Noticias Lehendakaritza

El lehendakari Urkullu califica de "patrimonio de la sociedad vasca" la política de garantía de ingresos

7 de abril de 2014
(*) Este servicio de subtitulación se genera de forma automatizada con una versión de software en pruebas. Disculpen los errores.

En el marco de los encuentros para el análisis y debate “Elkargune” que periódicamente organiza el Departamento de Empleo y Políticas Sociales, el lehendakari del Gobierno vasco Iñigo Urkullu ha inaugurado hoy la jornada conmemorativa del 25 aniversario del establecimiento de políticas de garantía de ingresos en Euskadi. El acto, que se ha celebrado en el Auditorio de la Universidad de Deusto (Bilbao), también ha contado, entre otras personalidades, con la presencia del ex lehendakari José Antonio Ardanza y el consejero Juan María Aburto.

Tras realizar una breve referencia al contexto en el que se aprobó el Plan de lucha contra la pobreza hace 25 años –hay que recordar que Euskadi se encontraba en medio de una crisis que afectó a todos los sectores industriales y que llevó a muchas familias al borde del naufragio-, el lehendakari ha considerado un “patrimonio de la sociedad vasca” la política que durante todos estos años se ha desarrollado en torno a la que hoy conocida como Renta de Garantía de Ingreso (RGI). Iñigo Urkullu ha afirmado que “no es de ningún partido ni de ninguna institución, porque todas y todos hemos participado y contribuido a su desarrollo y gestión. Es una seña de identidad que nos diferencia del resto de comunidades autónomas”.

Recordando aquellas fechas, el lehendakari ha señalado que fue una decisión “audaz e innovadora” la que adoptaron las instituciones públicas, al frente de las cuales se encontraba su antecesor en el cargo, el ex lehendakari Ardanza. Urkullo ha hablado de la política de las dos manos: “con una mano pusieron en marcha una decidida política industrial para recuperar la actividad que se podía salvar y para favorecer el nacimiento de nuevos sectores económicos., y con la otra aprobaron y dotaron el Plan integral de lucha contra la pobreza para atender a las personas y familias más necesitadas”.

En opinión del lehendakari, esa política de las dos manos ha sido efectiva y ha dado resultado. “Han pasado 25 años y hoy podemos hacer balance. Euskadi tiene unas cotas de paro por debajo de la media del Estado y una tasa de pobreza también por debajo de la media estatal. Euskadi es una comunidad con capacidad e iniciativa industrial y también una comunidad solidaria”.

Urkullu ha dedicado los últimos momentos de su intervención a desmentir los argumentos de quienes critican los efectos de las ayudas sociales afirmando que “la historia ha demostrado que el impacto del sistema de prestaciones sobre el empleo ha sido claramente positivo”. En este punto ha señalado que tanto la tasa de igualdad como la de ocupación han mejorado en Euskadi desde su puesta en funcionamiento.

“Estas ayudas son una inversión social necesaria, una inversión que está consiguiendo mantener a miles de familias fuera de los umbrales de la pobreza, que está garantizando un nivel de cohesión social muy por encima de nuestro entorno y está haciendo realidad el estado de bienestar en Euskadi”, ha concluido el lehendakari.


RGI y AES

Euskadi tiene competencias sobre dos tipos de prestación social: la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) y la Prestación Complementaria de Vivienda (PCV), ambas gestionadas por Lanbide. La primera de ellas es una prestación periódica, de naturaleza económica, dirigida tanto a la cobertura de los gastos básicos para la supervivencia como a la de los gastos derivados de un proceso de inclusión social o laboral. Está destinada a las personas integradas en unidades de convivencia (de uno a más miembros) que no dispongan de ingresos suficientes para hacer frente a dichos gastos.

En 2013, la RGI cerró con un saldo de 62.712 personas perceptoras, un desembolso anual de 359,33 millones de euros, lo que equivale a un gasto mensual de 29,9 millones de euros aproximadamente. Por territorio histórico, Alava cerró el año con 9.001 beneficiarios (56,8 millones de euros), Bizkaia con 39.656 (228,4 millones), y Gipuzkoa con 14.055 (74,1 millones). El tramo de edad con mayor concentración de beneficiarios es el de 35 a 44 años (27,1%). Seis de cada 10 personas que cobran la RGI son mujeres (59,0% frente al 41% de hombres). El número de personas autóctonas que perciben la RGI, unas 45.000, es aprox. 2,5 veces mayor que las extranjeras (71,9% frente a 28,1%). En esos mismos niveles se mueve la población no pensionista respecto de la pensionista (71,8% frente a 28,2%).

Por su parte, la Prestación Complementaria de Vivienda es una prestación periódica, de naturaleza económica (máximo 250 euros), articulada como un complemento de la Renta de Garantía de Ingresos.  Se dirige a la cobertura de los gastos de alquiler de la vivienda o del alojamiento habitual, en cualquiera de sus modalidades de arrendamiento, subarriendo, coarriendo, hospedaje y alquiler de habitaciones.

En 2013 se abonaron 76,0 millones de euros a 25.894 personas perceptoras por este concepto: 13,3 millones corresponden a Alava, 45,8 a Bizkaia, y 16,8 a Gipuzkoa.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Cargos asistentes al acto