Noticias Medio Ambiente y Política Territorial
Es

“Alma”, la ballena voladora del Marrakech Climate Show, en la noche cultural de la COP 22

15 de noviembre de 2016
  • La experiencia artística, "Alma, aquí había un océano", una llamada que recuerda la participación diaria de la ciudadanía en la salvaguarda del medio ambiente

 

La segunda semana de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima que se desarrolla en la ciudad marroquí de Marrakech se iniciaba con dos actuaciones culturales en el estadio El Harti para promocionar la lucha contra el cambio climático: Alma, la ballena voladora, y el Marrakech Climate Show. Casi 15 000 personas asistían a este evento organizado por la COP22.

 

La primera parte del Marrakech Climate ShowAlma, aquí había un Océano” mostraba una ballena gigante voladora, llena de gas helio, animada desde su cabeza hasta su cola, flotando en el cielo por encima de la ciudad. La actuación se iniciaba con una actuación a capela de los cantantes Oum y Natacha Atlas.

 

Diseñada por Afronauts -Hassan El Youbi y Pascal Molina- y como icono de Cop 22, el proyecto "Alma, aquí había un océano" simboliza, según los responsables de la Cumbre del Clima,  “la fuente de agua de toda la vida. Es también una criatura cuya vida depende del agua, una ballena, que cuenta una historia a través de la historia de un océano desaparecido. Simboliza una concienciación porque "todavía hay tiempo" para movilizar el mundo en torno a un objetivo, una misión y una filosofía: la protección de los océanos”.

 

Más allá de la experiencia artística, "Alma, aquí había un océano" es una llamada que permitirá a cada cual recordar su participación diaria en la salvaguardia del medio ambiente. Alma se presentaba en Marrakech en la noche de apertura de la COP22 en un espectáculo dirigido a todas las personas. A partir de ahora Alma navegará por los cielos, gracias a la creatividad y la experiencia del equipo "Afronauts" que hará que la imagen de tamaño natural recorra la mayoría de las regiones desérticas y montañosas de Marruecos.

 

El espectáculo consistía en una producción poética y acrobática, con 51 bailarines procedentes de todas las regiones de Marruecos, con ritmos fantasiosos y majestuosos, acompañados de su música. El ambiente adoptaba un toque más tribal cuando entraba en acción la percusión. Soudain, estructura de títeres de metal, se adueñaba de la escena junto a Alma. Acompañando el baile, una enorme luna iluminaba la noche y bajo su luz los bailarines formaban una pirámide humana de la que emergía  un acróbata.

 

La actuación contaba con estrellas marroquíes e internacionales que han subido al escenario del estadio Harti. Justo antes de la llegada de Youssou N’Dour y d’Anggun, 22 percusionistas de Burundi, elevaban la temperatura ambiental en Marrakech y Christophe Maé, de Senegal interpretaba su éxito “7 Seconds”.

 

Presentado por Ali Baddou, como maestro de ceremonias, los artistas Yuri Buenaventura, Tiken Jah Fakol y  Géorgienne Khatia Buniatishvili, aportaban sonidos latinos, reggae y guitarras, junto al piano además de las intervenciones  del grupo de rap de Marrakech, Fnaïre,  el cantante marroquí Douzi, el artista de Burkina Faso, Alif Naaba y Magic System, de Costa de Marfil.

 

Inspiradas por los valores de solidaridad, las actuaciones de la noche reunían a culturas de todo el mundo para un espectáculo difundido en numerosos países. Los espectadores de África y Europa también disfrutaban de las actuaciones del artista francés Black M  Youssoupha, y la artista marroquí Asma Lamnawar. Los artistas aportaban un mensaje de paz relacionada con la Acción por el Clima, en una coproducción entre 2M TV y “Electron Libre” (Groupe Lagardère).

 

 

Todavía no hay comentarios
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta noticia
Descargas medios de comunicación
Cargos asistentes al acto
(X legislatura 2012 - 2016)