Noticias Vivienda, Obras Públicas y Transportes
Es

El Gobierno Vasco ha logrado que los propietarios de las viviendas de VPO de Benta Berri oferten a sus inquilinos contratos de alquiler por otros cinco años

13 de septiembre de 2010

Tras numerosas conversaciones y negociaciones con la empresa propietaria de las viviendas de VPO en alquiler de Benta Berri, el Gobierno Vasco ha obtenido el compromiso de ofertar a los inquilinos un nuevo sistema de prórrogas sustancialmente mejorado. Así, se les va a ofrecer suscribir prórroga por cinco años de duración, como si fueran arrendamientos recién firmados. De este modo, al término de esta nueva prórroga, los inquilinos más antiguos  llevarán hasta 17 años en estas viviendas.

El Gobierno entiende que esto supone una notable mejoría en las condiciones de los inquilinos, superior en todo caso a lo previsto en la Ley de Arrendamientos Urbanos para cualquier vivienda en alquiler. De esta manera, se elimina toda incertidumbre que pudieran tener los inquilinos sobre el mantenimiento de sus viviendas en régimen de alquiler, o sobre la posibilidad de tener que abandonarlas.

Esta prórroga se ofrecerá próximamente, sin modificación del resto de las condiciones contractuales, y sin que suponga menoscabo alguno en las obligaciones de la empresa titular.

La promoción de Benta Berri de San Sebastián pertenece al tipo de viviendas privadas, construidas con recursos financieros privados, calificadas como viviendas de protección oficial de régimen general. En consecuencia, van destinadas a personas cuyos ingresos pueden llegar hasta el tope de los previstos en la normativa para vivienda protegida.

Como viviendas privadas, desde su misma construcción es la empresa titular la que las viene administrando y gestionando en cumplimiento de las condiciones legales aplicables.

Como todas las viviendas en arrendamiento, tanto públicas como privadas, y tanto libres como de protección oficial, la duración de los contratos de alquiler se rige por la normativa general de ámbito estatal, en este caso la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). Según esta normativa, una vez superado el plazo inicial mínimo de 5 años que prevé la LAU, las viviendas en alquiler se rigen por el régimen de prórrogas tácitas sucesivas establecido en la ley. En el caso de Benta Berri, las prórrogas establecidas son de duración anual, con lo que los contratos se van prorrogando por años sucesivos. Es lo mismo que sucede con cualquier otro arrendamiento una vez superados los cinco años iniciales.

En el caso de Benta Berri, el compromiso inicial de la empresa era mantener las viviendas en arrendamiento durante 12 años, que se cumplen en los próximos meses. El Gobierno, consciente de la inquietud de los inquilinos que terminan ahora sus contratos, ha venido negociando con la empresa titular para promover las condiciones necesarias que den tranquilidad y estabilidad a los inquilinos que, cumpliendo con sus obligaciones contractuales, están interesados en continuar con los arrendamientos.

Impulso del alquiler

El Pacto Social por la Vivienda, suscrito recientemente entre el Gobierno Vasco y más de 70 agentes públicos y privados del sector de la Vivienda en Euskadi, contiene el impulso del alquiler como uno de los ejes fundamentales de la política de vivienda.

En consecuencia, el Gobierno tiene la intención de mantener e incrementar el parque protegido de viviendas en alquiler, tanto las de financiación y titularidad pública, como aquellas que se construyen con inversión privada y mediante mecanismos de colaboración público-privados.

Asimismo, constituye uno de los ejes de su política impulsar activamente que las viviendas en alquiler se mantengan en este régimen.

 

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados