Noticias Lehendakaritza
Es

Sin ingresos, plan de contingencia significa plan de recortes

11 de agosto de 2012

El Gobierno Vasco lamenta que el candidato y presidente del PNV, Iñigo Urkullu, vuelva a suscitar sin ningún escrúpulo dudas sobre la claridad y solvencia de las cuentas públicas de Euskadi, como hizo el pasado viernes. Los datos de ingresos, ejecución de gastos, situación de tesorería, déficit y deuda de Gobierno Vasco son remitidos mensualmente al Parlamento Vasco y están abiertos al público.

Por lo tanto, reiterar insidias sin fundamento, cuando todas las Administraciones están bajo el escrutinio de los mercados financieros, supone una actitud irresponsable. Pretender desgastar al Gobierno por intereses partidistas a costa de perjudicar al conjunto de la sociedad vasca no dice mucho del sentido de país que se supone al PNV.

El candidato del primer partido de la oposición vuelve a hacer difusas ofertas de colaboración para tratar de enmascarar la cerrazón absoluta que el PNV ha mostrado a lo largo de toda la legislatura ante las reformas y propuestas planteadas por el Gobierno Vasco para articular una respuesta a la crisis que permita mantener nuestro modelo social y poner la economía vasca en la senda del crecimiento y el empleo. Insiste el señor Urkullu en la necesidad de que el Gobierno Vasco elabore un “Plan de Contingencia” ante la crisis.

Y lo hace cuando su partido se ha negado denodadamente a una revisión de nuestro sistema fiscal para que paguen impuestos quienes se evaden de sus responsabilidades y para luchar más eficazmente contra el fraude. Un Plan de Contingencia que no contemple nuevos ingresos -y a esto el PNV se ha opuesto por todos los medios- supone simplemente un Plan de Recortes.

El señor Urkullu y su partido lo saben, pero tratan de ocultarlo. Si tan preocupado está el PNV por la situación de las cuentas públicas, sería exigible que empezara a aclarar a la ciudadanía vasca qué recortes haría: en qué servicios y con qué intensidad. El Gobierno y el Lehendakari ya han dicho claramente cuáles son las líneas rojas que no van a cruzar a la hora de ajustar los gastos de la Administración.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados