Noticias
Es

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico y la Agencia Vasca del Agua-URA elaboran el Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica del Cantábrico Oriental.

12 de noviembre de 2012
  •  Este plan de la Demarcación integra y armoniza los planes hidrológicos de las cuencas cantábricas del ámbito de competencia de cada entidad.
  •  Esta planificación hidrológica significa una inversión pública interinstitucional de 1.231 millones de euros para en el periodo 2009-2015 y de otros 1.621 millones de euros hasta 2021.
  •  El objetivo es conseguir el buen estado de las masas de agua, la adecuada protección del dominio público hidráulico, garantizando al mismo tiempo, la satisfacción de una demanda sostenible de agua y la disminución de los efectos de los fenómenos extremos, sobre todo las inundaciones.

El órgano de coordinación creado al efecto en el convenio de colaboración suscrito entre La Confederación Hidrográfica del Cantábrico, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), y la Agencia Vasca del Agua-URA ha concluido el Plan Hidrológico de la demarcación hidrográfica del Cantábrico Oriental, armonizando e integrando en un único documento los planes de los respectivos ámbitos de competencia estatal y autonómica que cada uno de los dos organismos ha elaborado, con la cooperación de diversas administraciones y una fructífera participación ciudadana.

La DHC Oriental comprende el territorio de las cuencas hidrográficas de los ríos que vierten al mar Cantábrico desde la cuenca del Barbadun hasta la del Oiartzun, incluyendo la intercuenca entre la del arroyo de La Sequilla y la del río Barbadun, así como todas sus aguas de transición y costeras, y el territorio español de las cuencas de los ríos Bidasoa, incluyendo sus aguas de transición, Nive y Nivelle.

La Agencia Vasca del Agua-URA ha elaborado el primer Plan Hidrológico de las Cuencas Internas del País Vasco -de aplicación en las cuencas cuyos ríos nacen, trascurren y vierten exclusivamente por el territorio de la CAPV - y ha contribuido a la revisión del Plan Hidrológico de la Demarcación del Cantábrico Ámbito del Estado -elaborado por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico- que es de aplicación en las cuencas cantábricas llamadas intercomunitarias. Cuencas cuyos ríos transcurren por más de una comunidad autonómica; en este caso: Castilla León, Comunidad Autónoma del País Vasco y Comunidad Foral de Navarra.

La Confederación Hidrográfica, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), del Cantábrico y la Agencia Vasca del Agua-URA quieren agradecer a todas las instituciones y particulares que han colaborado en la redacción y tramitación de estos Planes Hidrológicos, en especial el Gobierno de Navarra, la Junta de Castilla y León, las Diputaciones Forales de Alava, Bizkaia y Gipuzkoa, Consorcios y otras entidades suministradoras, numerosos Ayuntamientos, agrupaciones empresariales y colectivos sociales.

Esta planificación hidrológica de la Demarcación recoge y continúa con las líneas de trabajo que las administraciones competentes vienen desarrollando desde hace años e inicia asimismo otras líneas de actuación relacionadas con los objetivos ambientales más novedosos.

La importancia de este Plan Hidrológico reside en que se concretan un amplio abanico de previsiones de actuación para alcanzar unos objetivos ecológicos exigentes que den respuesta a las exigencias tanto de la Directiva Marco Europea y como de la legislación de Aguas.

El reto es notable, tanto en cuanto esta previsión de actuaciones han de servir para la consecución del buen estado ecológico de las masas de agua, la protección del dominio público hidráulico y/o la satisfacción de las demandas de agua en un territorio como el que acoge la Demarcación Hidrográfica del Cantábrico Oriental: un territorio abrupto, caracterizado por una orografía accidentada, con unos fondos de valle densamente poblados que ocupan muchas de las llanuras de inundación de buena parte de los ríos - especialmente vulnerables a los impactos de las crecidas fluviales-, con una climatología profusa en precipitaciones, con un intensivo desarrollo urbano e industrial. Sin duda, todo un reto.

Y es que los problemas a los que esta Planificación Hidrológica ha de dar respuesta y las áreas que aspira a mejorar son amplios. Y todas ellas están exhaustivamente definidas en el mismo. He aquí, precisamente, el valor de la planificación hidrológica de las cuencas cantábricas internas e intercomunitarias de la Demarcación: la identificación de las medidas que han de adoptarse, estableciendo tanto su horizonte temporal de ejecución como las previsiones presupuestarias correspondientes.

Al respecto, la inversión prevista por todas las administraciones implicadas para el horizonte 2015 es de 1.231 millones de euros, lo que supone un ratio de aproximadamente 205 millones de euros/año y en ella se incluyen medidas relacionadas con distintas áreas:

Por un lado, se recogen las medidas relacionadas con el cumplimiento de los objetivos medioambientales: relativas a las afecciones al medio hídrico por alteraciones fisicoquímicas e hidromorfológicas y a las relacionadas con la biodiversidad del medio hídrico.En este campo, las presiones más importantes en la Demarcación a las que ha de darse pronta respuesta son la contaminación por vertido de aguas residuales urbanas e industriales, la alteración física del medio hídrico y la alteración del régimen de caudales, entre otras. El Plan prevé para este tipo de medidas 711 millones de euros en actuaciones para el horizonte 2015 otros 709 millones de euros en actuaciones para el horizonte 2021.

Por otro lado, se incluyen asimismo medidas relacionadas con la satisfacción de las demandas y la racionalidad del uso; dicho de otra forma, aquéllas necesarias para mantener un nivel adecuado en la calidad y en la garantía con la que son servidas la demanda urbana y el resto de usos, respetando los caudales ecológicos mínimos. En este caso, las previsiones presupuestarias de las diferentes medidas ascienden a 335 millones de euros para el horizonte 2015 y 341 millones de euros para el horizonte 2021.

En un tercer tipo de medidas, se recogen las medidas relacionadas con los fenómenos extremos: básicamente, dirigidas a prevenir y reducir los impactos sequías y, sobre todo, inundaciones. Sin duda, un reto titánico para las administraciones competentes en un territorio muy sensible al riesgo de inundación debido a sus características orográficas, climáticas e hidrográficas y a la fuerte ocupación de las llanuras de inundación de los cauces principales. De cara al horizonte 2015, se prevén 143 millones de euros, y otros 557 millones de euros de aquí al 2021.

Por último, han de señalarse las medidas relacionadas con la gobernanza y el conocimiento, relativas a cuestiones administrativas, organizativas y de gestión; así como las destinadas a la mejora del conocimiento del medio hídrico

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados