Noticias Vivienda, Obras Públicas y Transportes
Es

El Gobierno aprueba el Proyecto de Ley de Puertos (Acuerdo del Consejo de Gobierno del 12-06-2012)

12 de junio de 2012

Proyecto de Ley de Puertos del País Vasco.

El Consejo de Gobierno ha aprobado el Proyecto de Ley de Puertos. Euskadi dispone de la competencia plena sobre los puertos de titularidad vasca, por lo que el Gobierno Vasco entiende que es necesario una Ley que aborde la materia de forma integral y que regule una materia que actualmente está regulada de forma fragmentaria y dispersa.

La Ley se estructura en cinco Títulos, una Disposición Adicional, cuatro Disposiciones Transitorias, una Disposición Derogatoria y tres Finales.

El objeto de la ley es:

- Determinar y clasificar los puertos marítimos de titularidad vasca, así como definir sus zonas de actividad portuaria diferenciada.

- Establecer la estructura y funcionamiento de la Administración Portuaria de la Comunidad Autónoma del País Vasco.

- Regular la planificación, explotación, construcción, ampliación, reforma y mantenimiento de los puertos de titularidad vasca.

- Regular la gestión del dominio público portuario competencia de la Comunidad Autónoma del País Vasco, estableciendo su régimen de uso.

- Regular el régimen de prestación de los servicios portuarios en los puertos de titularidad vasca, así como el acceso y uso de los mismos.

- Establecer el régimen de infracciones y sanciones en el dominio público portuario autonómico, así como las potestades de vigilancia, inspección y control correspondientes a la Administración Portuaria vasca.

- Regular el régimen económico-financiero derivado de la utilización del dominio público portuario autonómico y de la prestación de servicios portuarios.

La Ley Incorpora una clasificación de los puertos de titularidad vasca en función a las actividades que desarrollen y de los servicios e instalaciones mínimas que ofrecen.

La tipología establecida los divide en:

puertos pesqueros
infraestructuras náutico-recreativas
y puertos mixtos, definiendo estos últimos como aquellos en los que se simultanean las actividades pesquera, náutico-recreativa y comercial.

Se admite, asimismo, la posibilidad de que un mismo puerto marítimo albergue, dentro de su ámbito, puertos pesqueros e infraestructuras náutico-recreativas, en consonancia con la previsión según la cual en su ámbito pueden desarrollarse una o más actividades portuarias diferenciadas.

Los puertos pesqueros se clasifican, atendiendo a los servicios e instalaciones mínimas que ofrezcan, en:

a) Puertos pesqueros de Nivel 1 o Prioritario
En estos puertos los servicios e instalaciones mínimas serán los siguientes:
Lonja de venta de pescado y báscula, Almacén de cajas, Fábrica de hielo, Almacenes de pertrechos, Grúa de 5 t, Suministro de combustible, Acceso restringido, Acceso camiones, Garbigune (recogida de envases, pilas y baterías, aceite y materia orgánica).

b) Puertos pesqueros de Nivel 2 o Secundarios.
Son los puertos en los que no se cuenta con todos los servicios e instalaciones indicados para los de Nivel 1 o Prioritarios.

 

Las infraestructuras náutico-recreativas se clasifican en:

a) Puertos deportivos: son aquellos construidos expresamente para tal fin y con un número de amarres a pantalán igual o superior a 200.

En los puertos deportivos los servicios e instalaciones mínimas a satisfacer serán los siguientes: Capitanía marítima, Servicio de previsión meteorológica, Área técnica con zona de carenado y reparaciones, Talleres de reparación, Grúa de 5 t o travel-lift,Porcentaje de amarres a pantalán del 100%, Amarres a pantalán con torretas de agua y electricidad, Pantalanes con puerta de acceso restringido, Pantalán de recepción para los barcos en tránsito, Porcentaje de amarres destinado a tránsito (10%).Zona de parking, Acceso restringido al paso de vehículos, Suministro de combustible, Garbigune (envases, pilas y baterías, aceite y materia orgánica), Cafetería-Restaurante y Vestuarios para amarristas.

b) Dársenas deportivas: son aquellas que, encontrándose en el interior de un puerto pesquero, se destinan a la actividad náutico-recreativa.

En las dársenas deportivas los servicios e instalaciones mínimas a satisfacer serán los siguientes: Servicio de previsión meteorológica, Área técnica con zona de carenado y reparaciones, Grúa de 5 t, Porcentaje de amarres a pantalán del 60%, Amarres a pantalán con torretas de agua y electricidad, Pantalanes con puerta de acceso restringido, Pantalán de recepción para los barcos en tránsito y Garbigune (envases, pilas y baterías, aceite y materia orgánica).

c) Instalaciones náutico-recreativas: son aquellas en las que o bien no se alcanza el 60% de amarre a pantalán o bien se trata de zonas de fondeo de embarcaciones carentes de pantalanes de amarre, situadas generalmente en puertos pesqueros o en rías, que apenas prestan más servicios que el abrigo.

En las instalaciones náutico-recreativas los servicios e instalaciones mínimas a satisfacer serán los siguientes: Área técnica con zona de carenado y reparaciones, Rampa de varada o, en su defecto, grúa, Fondeos organizados y regulados convenientemente, Garbigune (envases, pilas y baterías, aceite y materia orgánica.

Los puertos mixtos son los que simultanean las actividades pesquera, náutico-recreativa y comercial sin un carácter marcadamente preponderante de alguna de ellas.

Un mismo puerto de titularidad vasca podrá tener dentro de su ámbito puertos pesqueros de Nivel 1 o 2 e infraestructuras náutico-recreativas.

En materia organizativa, la Ley opta por un modelo de gestión portuaria en el que la competencia exclusiva en materia de puertos se ejercerá por el Departamento del Gobierno competente en materia de puertos y asuntos marítimos, que tendrá la consideración de Administración Portuaria.

Se prevé, asimismo, la creación de órganos consultivos y de participación que garantizarán la participación institucional y social en materia de puertos y asuntos marítimos con presencia de otras Administraciones Públicas y/o Departamentos del Gobierno Vasco, así como de representantes de los sectores y agentes protagonistas de las diferentes actividades que se desarrollan en el ámbito portuario vasco.

El Título II aborda tanto la ordenación territorial y urbanística del espacio portuario y su necesaria articulación con la planificación sectorial portuaria, como la explotación y construcción de los puertos de titularidad vasca.

Por lo que respecta a la planificación territorial y urbanística, se mantiene el modelo general consagrado por la legislación en materia de ordenación del territorio y urbanismo.

Se confirma el sentido coordinador que se ha venido reconociendo a la regulación en materia de ordenación del territorio respecto a las acciones con incidencia territorial que corresponda desarrollar a las diferentes Administraciones públicas en ejercicio de sus respectivas competencias. Se subraya, asimismo, el protagonismo de la Comisión de Ordenación del Territorio del País Vasco como foro de cooperación entre todas las Administraciones vascas con competencias sobre el territorio.

La Ley incorpora una previsión relativa a la utilización del dominio público portuario por parte de otros órganos de la Administración General del País Vasco, así como de órganos de la Administración General del Estado durante el tiempo que sea preciso, siempre que dicha utilización sea compatible con la normal explotación del puerto y se solicite para finalidades de interés general. En este último supuesto, dicha utilización se materializará mediante la suscripción del correspondiente convenio.

Se incluye en este Título un Capítulo dedicado a la construcción, ampliación, reforma y mantenimiento de los puertos de titularidad vasca, dividiéndose en dos secciones: la primera, aplicable al supuesto de que tales actuaciones correspondan a la iniciativa pública; y la segunda, que da entrada en esta materia a la iniciativa privada a través del contrato de concesión de obras públicas portuarias, regulando con detalle los requisitos objetivos y subjetivos de esta figura, así como el contenido mínimo que deberá incluir el título de otorgamiento.

El Título III regula la gestión del dominio público portuario. Para ello, se acude a instituciones ya clásicas que posibilitan su utilización por los particulares, la autorización y concesión, según las características del uso que se pretenda, y se establece el régimen jurídico de dichos títulos habilitantes.

Este Título recoge, asimismo, prescripciones encaminadas a la conservación del demanio estableciendo obligaciones esenciales que deberán ser observadas tanto por las personas usuarias del dominio público portuario como por las instalaciones portuarias: prohibición de vertidos, reposición de terrenos o instalaciones que se puedan alterar, prohibición de obras de dragado sin autorización previa y recepción de residuos en instalaciones adecuadas.

El Título IV es el que se destina a la regulación de los servicios portuarios y es la parte de la Ley en que se pone de manifiesto con mayor claridad la nueva concepción de los puertos como operadores económicos y sede de diferentes actividades, servicios que se definen como prestaciones ofrecidas al público para la satisfacción de operaciones y necesidades marítimas y portuarias mínimas para el adecuado funcionamiento de los puertos.

Así, el Departamento competente fijará los servicios portuarios a establecer en cada puerto y, en caso de que algún servicio no se preste en un determinado puerto, el mecanismo de cobertura del mismo.Los servicios generales serán prestados por la Dirección competente, bien directamente, o mediante cualquier mecanismo de gestión indirecta legalmente previsto, de acuerdo a lo que reglamentariamente se determine. La prestación de servicios generales dará lugar a la exacción de la correspondiente tasa portuaria.

Los servicios especiales serán prestados en régimen de competencia por particulares con autorización de la Dirección competente a través del otorgamiento de la correspondiente licencia, o por la Administración Portuaria en caso de ausencia o insuficiencia de prestación por parte del sector privado.

La prestación de servicios especiales por el sector privado dará lugar al cobro de las correspondientes tarifas que, con carácter de máximas, serán fijadas por la Dirección competente en materia de puertos y asuntos marítimos en los pliegos de condiciones del servicio correspondiente.

El Título V se destina a regular la actividad de policía y el régimen sancionador, abordando la regulación de un régimen sancionador para el sector basado en los principios de legalidad, tipicidad, responsabilidad, irretroactividad y proporcionalidad.

Se establecen, asimismo, las potestades de vigilancia, inspección y control correspondientes a la Administración Portuaria vasca que serán ejercidas a través del personal portuario adscrito a la Administración Portuaria debidamente cualificado, a quien se reconoce la condición de autoridad pública en el ejercicio de las mismas, de forma que los hechos que constate tendrán valor probatorio.

La potestad sancionadora en materia de puertos y asuntos marítimos queda de forma exclusiva en manos de los órganos de la Administración Portuaria, repartiendo la competencia sancionadora entre los órganos superiores del Departamento competente en dichas materias en atención a la gravedad de la sanción a imponer.

 

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Cargos asistentes al acto
(IX legislatura 2009 - 2012)