prestaciones por desempleo la búsqueda activa de empleo a través de la formación. Así, si no existe "una razón de peso" que justifique el rechazo de una oferta de empleo o de formación, esa persona no recibirá la renta de garantía de ingresos.

La "corresponsabilidad" y la "activación" del desempleados son los dos ejes sobre los que pivotará la actuación de Lanbide a partir del 2 de enero, cuando se ponga en marcha, este nuevo Servicio vasco de empleo que sustituirá al INEM en Euskadi. La implantación de Lanbide en Euskadi será progresiva, arrancará con 30 oficinas distribuidas por comarcas para "conocer las necesidades de empleo más cercanas y conseguir la implicación de los agentes comarcales", aunque en el futuro esta cifra se elevará hasta 44. Las previsiones establecen un despliegue de 21 oficinas en Bizkaia, de las que cinco estarán en Bilbao; 14 oficinas en Gipuzkoa con tres situadas en San Sebastián, y otras nueve en Alava, de las que tres están en Vitoria. Este despliegue cuenta con 575 personas en plantilla, que podría elevarse hasta 750 en el futuro y un presupuesto de 785 millones de euros (325 millones destinados a la Renta de Garantía de Ingresos y la Prestación Complementaria de Vivienda; 226 millones a las políticas activas y  total de 150 millones que corresponderán a las bonificaciones a la contratación).

La consejera de Empleo y Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta, ha dado a conocer estos detalles en una rueda de prensa que ha servido para hacer público el nuevo logo y la imagen institucional de Lanbide, que se crea tras la transferencia de las políticas activas de empleo a Euskadi.

"El desempleado tiene derechos pero también obligaciones", así ha explicado Zabaleta el cambio de filosofía que implica la creación de Lanbide, que tratará de que las personas desempleadas no se queden únicamente en el cobro de las prestaciones, sino que el desempleado sea una persona que "trabaja para encofrar un empleo". De este modo, quien rechace una oferta de trabajo o de formación "sin razón de peso" no podrá percibir las ayudas por desempleo. "El corazón de Lanbide y su reto fundamental es la activación laboral", ha señalado Zabaleta.

Zabaleta ha destacado que el modelo organizativo deja de ser territorial para pasar a ser un "modelo de país" que apuesta por una implantación comarcal. Con la puesta en marcha de Lanbide se crea una "única puerta de entrada" para los demandantes de empleo sean estos parados de larga duración, que cobren una prestación por desempleo o del sistema de garantía de ingresos. Además, en la implantación de Lanbide se convierte en elemento "clave" la formación del Consejo de Administración que será paritaria entre administración y agentes sociales. Así, el Gobierno tendrá la misma representación que los sindicatos o que los empresarios, lo que "obligará" a alcanzar consensos en las medidas a llevar a cabo. Zabaleta cree que esta composición es "una innovación" poco habitual en los servicios de empleo del Estado y que incluye, dentro de la representación de la administración, a los departamentos de Educación e Industria, por ser departamentos "significativos en esa formación de valor añadido" que aspira a conseguir Lanbide.

Jóvenes e incentivos


A tenor de las previsiones, la consejería trabaja con cinco perfiles de personas susceptibles de necesitar los servicios de Lanbide:

- el 38 por ciento de las personas que podrían acudir a Lanbide estarán buscando empleo, independientemente que hayan percibido o no prestaciones
- el 32 por ciento de las personas buscarán sólo cobrar la prestación y sin embargo, no estarán buscando empleo
- el 15 por ciento de los que buscará trabajo necesitará "definir" su objetivo profesional
-un 10 por ciento solo acudirá a realizar algún trámite administrativo
-un 5 por ciento estará en situación de "especial vulnerabilidad" y demandará atención especializada.

Un sector al que se dedicará especial atención será el de los jóvenes, a quienes Lanbide ofertar a través de un "plan de choque" formación, practicas en empresas, becas para estudiar idiomas e incentivos a la contratación de jóvenes para las empresas.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Cargos asistentes al acto
(IX legislatura 2009 - 2012)
Otros invitados
  • Gemma Zabaleta