Noticias Cultura
Es

El Casco Histórico de Oñati, declarado Bien Cultural en la categoría de Conjunto Monumental (Acuerdo del Consejo de Gobierno del 24-07-2012)

24 de julio de 2012

Decreto por el que se califica como Bien Cultural, con la categoría de Conjunto Monumental, el Casco Histórico de Oñati (Gipuzkoa), y se establece su régimen de protección

Conserva un amplio número de palacios y casas señoriales junto a espléndidos edificios religiosos, en una trama que aglutina cientos de años de vida urbana

El Casco Histórico de Oñati (Gipuzkoa) ha sido calificado por el consejo de Gobierno como Bien Cultural, con la categoría de Conjunto Monumental, a propuesta del Departamento de Cultura que dirige Blanca Urgell y queda así adscrito al Centro de Patrimonio Cultural Vasco.

Para la delimitación del Bien Calificado se han tenido en cuenta las zonas en las que se ha desarrollado el trazado del Casco en los diferentes períodos de crecimiento, estructuradas en base al eje formado por Kale Zaharra, Kale Barria, Atzeko Kalea y sus prolongaciones que enlazan espacios urbanos como Sietevientos, la plaza de Santa Marina y el Convento de Santa Ana. Asimismo, se han tenido en cuenta los límites naturales, como los cauces de ríos y los entornos correspondientes a las zagueras de las edificaciones o sus parques, como las zonas verdes privadas del Palacio de Lazarraga y las públicas del lado occidental de la Universidad, excluyéndose los antiguos arrabales ubicados al sur del arroyo debido a su grado de alteración.

Orígenes

Oñati, municipio más extenso de la provincia de Gipuzkoa y en cuyo seno se fundó la primera Universidad del País Vasco en 1543, posee un importante patrimonio monumental. No se dispone de documentación que determine con precisión el origen del asentamiento del actual Casco Histórico aunque hay bibliografía tanto de su núcleo primitivo como de la casa Guevara datada en 1149 (hoy se sabe que no es tal la pretendida antigüedad de este texto) y referencias documentales sobre el origen del núcleo urbano en torno al templo de San Miguel de 1200.

Cuenta con la particularidad de ser uno de los pocos municipios de Señorío que pasó luego a Condado (según documentos del siglo XIII este título era ostentado por los Guevara, más tarde Condes de Oñati), lo que le otorgó una serie de derechos y privilegios concedidos por el rey de Castilla mediante los cuales controlaban el poder político, judicial, económico, y religioso. Tras continuos intentos de la población por librarse del poder señorial, entre 1388 y 1540, la anexión a Gipuzkoa se produjo definitivamente en 1845.

El Casco Histórico de Oñati responde a su trayectoria histórica y conserva un amplio número de monumentos: palacios, casas señoriales, caserones, salpicados por espléndidos edificios religiosos, en una trama que aglutina varios cientos de años de vida urbana.

Es un Conjunto Monumental singular situado en el centro del valle. El núcleo primitivo data del siglo XIII y se conforma en torno a parte de Kale Zaharra, que transcurre junto a la Iglesia de San Miguel marcando el trazado del Camino Real a su paso por Oñati, San Antón, Santa Marina y Mendiko kale, es decir, el entorno de la colina de Zumeltzegi, en la ribera derecha de la regata de Arrano-aitz, a excepción de Santa Marina.

A finales del siglo XIII o principios del XIV se creó el ensanche con trama urbana de la villa al otro lado, estableciéndose una forma ordenada de reparto y ocupación. Se corresponde con Kale Barria y Atzeko Kale, calles en las que dominan construcciones cuidadas, con buenos materiales y de líneas sencillas. En el siglo XV, con la construcción de otras dos naves, góticas, a la parroquia de San Miguel se configura en sus inmediaciones Sietevientos.

La instalación de la Universidad, en el siglo XVI, el desarrollo del comercio y de la artesanía, permitió mantener la dinámica de crecimiento, configurando sucesivamente nuevos espacios urbanos. El proceso de urbanización continuó en los siglos XVII - XVIII con la unión de Kale Barria con Kale Zaharra a través de puentes y, a finales del siglo XIX con la creación de la plaza de los Fueros y Santa Marina.

Domina el esquema lineal, en torno a Kale Zaharra, Kale Barria y Atzeko Kale, de solares estrechos y profundos con edificaciones adosadas. El espacio de la plaza de los Fueros surge como punto de encuentro, mejorando el pequeño espacio del primitivo de Sietevientos. Las ramificaciones de este esquema lineal se plasman en itinerarios irregulares uniendo Kale Zaharra con Kale Barria y en la parte sudeste en tramos aislados con los arrabales desdibujando parcialmente la estructura. Sin embargo, la fuerza de los ejes y la escala de la plaza de los Fueros articulando las ramificaciones y espacios dan una lectura clara del conjunto de la trama urbana.

El decreto incluye, asimismo, un detalle pormenorizado de los niveles de protección y medidas de intervención de cada uno de los elementos que componen el Casco Histórico, tanto de los edificios e inmuebles con valor arquitectónico, histórico o artístico como de calles y cantones, plazas y parques o patios y cárcavas.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados