Noticias Educación, Política Lingüística y Cultura
Es

El centenario del nacimiento de Koldo Mitxelena no pasa inadvertido en Galicia

11 de diciembre de 2015

El Consello da Cultura Galega, la Xunta de Galicia, el Centro Ramón Piñeiro y la viceconsejería de Política Lingüística del Gobierno Vasco organizan en Santiago de Compostela las jornadas “Ramón Piñeiro y Koldo Mitxelena en su nacimiento

Patxi Baztarrika, viceconsejero de Política Lingüística, se encuentra estos días en tierras gallegas participando en las jornadas “Ramón Piñeiro y Koldo Mitxelena en su centenario” organizadas por el Consello da Cultura Galega, la Xunta de Galicia, el Centro Ramón Piñeiro y la viceconsejería de Política Lingüística del Gobierno Vasco. El viceconsejero se ha desplazado hasta Santiago de Compostela acompañado por Miren Azkarate, concejala delegada de Cultura, Euskera y Educación en el Ayuntamiento de San Sebastián, filóloga y miembro de Euskaltzaindia, y Pedro Miguel Etxenike, catedrático de Física y presidente de la Fundación Donostia International Physics Center (DIPC).

Todos ellos han participado en estas jornadas que tienen como objetivo recuperar la relación que mantuvieron Mitxelena y Piñeiro –ambos habrían cumplido en este 2015 cien años de edad- y analizar la situación de las lenguas minoritarias en el Estado. De este modo, se continúa con un trabajo iniciado el pasado mes de septiembre en un curso de verano de la UPV/EHU, celebrado en el Palacio Miramar de San Sebastián y organizado por la viceconsejería de Política Lingüística del Gobierno Vasco, HABE, la Xunta de Galicia, el Consello Da Cultura Galega y el Centro Ramón Piñeiro, bajo el título “El lugar del euskera y de las demás lenguas en un contexto multilingüe”.

Las jornadas “Ramón Piñeiro y Koldo Mitxelena en su centenario” se han desarrollado entre ayer y hoy en Santiago de Compostela entre la sede del Consello da Cultura Galega y el Centro Ramón Piñeiro. Ramón Villares, presidente del Consello da Cultura Galega, y el físico Pedro Miguel Etxenike, fueron los protagonistas en la conferencia de inauguración de las jornadas. Ambos ofrecieron una serie de datos muy interesantes a cerca de los dos protagonistas. En la sesión de la tarde de ayer, Miren Azkarate y Fernando Ramallo ofrecieron una ponencia titulada “Los retos actuales del euskera y el gallego: de Mitxelena y Piñeiro a la Carta Europea de las Lenguas”, que contextualizó el legado de los homenajeados en lo relacionado con el idioma.

Ya en el día de hoy, el presidente de la Real Academia Galega, Xesús Alonso Montero, ha abordado en su intervención las cartas que Koldo Mitxelena le envió a Piñeiro. Ha cerrado la jornada la mesa redonda, moderada por Rosario Álvarez, alrededor de las políticas lingüísticas en el concierto autonómico y estatal. En ella han intervenido a mediodía de hoy los responsables de política lingüística vasca y gallega, Patxi Baztarrika y Valentín García, respectivamente, junto a Francisco Caamaño y Ester Franquesa, directora general de Política Lingüística de la Generalitat.

El viceconsejero de Política Lingüística del Gobierno Vasco ha querido hacer la siguiente valoración una vez acabada la jornada: “Sigue siendo una asignatura pendiente que el Estado asuma su naturaleza plurilingüe y actúe en consecuencia”, ha criticado Baztarrika. Y ha añadido: “la revitalización de las otras lenguas del Estado –diferentes al castellano- se está produciendo gracias al esfuerzo sostenido de los poderes públicos, de los agentes sociales y de los hablantes. Sin la participación del Estado y, en ocasiones, incluso, a pesar de las trabas del Estado, por lo menos en el caso de Euskadi”.

“Sería deseable que el Estado dejara de considerar el desarrollo de la diversidad lingüística como una simple cuestión autonómica y asumiera también como cuestión de Estado las obligaciones de posibilitar a toda la ciudadanía el uso de la lengua oficial de su elección”, ha añadido.

“La Constitución es más favorable al plurilingüismo que la política lingüística que desarrollan las instituciones del Estado”, ha finalizado.

Biografías:

A continuación, a modo de información complementaria, se ofrecen unas breves biografías de Koldo Mitxelena y Ramón Piñeiro.

Koldo Mitxelena (1915-1987)

“Así como nuestro pueblo necesita encontrar un lugar entre los pueblos, así también nuestra lengua tiene que encontrar un lugar entre las lenguas: un lugar suficiente, que asegure su continuidad y desarrollo sin aventuras maximalistas. No debemos caer en el infierno del ghetto por huir del purgatorio de la diglosia. La integración nos es tan necesaria en el aspecto lingüístico como en cualquier otro”, dejó escrito hace casi 40 años Koldo Mitxelena. Ha pasado tiempo ya desde que Mitxelena dejara escrita esta acertada cita, pero sus palabras siguen siendo muy actuales. Y es que Mitxelena era un adelantado a su época, un intelectual con una gran visión de futuro.

Entre otras muchas cosas, Mitxelena nos hablaba de la convivencia en nuestro país. Ese era, exactamente, uno de los objetivos a alcanzar: la convivencia. Empujado por esta meta vio de una forma muy clara la necesidad de un euskera batua. Y si algo ha dejado claro el paso del tiempo, esto es que el euskera batua, lejos de separarnos y enfrentarnos, nos ha unido todavía más. Seguramente, tanto Euskal Herria como el euskera que conocemos a día de hoy no serían lo mismo sin la existencia del euskera batua. Por desgracia, todavía no hemos saldado esta cuenta con Mitxelena.  

Koldo Mitxelena nació en Renteria hace exactamente cien años. Ha pasado un siglo desde que naciera una de las personas más influyentes y relevantes de la historia moderna del euskera. Teniendo en cuenta esta fecha tan especial, la viceconsejería de Política Lingüística decidió que Mitxelena fuera uno de los protagonistas principales de los Cursos de Verano de la UPV-EHU.

Mitxelena fue un hombre de una gran erudición. Una persona polifacética, lingüista, lexicógrafo, y que sentó las bases del euskera batua. Fue profesor en las universidades de Salamanca, la Sorbona y del País Vasco y en todas ellas dejó una huella difícil de borrar. 

La verdad es que vivió una complicada y ajetreada vida. Hay que recordar que vivió una época muy complicada: la Guerra Civil. Cuando era joven, luchó como voluntario contra los nacionales pero lo detuvieron y condenaron a muerte. Esta condena de muerte se transformó en pena de cárcel y pasó entre rejas casi 6 años de su vida. Es allí donde se aficionó a la lingüística y, además, aprendió inglés y alemán.

Una vez dejado atrás su paso por prisión, se metió de lleno en sus estudios universitarios. Hay que tener en cuenta que, en aquella época, una persona que hubiera luchado en el bando perdedor tenía muy difícil encontrar trabajo. Con mucha ayuda, Mitxelena logró también superar este obstáculo. El político Juan Ajuriagerra le ofreció un empleo, pero no fue el único que le ayudó. Incluso hubo personas que no comulgaban con sus ideas que también le echaron una mano. Personas como Manuel Agud o el ex falangista Antonio Tovar, por citar algunos.

Se licenció en Filología Clásica en 1951 y un año más tarde, en 1952, fue nombrado académico de euskaltzaindia. En aquella época, también trabajó para la revista Egan. Y es quemuchos de los escritores vascos de la época trabajaron en esta revista. En 1954, bajo la dirección de Mitxelena, comenzaron a publicar íntegramente en euskera. El de Renteria, obtuvo su doctorado en 1959. Tovar, siendo Rector de la Universidad de Salamanca, creó la Cátedra Manuel de Larramendi de dicha universidad, en donde Mitxelena impartió varios cursos. Tras algún que otro esfuerzo, lo consiguieron. En 1960 publicó uno de los trabajos más importantes de su carrera: Historia de la Literatura Vasca

En 1968, Mitxelena, a petición de Euskaltzaindia, redactó el informe que sirvió de base para elaborar el modelo de unificación del euskera. No fue tarea fácil. Ni mucho menos. El esfuerzo por tratar de unificar tanto el patrimonio escrito como el verbal fue muy grande en aquella reunión de Arantzazu. Allí, el modelo que planteaba Mitxelena fue discutido por los asistentes y en la práctica es el que ha sido aceptado como modelo estandar de escritura del euskera moderno. Unos años más tarde, en 1984, bajo la dirección del maestro de Renteria, se comenzó a trabajar el Diccionario Histórico de Autoridades, conocido como Orotariko Euskal Hiztegia. Pero en 1987, antes de que este gran trabajo viera la luz, Mitxelena murió. Con 69 años, el que fuera padre y alma del euskera batua, nos dejó. 

Ramón Piñeiro (1915-1990)

Ramón Piñeiro López nació en Láncara (Lugo) en 1915. Después de estudiar el Bachillerato elemental en la capital de la provincia, regresó a su pueblo para ayudar en las tareas familiares agrícolas y en 1930 comenzó a trabajar en Sarria. En 1931, el año de la proclamación de la República, tendrá la oportunidad de asistir a diferentes actos electorales. Un año más tarde, Piñeiro vuelve a Lugo para estudiar el Bachillerato superior y, influenciado por una reunión del recién creado Partido Galeguista, Piñeiro participaría en la creación del Mocedade Galeguista de Lugo, siendo elegido Secretario de Cultura (más tarde llegaría a desempeñar el cargo de Presidente). A partir de ese momento Piñeiro entra en un período de intensa actividad política.

Tras finalizar la guerra civil comienza a estudiar Filosofía y Letras en Compostela y Madrid. Sin embargo, Piñeiro, más preocupado por la reagrupación clandestina del galleguismo, decide definitivamente abandonar estos estudios. Cuando a finales de 1945 los nacionalistas catalanes, vascos y gallegos deciden tratar con el gobierno republicano exiliado en Francia, Piñeiro será designado representante gallego de esta gestión.

Sin embargo, al volver sería arrestado y condenado a seis años de prisión, de los cuales cumpliría tres, entre 1946 y 1949. Una vez libre, Piñeiro volvería a Galicia y, desde entonces, se esforzaría en cambiar radicalmente la estrategia Galeguista, prescindiendo de la opción política y reduciéndola a intervenciones culturales, lo que provocaría la desvertebración del Partido Galeguista. Fruto de este posicionamiento, conocido como "piñeirismo", se fundará en Vigo Galaxia (1950), la primera iniciativa editorial Galeguista de la posguerra. Como director de esta empresa y codirector de la revista Grial, Piñeiro se dedicó a promocionar y difundir la cultura gallega.

En 1967 ingresó en la Real Academia de Galicia con un discurso titulado “El lenguaje y las lenguas” (1967). Ya en tiempo democrático, fue elegido diputado independiente del Parlamento de Galicia por las listas del Partido Socialista y, desde 1983 hasta su muerte, que se produjo en Compostela en 1990, Ramón Piñeiro será presidente (el primero) del Consejo de la Cultura Gallega.

Todavía no hay comentarios
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta noticia
Descargas medios de comunicación
Cargos asistentes al acto
(X legislatura 2012 - 2016)