Noticias Salud

Un curso de trasplante renal de donante vivo aborda las nuevas necesidades de detección donantes

25 de febrero de 2016
  • El objetivo del curso es formar a profesionales sanitarios con participación directa e indirecta en el programa de trasplante renal de vivo
  • El descenso de donantes fallecidos hace necesario nuevas formas de colaboración entre equipo y ampliar la detección de donantes a unidades ajenas a las de críticos.
  • Durante el pasado ejercicio 2015, se realizaron 159 trasplantes renales en el Hospital Universitario Cruces, 32 más que en el año anterior, de los que 27 (17%) fueron de donante vivo.                                                                                                                                                      

El descenso de donantes fallecidos por traumatismos craneoencefálicos debido a accidentes, en los últimos años,  ha cambiado el perfil del donante: el 46% es mayor de 60 años y muere debido a un accidente cerebrovascular. El aumento de la edad del donante provoca que los pacientes jóvenes puedan pasar varios años esperando un riñón. Ante esta situación, el trasplante renal de donante vivo se ha convertido en la alternativa para cubrir la necesidad de trasplante. Para dar a conocer el Programa de Trasplante Renal Vivo a los distintos equipos multidisciplinares de la salud, la unidad  de Coordinación General de Trasplantes de Osakidetza ha organizado un curso en el Hospital Universitario Cruces durante los días 24 y 25 de febrero. En el curso participan un total de 60 sanitarios, entre médicos y enfermeras de 12 CCAA, y algunos facultativos de centros sanitarios privados que colaboran con el programa de donación trasplante en Euskadi.

El objetivo del curso  es formar a profesionales sanitarios con participación directa en el programa del trasplante renal de vivo, profesionales implicados indirectamente y entidades no sanitarias colaboradores del proceso: nefrólogos, urólogos, anestesistas, personal de quirófano, hospitalización, psiquiatras, inmunólogos, microbiólogos, comités de ética, ONT, judicatura, AENA, medios de comunicación, etc.  La intención es transmitir las formas de colaboración a través del trabajo en equipo en unidades de Coordinación de Trasplante para la detección activa de donantes potenciales.  

El cambio epidemiológico experimentado en los últimos años en la muerte encefálica con un descenso significativo basado en la disminución de traumatismos craneoencefálicos secundarios a accidentes de tráfico y laborales, así como en los accidentes cerebro – vasculares, está produciendo un descenso en la donación. Esta situación de base junto a la ampliación de criterios de aceptación de donantes (aceptándose en estos momentos prácticamente sin limitación de edad), hace necesario ampliar la detección de donantes a unidades ajenas a las de críticos, en las que se pueden estar perdiendo donantes por la escasa labor formativa en este campo dirigida a los profesionales de estas especialidades.

En este marco de mayor necesidad de trasplantes, el trasplante renal de vivo, constituye un tratamiento útil y necesario. En el Estado, este modelo ha tenido niveles bajos de actividad hasta el año 2000. En los últimos años se ha incrementado esta terapia, hasta superar un 15% de la actividad del trasplante renal, con mejores resultados que los realizados de donante fallecido, mejor coste-beneficio y mayor seguridad del donante.

La elevada contribución de Euskadi a la donación de órganos y en la realización de trasplantes sitúan a Osakidetza como un referente en trasplantes, ocupando un lugar destacado en el panorama internacional. Durante el pasado ejercicio 2015, que fue un año excelente, se realizaron 159 trasplantes renales en el Hospital Universitario Cruces, 32 más que en el año anterior, de los que 27 (17%) fueron de donante vivo.

También en el apartado docente, los profesionales de Osakidetza juegan una labor importante. Así, entre los docentes del curso tienen un lugar destacado diferentes profesionales de los hospitales universitarios de Cruces, Donostia y Araba.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados