Noticias Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda

La Torca del Carlista, la cuarta cavidad subterránea de Europa y uno de los mayores volúmenes bajo tierra del mundo, tiene ya su libro

28 de noviembre de 2016
  • 200 páginas repletas de espectaculares fotografías y mapas, coordinadas por Javier Moreno y Iosu Granja, de la Sociedad de Estudios del Medio Natural Enbata
  • La cueva, ubicada en Karrantza, Bizkaia, ocupa un área de 103.115,41 m2 y un volumen de 2,2 millones de metros cúbicos.
  • La leyenda del siglo XIX asegura que un oficial carlista perseguido por los liberales cayó allí desapareciendo para siempre
  • Su gran sala GEV se extiende en un área de 87.090 m2 y con volumen de 2.140.000 m3: 8,7 hectáreas y 2 hectómetros cúbicos: el tercer espacio subterráneo más grande del mundo por área y el décimo por volumen.
  • En Europa, es la sala subterránea más grande localizada bajo superficie y la segunda en volumen únicamente superada por la Salle de Verna en Francia.
  • Sus dimensiones son 497 m de largo por 287 metros de alto y 97 metros en su punto más alto de techo.
  • Detectadas 37 especies de invertebrados cavernícolas en La Torca del Carlista y en Pozalagua.
  • Solo veinte metros la separan de la turística Cueva de Pozalagua en lo que parece ser el mismo volumen separado por una gruesa pared estalagmítica.
  • (*Datos técnicos libro de Enbata /Sua)

 

 

Dicen que cuando el primer explorador de la Torca del Carlista descendió los últimos 84 metros de escala volada, desenfundó su cuchillo y lo blandió hacia la oscuridad. Él no esperaba el ataque de animal prehistórico alguno, no creía en la existencia de criaturas fantásticas, pero tampoco fue capaz explicar después por qué echó mano de la navaja. Sin duda, se dejó llevar por un instinto de supervivencia. La cueva lo abrumó de tal manera que se sintió indefenso, ante la inmensidad de la naturaleza, y no supo cómo defenderse”. La Sociedad de estudios del medo natural Enbata presenta de esta forma el libro dedicado a la “Torca del Carlista”, una de las mayores cavidades subterráneas del mundo y la cuarta de Europa, ubicada en la localidad de Karrantza, Bizkaia.

 Según la tradición popular la gran sima, ubicada en Ranero, en los límites de Bizkaia con Cantabria, era conocida desde hace siglos por los pastores del lugar forjándose la leyenda que, desde el siglo XIX aseguraba, que un oficial carlista perseguido por los liberales cayó allí desapareciendo para siempre. Ese hecho también dio nombre al cercano Pico del Carlista.  El nuevo libro, editado por Sua con el apoyo del ayuntamiento de Karrantza y del Gobierno Vasco, detalla las características geológicas de la Torca del Carlista y de la cueva de Pozalagua, ambas en el karst de Ranero, y define su contexto geológico, detalla su inventario faunístico, comenta su marco cultural y enumera las expediciones realizadas desde 1957, en un trabajo repleto de imágenes y cuadros explicativos.

 

El libro es una excelente muestra del trabajo conjunto del mundo universitario y del espeleológico. La unión de dos realidades que en muchas ocasiones son paralelas, la del conocimiento y la de la exploración, ha dado aquí sus frutos. El alcalde de Karrantza, Raúl Palacio, indica “que la Torca era un espacio que esperaba su conquista con paciencia y con el trabajo de Enbata podemos conocer mejor los enigmas del misterioso mundo subterráneo”.

 

Las dimensiones de la cavidad son colosales para los espeleólogos cuyas expediciones comienzan en el aparcamiento de Pozalagua, en el Barrio de Ranero (Karrantza Harana, Bizkaia). Una fuerte pendiente de 230 metros de desnivel y 800 de caminata separan este punto de la boca de acceso a la sima. Una senda sube por la ladera y atraviesa el farallón de quince metros que franquea el último trecho del collado. La boca de la sima se esconde justo detrás, en un lapiaz a los pies del pico del Carlista, con unas dimensiones de 4 m por 2 m y en un eje NNE-SSW. Desde ahí hasta la Sala GEV el trayecto es totalmente vertical.

 

“De no ser por un azar geológico –la creación de una pequeña grieta entre fracturas de roca–, la Torca del Carlista seguiría dormitando bajo las Peñas de Ranero. Afortunadamente, este capricho de la naturaleza regaló a los espeleólogos la única vía de acceso a uno de los espacios subterráneos más extraordinarios del planeta” comenta el libro. Tras descender los primeros 17 metros de la campana, con el abismo bajo sus pies, los espeleólogos instalan la última cabecera en una repisa (a -68 m). Desde aquí la cuerda cae sin ningún obstáculo hasta la base: ochenta y cuatro metros de vertical volada.

 

El sector Pozalagua está situado en la zona occidental de la parte alta. Un arco de 100 metros de ancho y 20 de alto preserva la unión de los dos vacíos, y en su parte norte se observa la llegada de una veta de dolomía. Este volumen queda interrumpido de manera abrupta por una gran montaña estalagmítica. Las diferentes topografías indican que esta montaña actúa como muro medianero con la Cueva de Pozalagua: al otro lado, detrás de unos veinte metros de concreción, las visitas turísticas pasean entre focos y pasillos delimitados. No parece haber dudas sobre la hermandad geológica entre Pozalagua y Carlista. Para alcanzar desde la base de la vertical el segundo de los volúmenes, la Sala Manuel Iradier, los espeleólogos han de descender la “montaña” de bloques en dirección SSW (220º), eje que deberán mantener para evitar perderse en el caos de derrubios.

 

El libro destaca que “no resulta extraño encontrar expediciones que, incapaces de encontrar la cuerda de ascensión, deambulan durante horas entre bloques. Camino a la Sala Manuel Iradier, los espeleólogos cruzan el monumental arco de 30 m de ancho y 20 m de alto que da paso a la parte baja de la Sala GEV”. La Sala Manuel Iradier tiene unos treinta metros de altura, con una gran bloquera por suelo y paredes muy verticales que continúan hasta la Sala Aranzadi por el sur.

 

LA TORCA DEL CARLISTA EN NÚMEROS

La TORCA ocupa un área de 103.115,41 m2 y un volumen de 2,2 millones de m3. En concreto, la GRAN SALA GEV se extiende en un área de 87.090 m2 y con volumen de 2.140.000 m3, esto es, 8,7 hectáreas y 2 hectómetros cúbicos. Sus dimensiones son 497 m de largo por 287 m de alto y 97 m en su punto más alto de techo.

 

La más grande de las salas que alberga la Torca del Carlista, la conocida como la Gran Sala GEV, con 87.000 metros cuadrados de área y 2,14 millones de metros cúbicos de volumen. Esto la coloca, con los datos actuales, en la tercera sala más grande del mundo por área, tras la Sala Sarawak en Malasia (154.530 metros cuadrados) y la Sala Miaos en Chica (140.540 metros cuadrados). Es también la décima por volumen. A nivel europeo, la Gran Sala GEV se sitúa como la más grande en área y la segunda en volumen tras la Salle de Verna en Francia. Para hacerse una idea de cuán grande es, baste decir que es más grande que el estadio del Nou Camp. El tramo más largo de la Sala GEV tiene más de 200 metros. Estudios recientes en grandes cavidades han demostrado que estas salas son de hecho muy estables y han permanecido así incluso durante más de un millón de años. Mientras exista un río activo que disuelva y transporte lejos las rocas caídas y los escombros, las salas seguirán creciendo y, aunque a un ritmo muy lento, haciéndose más grandes.

 

En el caso de la Sala GEV, sin embargo, el río desapareció hace tiempo, por lo que es probable que su tamaño se vaya reduciendo muy lentamente. La Sala bien pudo ser el doble de su tamaño actual en algún momento del pasado lejano, pero quién sabe.

 

Con el tiempo la Sala se colapsará, creando un enorme agujero en la montaña en un fenómeno llamado tiankeng. La palabra proviene de China, donde se han descrito por primera vez estos colapsos de enormes volúmenes subterráneos. Pero este evento ocurrirá dentro de miles de años.

 

SALA                         Área 2 D*                   Volumen

Sala GEV             87.090,00 m2               2.140.000,00 m3

Sala Iradier         9.748,80 m2                 72.554,32 m3

Sala Aranzadi      6.276,61 m2                 33.251,74 m3

Total                 103.115,41 m2               2.245.806,06 m3

(*)ÁREA 2D O SUPERFICIE REDUCIDA.

 

 

Torca del Carlista TEMPERATURA

TABLA RESUMEN DE LAS MEDICIONES REALIZADAS: (*) LOS DATOS DE EXTERIOR SE HAN OBTENIDO DE LA ESTACIÓN CLIMÁTICA DE EUSKALMET CERROJA-KARRANTZA (C065) DEL SERVICIO DEL GOBIERNO VASCO. FUENTE: OPEN DATA EUSKADI.

LOCALIZACIÓN    Tª MÍN.   TªMÁX    Tª MEDIA               RANGO COTA UTMX UTMY Z

Exterior (*)             -1.77       33.36       12.12                      35.13 0 466928 4784131 677

1 Tubo (-22 m)       8.58        13.46       10.88                      4.88 -22 468356 4790065 690

2 Tubo (-40 m)       7.88         13.17       10.69                      5.29 -40 468356 4790065 672

3 Base pozo          10.94       11.33       11.15                      0.39 -152 468356 4790065 560

4 S. Pozalagua      11.42       11.52       11.46                      0.10 -231 468525 4789905 481

5 Inicio P Baja      10.94       10.94       10.94                      0.00 -185 468205 4789935 490

6 Cima Parte Baja 10.76       10.81       10.79                      0.05 -197 468150 4789955 515

7 Conducto           10.94       10.94       10.94                      0.00 -257 468075 4789850 455

8 Sala Iradier         12.01       12.11       12.01                      0.10 -315 468010 4789758 397

9 Sala Aranzadi     12.34       12.36       12.34                      0.02 -331 468085 4789634 381

 

La Torca presenta una única entrada conocida, precisamente localizada en su punto más alto, con un estrecho tubo vertical en sus primeros sesenta metros que da acceso a uno de los mayores volúmenes subterráneos del mundo. Su forma, por tanto a una gran vasija de boca y parte superior muy estrechas. Por ello, es esperable que su funcionamiento climático se ajuste al proceso conocido como de barorrespiración, según el cual el comportamiento climático depende principalmente de los gradientes de presión exterior e interior de la cavidad, y en menor medida de la temperatura del aire exterior.

 

Así, la geomorfología de la cavidad apunta a que climáticamente es muy estable, y son las variaciones en la presión atmosférica las principales responsables de la activación de las corrientes de aire en la cavidad, sea introduciendo a presión masas de aire del exterior gracias a altas presiones barométricas, sea permitiendo que el aire del interior salga cuando no hay presión en el exterior que impida su salida. Durante los meses de diciembre de 2014 a octubre de 2015 se ha controlado la temperatura del aire en nueve puntos repartidos por la Torca.

 

Su temperatura media anda en torno a los 11,26°C y únicamente los puntos más altos de la cavidad se ven influidos por el exterior. En el karst del Macizo de Ranero, uno de los problemas más interesantes estriba en conocer los procesos que pudieron intervenir en la génesis de cavidades de dimensiones tan grandes. La preservación de morfologías freáticas en las salas Iradier y Aranzadi de la Torca del Carlista (cota aprox. 400 - 425 m), y en la cueva de Pozalagua (cota aprox. 500 m), indica que la formación de estas galerías tuvo lugar en condiciones de saturación de agua.

 

En la Gran Sala GEV, sin embargo, no se observan estas morfologías debido al remodelamiento de las paredes por la caída del techo que tuvo lugar después de formarse la cavidad inicial. Esto hace que los indicadores morfológicos de la formación inicial de las cuevas sean insuficientes, y por tanto no se tienen datos concluyentes para determinar si hubo una fase de formación de una gran cavidad por debajo del nivel freático (figura 10), o si hubo varias fases de formación de diferentes niveles de cavidades formados a partir del descenso del nivel freático, y que quedaron arruinados por posteriores derrumbes.

 

Una vez formadas las galerías de disolución en condiciones freáticas, el descenso del nivel freático, por debajo de los 400 m aproximadamente, pudo provocar que el espacio hasta entonces colmatado con agua a presión, pasara a condiciones vadosas. Esta evolución conlleva una disminución de la presión del agua sobre las paredes de la cavidad que, unido a la alta fracturación de la roca, y la relativa abundancia de la dolomita en algunos planos de estratificación debilitan la cohesión de la roca, y en consecuencia, pudo provocar la desestabilización de los techos y su colapso.

 

Durante las primeras fases (desde la formación de cavidades hasta el colapso de paredes y techos), tanto la Torca del Carlista como Pozalagua, comparten la misma historia geológica (fases 1 a 4 de Pozalagua). Sin embargo en un momento dado, la fase de formación de espeleotemas separó la cueva de Pozalagua. El desplome de las paredes y techos pudieron ser polifásicos. Tras el remodelamiento mecánico de las salas en la Torca del Carlista, una primera fase de formación de espeleotemas estrechamente ligada a puntos de goteo concretos y fisuras, sella y fosiliza el momento de inestabilidad previo. En Pozalagua sin embargo, un segundo movimiento, bien de reajuste de bloques o por hundimiento del piso kárstico, queda registrado en el basculamiento de algunos bloques previos junto con los espeleotemas crecidos sobre ellos. A partir de este momento, la Cueva de Pozalagua es tapizada por distintas fases de formación de espeleotemas, mientras el sistema kárstico sigue su evolución. Como resultado de este profuso desarrollo de espeleotemas, la cueva de Pozalagua quedó aislada de la Torca del Carlista.

 

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Descargas medios de comunicación
Cargos asistentes al acto
(XI legislatura 2016 - 2020)
Otros invitados
  • Javier Moreno