Noticias Empleo y Políticas Sociales
Es

“La detección de personas que duermen en las calles nos enfrenta a un problema social muy serio”

5 de marzo de 2015

La noche del 29 al 30 de octubre de 2014, diez de las poblaciones vascas con mayor número de habitantes fueron testigo de un recuento demográfico sobre exclusión residencial cuyos resultados han avanzado hoy, en Donostia, sus autores.

 

Siguiendo el ejemplo de otras grandes ciudades europeas, durante esa noche 780 personas voluntarias inspeccionaron las calles de Barakaldo, Bilbao, Donostia, Vitoria-Gasteiz, Getxo, Irun, Laudio, Portugalete, Santurtzi y Sestao en busca de personas sin hogar (entre todos los municipios suman el 55% de la población de la CAE). El resultado fue la identificación de 1.836 personas en situación de exclusión residencial grave, de las cuales 323 se localizaron en la calle y 1.513 estaban alojadas en algún recurso de los servicios sociales (albergues, residencias, viviendas, etc.).

La exclusión residencial grave es una realidad poco conocida que no ha llegado a alcanzar el grado de profesionalización y planificación de otros ámbitos de la protección social. El trabajo realizado por el centro de estudios SIIS, en colaboración con el Gobierno vasco, ayuntamientos implicados en el estudio, Eudel, diputaciones forales y entidades sociales, ha permitido conocer la situación de estas personas.

En opinión del viceconsejero de Políticas Sociales del Gobierno vasco, Iñigo Pombo, “la localización de personas que duermen en las calles nos enfrenta a un problema social muy serio”. Pombo reconoce también que la situación de Euskadi es distinta a la de otras regiones del Estado gracias al esfuerzo que realizan las instituciones vascas en materia social. Un esfuerzo que se hizo patente la noche del recuento al comprobar que el 82% de las personas en riesgo de grave exclusión residencial, unas 1.513, estaba durmiendo en alguno de los dispositivos de la red de servicios sociales.

El recuento de las personas localizadas en calle dio una tasa de incidencia de 0,279 personas por cada 1.000 habitantes. Por territorios, en Gipuzkoa -Donostia e Irun- la tasa resultante (0,518) fue sensiblemente mayor que la obtenida en Bizkaia (0,270), que incluye la capital y los municipios de Barakaldo, Getxo, Portugalete, Santurtzi y Sestao, y, sobre todo, en Álava (0,077), donde los datos corresponden a Vitoria-Gasteiz y Laudio.

Las diferencias son menores al analizar la tasa de incidencia de personas alojadas en recursos con alojamiento. En este apartado, la tasa más alta se da en Álava (0,86 personas alojadas por cada 1.000 habitantes) y, la más baja, en Bizkaia (0,633). Entre ambas, se situaría la tasa guipuzcoana, con 0,709 personas por cada 1.000 habitantes.

Todavía no hay comentarios
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta noticia
Cargos asistentes al acto
(X legislatura 2012 - 2016)