Noticias
Es

El Gobierno Vasco propone un proyecto de decreto en materia de reinserción y reintegración de personas presas, tras la experiencia piloto de “Hitzeman”

17 de junio de 2016
  • El secretario general para la Paz y la Convivencia, Jonan Fernández, participa en el Congreso Europeo de Justicia Restaurativa y Terapéutica
  • El proyecto de norma se sitúa en el marco del derecho internacional de los derechos humanos y de la corriente europea de Justicia restaurativa
  • El Gobierno Vasco plantea hacer de la política penitenciaria y de reinserción una política de convivencia

El Gobierno Vasco aboga por dar cobertura normativa a las políticas públicas de reinserción. Esta es la principal conclusión del proceso de experiencia piloto desarrollado desde marzo de 2015 en el marco del Programa Hitzeman sobre procesos legales de reinserción de personas presas.

El secretario general para la Paz y la Convivencia, Jonan Fernández, ha presentado las bases de un proyecto de decreto en el marco del Congreso Europeo de Justicia Restaurativa y Terapéutica que se celebra estos días en Donostia.

La justicia restaurativa es un proceso que permite identificar aquellas palabras o acciones que pueden servir para reparar en la medida en que sea posible el daño cometido por un delito. Según Fernández, la principal acción de justicia reparadora que una víctima puede recibir es “escuchar de quién le infligió el daño que lo que le hicieron no tuvo justificación, ni valor mayor que la vida de cada una de las víctimas”.

El proyecto de norma presentado se sitúa en el marco del derecho internacional de los derechos humanos y de la corriente europea de Justicia restaurativa. Tiene dos grandes vertientes: reinserción y reintegración. El acompañamiento a itinerarios de reinserción y el apoyo asistencial a la reintegración social post-penitenciaria.

El apartado dedicado a la reinserción se inicia cuando la persona presa todavía se encuentra en prisión y está dirigido específicamente a personas condenadas por delito de terrorismo. Esto es así porque la propia legislación establece requisitos diferentes para estos supuestos. Sin embargo, el apartado dedicado al apoyo asistencial a la reintegración está dirigido a todo tipo de personas presas, con independencia del delito por el que hayan sido condenadas y se despliega fundamentalmente en la fase post-penitenciaria.

Antecedentes

El Gobierno Vasco aprobó en 2013 el Plan de Paz y Convivencia con 18 iniciativas entre las cuales, la octava, hacía referencia al desarrollo de un programa orientado a facilitar procesos legales de resocialización de personas presas.

En octubre de 2014 la Secretaría General para la Paz y la Convivencia presentó el documento “Hitzeman” y abrió un periodo de cinco meses para recoger aportaciones. La principal conclusión de este proceso fue la necesidad de iniciar una fase de experiencia piloto.

Desde marzo de 2015 se ha venido desarrollando un trabajo de pilotaje en dos ámbitos: la elaboración de un protocolo de seguimiento a procesos de reinserción por parte de un grupo expertos y juristas; y por otro, una mesa interdepartamental formada por diferentes áreas del Ejecutivo ha estudiado con casos prácticos la perspectiva asistencial de los procesos post-penitenciarios de reintegración social.

Apoyo a los procesos de reinserción:

Una Comisión Asesora acompañará a las personas presas condenadas por delitos de terrorismo que deseen realizar un itinerario que les permita acreditar su intención y capacidad de vivir respetando la ley penal. Esta comisión hará seguimiento del proceso hasta que esté en condiciones de emitir un informe favorable o desfavorable al pronóstico de reinserción.

El informe favorable a la reinserción deberá acreditar que el compromiso con la paz y la convivencia de la persona participante en el programa conlleva un razonamiento opuesto a cualquier vulneración de derechos humanos en el pasado, en el presente o en el futuro, y expresa un reconocimiento crítico del daño causado a las víctimas.

Ese informe servirá de base para un dictamen que el Gobierno Vasco dirigirá a la Junta de Tratamiento de la prisión y al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria. La persona presa podrá utilizar este informe como prueba pericial para acompañar su solicitud de progresión de grado o cualquier otra medida tendente a su reinserción.

Reintegración social post-penitenciaria

En el marco de lo dispuesto en el mismo proyecto de decreto, el Gobierno Vasco desarrollará paralelamente un programa de apoyo asistencial a la reintegración  social post-penitenciaria, dirigido a todo tipo de personas presas. Dispondrá para ello de una ventanilla única. Desde este servicio, cualquier persona presa, ex presa o en tránsito de salida de prisión, podrá obtener información sobre los requisitos para acceder a las prestaciones asistenciales en materia de RGI, vivienda, recursos de formación, sanitarios o servicios sociales.

Este programa ofrecerá a las personas que han salido de prisión un tratamiento en igualdad de oportunidades que el que se ofrece a otras personas pertenecientes a colectivos vulnerables o en riesgo de exclusión. Las prestaciones asistenciales serán de aplicación sólo para aquellas personas presas, que al salir de prisión, acrediten no contar con recursos suficientes para rehacer su vida en libertad y cumplan los requisitos marcados por cada prestación.

2 comentarios
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta noticia
  • @Gob_eus
    17 de junio de 2016

    Comentario de Twitter:
    #BakeaBizikidetza Dekretu-proiektu bat proposatzen dugu presoen gizarteratzearen eta berrintegratzearen arloan ➡ https://t.co/GaGLUxUeRp

  • @Gob_eus
    17 de junio de 2016

    Comentario de Twitter:
    #PazConvivencia Proponemos un proyecto de decreto en materia de reinserción y reintegración de personas presas ➡ https://t.co/HQuuBWSRsI