Noticias Industria, Innovación, Comercio y Turismo
Es

El Gobierno Vasco practica un control a 6 marcas de sintonizadores de TDT e interruptores automáticos sin detectar defectos que afecten a la seguridad de los usuarios

12 de agosto de 2010

El Departamento de Industria, Innovación, Comercio y Turismo ha evaluado el cumplimiento de las exigencias por parte de 6 marcas de sintonizadores de TDT e interruptores automáticos de corriente alterna durante el 2009

Las pruebas realizadas han concluido con la inexistencia de defectos técnicos que puedan poner en peligro la seguridad de los usuarios.

El Gobierno Vasco realiza todos los años una campaña de control de productos de alto consumo en colaboración con el Instituto Nacional de Consumo. Durante el año 2009, las verificaciones recayeron sobre los sintonizadores de TDT (equipos electrónicos necesarios para recibir la señal de la Televisión Digital Terrestre), masivamente comprados por necesidad, y los interruptores automáticos de corriente alterna (dispositivo eléctrico cuya misión es detectar la presencia de sobrecorrientes, y eliminarlas antes de que puedan provocar daños).

De cada producto se examinaron seis marcas de las más representativas y conocidas del mercado. De los TDT fueron analizadas muestras de: Supratech, Media Price, I-Joy, Philips, Axil y Atom Digital. En relación con los interruptores automáticos de corriente alterna se eligieron las marcas: Hager, Schneider, ABB, Legrand, General Electric y Moeller.

Cada producto de las seis marcas fue adquirido por triplicado y enviado al laboratorio de consumo donde se realizan los exámenes oportunos. El objetivo de las tres muestras es poder corroborar el resultado con la tercera, en el caso de que del primer y el segundo examen se obtengan datos contradictorios.

En el estudio de las muestras se analizan diferentes parámetros vinculados al etiquetado, manuales, certificaciones, entre otros. En ambos productos se detectó una muestra que no cumplía con lo referente a marcas e indicaciones.  En ambos casos, son defectos de marcado en la comercialización de los productos, no de carácter técnico. Implican una deficiencia formal-documental, pero en ningún caso entrañan riesgo para la seguridad de los consumidores-usuarios.

El Departamento de Industria, Innovación, Comercio y Turismo ha exigido a las marcas que presentan defectos la corrección de los mismos.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados