Noticias Seguridad
Es

Las personas mayores de 64 se ven implicadas en el 30% de los accidentes graves ocurridos en las carreteras vascas

17 de diciembre de 2014
Pese a la tendencia descendente del número de personas fallecidas y heridas graves en accidentes de tráfico en los últimos años, los atropellos a personas mayores se han mantenido e incluso aumentado en los dos últimos años
 
En el informe monográfico publicado por la Dirección de Tráfico del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco los datos reflejan que el año pasado fallecieron 17 personas mayores de 64 años y resultaron heridas graves otras 79 en accidentes de tráfico registrados en las calles y carreteras de Euskadi. Estos datos representan el 30% del total de personas fallecidas en accidentes y reflejan que este colectivo de personas, pese a representar el 20% de la población total, se ven implicadas en más accidentes de tráfico graves que lo que le correspondería por su peso en el conjunto de la población.

Casi la mitad de las personas mayores fallecidas eran viandantes (47%), seguido de personas conductoras (35%), y de ocupantes (18%), siendo la proporción similar en las personas heridas de gravedad.

En cuanto al género, el 65% de las personas fallecidas eran varones, siendo el resto mujeres. Esta diferencia no es tan apreciable cuando se trata de atropellos. En este tipo de accidentes los varones representan un 58 % del total de personas fallecidas o heridas graves.

En total, las personas mayores de 64 años fallecidas o heridas graves fueron 96 y destaca que 51 de ellas eran conductoras u ocupantes en carreteras y 45 viandantes. En general, los accidentes de personas conductoras que revisten mayor gravedad se producen en carretera mientras que los atropellos son registrados en núcleos urbanos.

Con respecto a la tipología de los atropellos, los datos indican que en 2013 este tipo de accidentes sufridos por personas mayores de 64 años descendieron con respecto al año anterior.

Evolución de la accidentalidad en carretera

La evolución de la accidentalidad que han sufrido las personas mayores de 64 años en las carreteras de Euskadi en los últimos años refleja un descenso pronunciado entre los años 2000 y 2006. Posteriormente, ha habido un periodo de estancamiento, e incluso un ligero incremento en los dos últimos años, que ha afectado por igual a las personas mayores de 64 años y también a los dos sexos.

Si comparamos la evolución de la siniestralidad grave de las personas mayores de 64 años con el resto de la población se puede concluir que la accidentalidad en este segmento de edad, sobre todo en los últimos cinco años, no desciende al ritmo de la bajada general de accidentalidad. Las cifras indican que entre los años 2000 y 2013 los accidentes graves en las carreteras vascas descendieron un 70% mientras que el de los mayores sólo ha descendido un 30%. Más aún, en los últimos cinco años no sólo no ha descendido sino que ha aumentado un 45%.

‎"Estos datos nos llevan a hacer un análisis en profundidad de la realidad que se produce en nuestras calles y carreteras. Es por ello fundamental que tengamos en cuenta la relevancia de la accidentalidad en este grupo de edad, que, asimismo, puede estar relacionado con el envejecimiento progresivo de la población vasca. Una nueva realidad que tenemos que atender." - ha indicado la directora de Tráfico del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco. "En general, la proporción de personas mayores de 64 años usuarias de la vía y conductoras, en particular, está aumentando y cuantas más personas haya expuestas en la vía más posibilidad existe de que se vean implicadas en un accidente. Por ello, tenemos que fomentar la concienciación y la elaboración de nuevas medidas para una realidad ya presente."- ha añadido.

Según los datos analizados, el vehículo que conducían las personas mayores en el momento de tener un accidente grave, en el 82% de las ocasiones, era un turismo, seguido por un vehículo de dos ruedas (16%).

El descenso continuado hasta 2011 de las personas mayores accidentadas que conducen turismos, furgonetas y vehículos de dos ruedas se ha invertido en los dos últimos años.

Accidentalidad en ciudad

La evolución de la accidentalidad que han sufrido las personas mayores de 64 años en núcleos urbanos desde el año 2000 al 2013 pone de manifiesto que el 90% de las personas fallecidas o heridas graves son peatones atropellados, la mayoría de ellos con más de 80 años. El atropello en casco urbano es el único tipo de accidente donde las mujeres fallecidas o heridas graves representan un porcentaje ligeramente superior al de los hombres, a pesar de que en los dos colectivos han ido descendiendo de forma parecida a lo largo del periodo de tiempo mencionado.

Los datos disponibles relacionados con la temporada del año y el día en el que se producen los accidentes en cascos urbanos indican que el 57,7% de los mismos se producen en invierno y otoño y el 42,3% en verano y primavera. Son los tres primeros días de la semana los que registran un mayor porcentaje de atropellos durante el día y con la calzada seca. En la inmensa mayoría de los casos un turismo o una moto es el vehículo que atropella.

Datos relativos al presente año

Hasta el 16 de diciembre aparecen registradas 71 personas mayores de 64 años que han perdido la vida o resultado heridas graves. Aunque los datos son provisionales, son 22 personas menos que el año pasado en el mismo periodo. Es un descenso que afecta tanto a ocupantes (once menos), como a atropellos (nueve menos) o a conductores (dos menos).

Los únicos colectivos, entre las personas mayores de 64 años que han fallecido o resultado heridas graves en accidente de tráfico, que han aumentado con respecto al mismo periodo del año pasado, son ciclistas (cinco más) y conductores de moto (uno más).

monográfico accidentalidad personas mayores 64 años

Encuesta a 800 personas usuarias de la vía

Además de este monográfico y de la “Jornada de Envejecimiento de la Población y Seguridad Vial” realizada el pasado mes de mayo en el Palacio Euskalduna de Bilbao, como complemento a estas acciones, la Dirección de Tráfico ha realizado un estudio sobre personas usuarias de la vía mayores de 64 años basado en una muestra de 800 personas, hombres y mujeres, de los tres territorios. Las entrevistas se han realizado en septiembre y octubre de 2014.

La pretensión de la Dirección es profundizar en la cambiante realidad de las personas usuarias de la vía y su implicación en accidentes de tráfico, con especial énfasis en las causas de los mismos, aunque sin descuidar sus actitudes y opiniones con el fin de realizar estudios de causalidad de accidentes en general. Alrededor del 42% de las personas encuestadas eran varones y el 58% mujeres, todas ellas con edades comprendidas entre 65 y 99 años.

El colectivo de personas mayores de 64 años usuarias de la vía en Euskadi se caracteriza por ser en su mayoría mujeres, sobre todo, en edades superiores a los 78 años, debido a la mayor esperanza de vida de ellas.

En su inmensa mayoría no poseen un permiso de conducir, lo cual hace que sean peatonas por excelencia. Aunque, esto no significa que sean quienes más kilómetros realizan andando. Las mujeres caminan, sobre todo, por calles de entornos urbanos, mientras que los hombres combinan más entre calle y carretera. La edad es también una variable limitadora tanto de la movilidad en Km de las personas peatonas como del uso de la carretera.

Respecto al vehículo más utilizado por este colectivo, el turismo ha sido el más frecuentemente utilizado, siendo el uso de la bici, ciclomotor u otros vehículos industriales un porcentaje ínfimo. Más de un tercio de las personas mayores conduce un turismo, en su mayoría hombres, y también decrece su uso con la edad.

La media de kilómetros semanales realizados en turismo es de 110. En general, los hombres tienen medias mucho más altas que las mujeres por lo que la exposición al riesgo es también mayor.

Entre los motivos que citan las personas encuestadas para dejar de conducir o disminuir el uso del vehículo, destacan los problemas de salud, vista o reflejos y el que “no les guste” (muy citado por las mujeres). Los problemas de salud son más mencionados cuanto mayor edad tiene la persona usuaria.

Sintetizando la información respecto a accidentalidad, el 98% de las personas usuarias no se ha visto implicado en accidente alguno como viandante. El 92% no ha tenido accidentes como conductor/a, aunque son los hombres quienes más accidentes han tenido debido, probablemente, a su mayor exposición al riesgo.

Entre las causas de los accidentes que se citan (tomando como ejemplo los acaecidos en turismo) es absolutamente mayoritaria la “distracción, no atención o no mirar”. En el apartado de respeto a las normas de circulación, las personas mayores de 64 años son, en general, muy respetuosas con las normas. Solo un 16% afirma respetar “A veces” las normas como peatón. El 81% no ha sido sancionado nunca. Los hombres tienen una media de sanciones ligeramente superior a las mujeres. El 95% de ellas no ha recibido sanción alguna. No obstante, es preciso recordar que la mayoría no conduce y realizan menos kilómetros.

En cuanto a los motivos de las sanciones recibidas por este colectivo la inmensa mayoría refiere a que se debe a superar el límite de velocidad.

Hablando de las opiniones y actitudes de este colectivo de usuarios y usuarias, el grupo mayoritario cree que los actuales límites de velocidad están bien. Entre quienes creen que los límites son bajos y se debería poder correr más, hay muchos más hombres que mujeres. La edad es también una variable moderadora de la opinión sobre los límites de velocidad.

Respecto a los radares, si bien el grupo mayoritario está conforme con los que hay hoy día, casi el mismo porcentaje “No sabe o No contesta”, respuesta que se incrementa en el caso de las mujeres y con la edad.

Las actitudes frente a la velocidad y al alcohol/drogas, indican que quienes superan los límites de velocidad “Nunca” o “Alguna vez” son la inmensa mayoría de mujeres y hombres, respectivamente. Por sexos, las mujeres se alinean con el “Nunca” pero también existe una minoría que supera a los hombres en el “Con mucha frecuencia”. En la conducción tras ingerir alcohol o drogas, hay un 23% del colectivo que lo ha hecho a veces, bastante más entre los hombres (26%) que entre las mujeres (11%).

Refiriéndonos a las distracciones con el móvil, no hay más que un 6% que lo haya hecho “a veces” y apenas hay diferencia por sexo.

Una cuestión importante es la del respeto a los semáforos y pasos de peatones. Hay un 21% que dice respetarlos “A veces”, siendo más las mujeres que dicen respetarlos que los hombres.

Una de las cuestiones recurrentes, que afectan a las personas mayores para circular o conducir es la de los problemas físicos o de salud. Los principales problemas citados son la movilidad y los reflejos, pero la inmensa mayoría dice que “No me afecta nada”. A medida que aumenta la edad, aumenta sobre todo el problema de la movilidad. Esto les puede obligar a tomar alguna medida para paliar estos problemas. Entre las medidas más citadas, el ir más despacio y más atento. Es notorio el aumento de “Ir más despacio” en edades avanzadas de más de 80 años.

Se puede ampliar la información en el siguiente enlace resultados de las encuestas realizadas

Campaña “Reflexionemos sobre los atropellos”

Los datos sobre los tipos de accidentes más graves sufridos por el colectivo de personas mayores de 64 años conducen a la Dirección de Tráfico a realizar una profunda reflexión acerca de las causas y las medidas a tomar para conseguir reducir esta cifra. Las personas de esta franja de edad son consideradas como grupo vulnerable por su mayor fragilidad física en accidentes de tráfico, pero especialmente como peatones.

Durante el año 2014, la Dirección ha desarrollado diversas acciones encaminadas a conseguir ese propósito. Una de estas acciones ha sido la realización de la quinta edición de la campaña “Reflexionemos sobre los atropellos” dirigida a personas mayores de 64 años.

Los objetivos que han sustentado esta campaña son, en primer lugar, la reflexión sobre el riesgo de los atropellos en personas mayores y sus consecuencias. Otro objetivo vital es la sensibilización sobre la importancia de protegerse para evitar los atropellos y, por último, se han recogido las opiniones y sugerencias sobre la problemática de los atropellos.

La campaña se ha llevado a cabo en colaboración con asociaciones de jubilados, cuyos miembros han participado en las 20 jornadas que se han llevado a cabo durante la primavera y otoño en 18 localidades de Euskadi. Un total de 767 personas han participado en estos encuentros quienes, a su vez, han dado sus impresiones sobre su comportamiento como peatones y sobre el de los ciclistas con los que comparten la vía. También han ofrecido opiniones acerca de los semáforos existentes en los cascos urbanos, sobre la actuación de las administraciones de cara a la formación y sensibilización de todos los usuarios de la vía y, finalmente, los participantes han realizado sugerencias y aportaciones referentes a localidades concretas.

Desde el Departamento de Seguridad consideramos necesario seguir desarrollando este tipo de encuentros y sesiones con el fin de conocer a través de las personas usuarias de la vía las reflexiones y necesidades que tiene de cara a poner en marcha campañas de sensibilización entre los colectivos más vulnerables”, ha afirmado Garbiñe Sáez Molinuevo, directora de Tráfico del Gobierno Vasco.

Todavía no hay comentarios
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta noticia
Descargas medios de comunicación